Capítulo 18, Parte 2: Las ambiciones globales del Partido Comunista Chino (ACTUALIZADO)

Traducción en partes del libro: “Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo”
Por The Epoch Times
17 de Julio de 2018
Actualizado: 28 de Septiembre de 2020

La Gran Época publica aquí entregas traducidas del inglés de un nuevo libro: “Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo”, del equipo editorial de “Nueve comentarios sobre el Partido Comunista chino”.

Tabla de contenidos

3. Guerra sin restricciones con características comunistas chinas
a. Las operaciones de propaganda del PCCh a nivel mundial
b. El objetivo del Trabajo del Frente Unido: desintegrar el mundo libre desde dentro
c. Guerra económica: la artillería pesada del PCCh
d. Utilización de las masas para espionaje
e. Las muchas formas de la guerra sin restricciones

4. El “Modelo de China” comunista

5. Lecciones aprendidas y la única salida
a. La política de apaciguamiento: un grave error
b. Por qué Occidente se equivocó con China
c. La salida

 

***

3. Guerra sin restricciones con características comunistas chinas

En el proceso de hacer realidad sus ambiciones globales, el PCCh no reconoce limitaciones morales ni obedece leyes. Como se explicó en los Nueve comentarios sobre el Partido Comunista, la historia de la fundación y llegada al poder del PCCh fue un proceso de perfeccionamiento gradual de la maldad que fue surgiendo a lo largo de la historia, tanto en China como en el resto del mundo, incluidos los nueve rasgos heredados del Partido: “maldad, engaño, instigación, liberación de la escoria social, espionaje, robo, lucha, asesinato y control” [112]. Estos rasgos se ven por todos lados en todo el proceso de expansión global del PCCh, y el Partido ha mejorado y fortalecido continuamente sus técnicas y maldad. La guerra sin restricciones del PCCh es una expresión concentrada de estos rasgos malvados y una parte importante de su éxito.

La idea de una guerra sin restricciones siempre ha estado incluida en las prácticas militares del PCCh, pero fue en 1999 que el término se usó de forma oficial por primera vez, en el libro Guerra sin restricciones escrito por dos coroneles chinos. Como su nombre lo implica, la guerra sin restricciones tiene estas características: “una guerra más allá de todas las fronteras y límites, […] forzar al enemigo a aceptar nuestros intereses por cualquier medio necesario, incluidos métodos de fuerza y no fuerza, militares y no militares, matar y no matar. […] Los medios incluyen todo, la información es omnipresente, el campo de batalla está en todas partes […] más allá de todas las restricciones políticas, históricas, culturales y morales”.

Guerra sin restricciones significa que “todas las armas y tecnologías se pueden usar a voluntad; significa que se rompen todos los límites entre los mundos de la guerra y la no guerra, lo militar y lo no militar”. Utiliza métodos que abarcan naciones enteras y cualquier ámbito particular de actividades. Las finanzas, el comercio, los medios de comunicación, el derecho internacional, el espacio exterior, entre otros, son potenciales campos de batalla. Las armas incluyen hackeos, terrorismo, guerra bioquímica, guerra ecológica, guerra atómica, guerra electrónica, tráfico de drogas, espionaje, contrabando, guerra psicológica, guerra ideológica, sanciones, etc. [113]

Los autores de Guerra sin restricciones creen que “la generalización de la guerra” es la dirección futura inevitable y que todos los campos deben militarizarse. Creen que la clave para la guerra sin restricciones yace en utilizar una gran cantidad de personal no militar y que el gobierno debe prepararse rápidamente para el combate en todos los campos de guerra invisibles. [114]

Muchas personas se refieren a diversos entornos profesionales o sociales como “campos de batalla” a modo de metáfora, pero el PCCh lo hace literalmente. Todos los ámbitos son campos de batalla porque el PCCh está en un estado de guerra en todo momento, y cada persona es un combatiente. Todos los conflictos son considerados como luchas de vida o muerte. Magnifican problemas pequeños hasta convertirlos en cuestiones de principios o ideología, y movilizan a todo el país como si estuviera en guerra para cumplir los objetivos del PCCh.

En la década de 1940, durante la Guerra Civil China, el PCCh utilizó la guerra económica para dañar la economía del gobierno Nacionalista (Kuomintang, o KMT) de la República de China y hacerla colapsar. El Partido utilizó el espionaje para obtener los planes militares del Kuomintang incluso antes de que los propios soldados del KMT los recibieran. El PCCh todavía usa estos métodos sin restricciones hoy en día, pero a una escala aún mayor y más amplia. La guerra sin restricciones, que rompe todas las reglas convencionales y restricciones morales, deja a la mayoría de las personas, gobiernos y compañías occidentales incapaces de entender cómo actúa el PCCh, y mucho menos de enfrentarlo.

El PCCh implementa muchos medios aparentemente mundanos, en numerosos ámbitos, para lograr sus objetivos:

    • Exportar mentiras y la cultura del Partido al mundo a través de la propaganda extranjera.
    • Controlar los medios de comunicación de todo el mundo y librar una guerra ideológica.
    • Usar la fama, mujeres seductoras, relaciones interpersonales, soborno y el poder despótico para influenciar a los líderes de organizaciones mundiales, importantes figuras políticas, expertos de centros de estudio y círculos académicos, magnates y personas influyentes de todos los ámbitos de la vida.
    • Apoyar, incitar y aliarse con regímenes corruptos para distraer a Estados Unidos y gobiernos occidentales.
    • Usar la diplomacia comercial para hacer que los países libres compitan entre sí, con el mercado de más de mil millones de chinos como anzuelo.
    • Profundizar la integración económica y la interdependencia para atar a otros países.
    • Violar las normas comerciales de la OMC.
    • Hacer falsas promesas de reforma para acumular excedentes comerciales y reservas de divisas extranjeras.
    • Usar el mercado, las divisas extranjeras y los recursos financieros como armas para reprimir los derechos humanos mediante una guerra económica sin restricciones y para obligar a otros países a abandonar la responsabilidad moral y los valores universales.
    • Forzar a los chinos que trabajan en empresas privadas en el extranjero a robar información.
    • Convertir en rehenes a los ciudadanos de China y de otros países.

a. Las operaciones de propaganda del PCCh a nivel mundial

En 2018, cuando se estableció una oficina de la emisora estatal de China en Londres, recibió cerca de seis mil postulaciones para los noventa empleos disponibles [115]. El entusiasmo de la gente por trabajar para el portavoz del PCCh –los empleos requerían reportar noticias desde la perspectiva del PCCh– refleja el declive de la industria de los medios de comunicación occidentales y la amenaza que la propaganda extranjera del PCCh representa para el mundo.

La máquina de propaganda más grande del mundo

Mao Zedong una vez exigió que la Agencia de Noticias Xinhua “controle la Tierra y haga que todo el mundo escuche nuestra voz” [116]. 

Después de la crisis financiera de 2008, los medios de comunicación occidentales enfrentaron sus propias crisis financieras y comerciales. El PCCh aprovechó la oportunidad para desplegar su campaña de “propaganda externa”. El Diario del Pueblo, el China Daily, la agencia de noticias Xinhua, la Televisión Central de China (CCTV), la Radio Internacional de China (CRI) y otros portavoces del Partido Comunista establecieron periódicos, estaciones de radio y canales de televisión en todo el mundo.

Chang Ping, exdirector de noticias del importante periódico chino Southern Weekend, dijo que entre 2009 y 2015, el régimen chino asignó 45,000 millones de yuan (6520 millones de dólares) a la “estrategia nacional para la propaganda externa en las relaciones públicas y la publicidad”. Según fuentes de la prensa china, los 45,000 millones de yuan eran solo una pequeña parte del gasto total [117]. El PCCh gasta un estimado de entre 7000 y 10,000 millones de dólares al año en medios de comunicación apuntados al público extranjero, según un informe de 2015 publicado por The Wilson Center. [118]

En marzo de 2018, el Departamento de Propaganda del Comité Central del Partido Comunista Chino lideró la integración de la CCTV, la CRI y la Radio Nacional de China para establecer el China Media Group, también llamado Voz de China. Se ha convertido en la máquina de propaganda más grande del mundo.

El aparato de propaganda en el extranjero del PCCh intenta camuflarse reclutando principalmente a reporteros y presentadores locales. En una videollamada de febrero de 2016 entre Xi Jinping y la oficina de la CCTV en Washington DC se veía que la mayoría de los periodistas contratados no eran chinos [119]. Pero quien decide el contenido de las noticias es el Departamento de Propaganda del PCCh. De este modo, la prensa estatal china produce un paquete local en el país al que apunta, utilizando rostros y voces locales para propagar el pensamiento del Partido Comunista y haciendo que la gente confunda al régimen con el pueblo chino. Utiliza a los habitantes locales en el extranjero para propagar las historias del PCCh y la voz del PCCh, no las historias verdaderas de China ni la voz del pueblo chino.

El PCCh también otorga becas a periodistas jóvenes en el extranjero, incluso en las áreas de alimentación y educación, para que puedan capacitarse o estudiar en China, y al mismo tiempo ser inculcados con la visión de periodismo del PCCh.

En muchas situaciones, la propaganda del PCCh parece haber fracasado debido a sus versiones toscas de las noticias, lo cual daña su credibilidad. Sin embargo, utiliza una gran cantidad de tácticas, incluyendo usar a medios de comunicación extranjeros como sus portavoces y atacar sin piedad a los medios y personas que critican al PCCh.

Alineamiento de los medios de comunicación de todo el mundo con el PCCh

En 2015, los ministros de Relaciones Exteriores de diez países repudiaron al PCCh por construir islas artificiales en el disputado Mar Meridional de China. En ese momento, una estación de radio de Washington DC dijo que fuerzas externas habían intentado inventar los hechos y agravar las tensiones en el Mar Meridional de China. Le faltó mencionar cómo el PCCh intentaba controlar la región. Esta estación, llamada WCRW, repite una gran cantidad de contenido que apoya la postura del PCCh y, curiosamente, no tiene anuncios. Su único cliente es una compañía de Los Ángeles, G&E Studio Inc., cuyo 60% de participación pertenece a China Radio International (CRI) de Beijing. G&E transmite sus programas en chino e inglés en al menos quince estaciones en Estados Unidos, que cubren Salt Lake City, Filadelfia, Houston, Honolulu y Portland, entre otras [120]. El mayor beneficio de esta operación es ocultar el rol del PCCh y hacerles creer a los oyentes que los propios estadounidenses están expresando su apoyo al PCCh.

En 2015, CRI operaba treinta y tres estaciones de este tipo en al menos catorce países. Para 2018, tenía cincuenta y ocho estaciones en treinta y cinco países [121]. Compañías chinas locales son quienes controlan y operan dichas estaciones, lo cual es legal, aunque muchas personas están descontentas con el hecho de que el PCCh oculte su propaganda. Aprovechando la democracia y las lagunas de las leyes de las sociedades libres, el PCCh aboga por el comunismo e intenta manipular a la audiencia para que adopte sus puntos de vista. Usa la democracia para destruir la democracia.

Los insertos del China Daily en periódicos occidentales son otra parte importante de la campaña de propaganda externa del PCCh. China Daily publica una sección de noticias pro-PCCh en The Washington Post y utiliza un estilo de diseño que puede dar a los lectores la impresión de que se trata de contenido de The Washington Post, y el texto que señala que se trata de una publicidad está ubicado en un lugar donde pasa desapercibido [122]. El PCCh tiene acuerdos similares con más de treinta periódicos, entre ellos The New York Times, The Wall Street Journal, The Daily Telegraph y Le Figaro

El 23 de septiembre de 2018, el China Daily también publicó cuatro páginas de un suplemento que parecían noticias y artículos de opinión en el periódico local Des Moines Register de Iowa. El contenido atacaba al presidente de Estados Unidos y el acuerdo comercial que e estaba negociando, y algunos lo calificaron como un intento de influir en las elecciones de medio término. [123]

Cuando se trata de la guerra de información, el régimen totalitario del PCCh tiene varias ventajas sobre otros países. El Partido bloquea los medios de comunicación de todos los países democráticos, pero se le permite insertar sus medios de comunicación estatales en las sociedades democráticas. El PCCh impide los insertos de periódicos de países libres en sus propios medios de comunicación, pero el PCCh puede insertar su contenido en los medios de las sociedades libres. La prensa del PCCh sirve al Partido ante todo, y los periodistas occidentales nunca tendrán funciones ejecutivas en los portavoces del Partido. Sin embargo, el PCCh puede enviar a su propia gente encubierta a los medios de comunicación occidentales o entrenar a extranjeros para que sean reporteros portavoces de los medios de comunicación del Partido.

Mientras Occidente siga considerando legítimos a los medios de comunicación del PCCh, Occidente seguirá perdiendo en la guerra de información. En 2018, el Departamento de Justicia de EE. UU. ordenó que Xinhua y a la Red Global de Televisión de China debían registrarse como agentes extranjeros en Estados Unidos. Fue un paso en la dirección correcta, pero está lejos de ser suficiente, ya que el problema es la falta de reciprocidad.

Más recientemente, el gobierno de Estados Unidos ha tomado medidas más firmes para contrarrestar la propaganda del PCCh. A partir de marzo de 2020, el Departamento de Estado de EE. UU. comenzó a poner restricciones a los medios de comunicación controlados por la RPC que operan en Estados Unidos, como designarlos como misiones extranjeras y limitar la cantidad de empleados que pueden contratar. Los funcionarios de la administración Trump, como el Secretario de Estado Mike Pompeo, han sido especialmente elocuentes en sus críticas a los intentos del Partido Comunista de ganar la guerra de propaganda.

El Partido Comunista se destaca en el control de la prensa china en el extranjero. A través de la coerción y la tentación, el PCCh ha reclutado a una gran cantidad de medios de comunicación en idioma chino, incluidos algunos fundados por taiwaneses que antes tenían una fuerte tradición de anticomunismo. El Foro Mundial de Medios de Comunicación Chinos, patrocinado por el PCCh, se utiliza como plataforma para comunicar las instrucciones del Partido a los medios chinos de todo el mundo. Más de 460 ejecutivos de medios de comunicación chinos de más de 60 países y regiones asistieron al Noveno Foro Mundial de Medios de Comunicación Chinos realizado en Fuzhou el 10 de septiembre de 2017. 

Se puede encontrar un ejemplo del impacto de este trabajo de control de la prensa en el contenido de The China Press (Qiao Bao en mandarín), un medio de comunicación en idioma chino con sede en California que publica la propaganda del PCCh en Estados Unidos. La extensa cobertura del China Press durante el Decimonoveno Congreso Nacional del PCCh fue casi idéntica a la de los medios oficiales del Partido. [124]

La Asociación de Medios de Comunicación Chinos en el Extranjero, controlada por el PCCh y con más de 160 medios entre sus miembros, entró en acción durante las protestas prodemocracia del Movimiento de los Paraguas en Hong Kong en 2014. El grupo organizó urgentemente a 142 medios de comunicación pro-China en Asia, Europa, África, Estados Unidos y Australia para publicar su “Declaración de Salvaguardia de Hong Kong” respaldando la perspectiva del PCCh. [125]

Además de la “colonización” económica de África por parte de la RPC, los medios de comunicación del PCCh también han llegado a todos los rincones del continente. StarTimes, un multimedio con sede en China, opera actualmente en 30 países africanos y afirma ser “el operador de televisión digital de más rápido crecimiento y más influyente de África” [126]. El régimen ha sido implacable en su penetración de los medios de comunicación en el extranjero.

La supresión de voces opositoras es otro aspecto de las operaciones de propaganda del PCCh en el extranjero. El Partido amenaza a los periodistas que lo exponen, negándoles las visas y con otras formas de hostilidad, lo que les lleva a autocensurarse. El resultado es que hay pocos medios de comunicación en el mundo que toman una postura completamente independiente sobre el PCCh sin temor a las consecuencias impuestas por el régimen.

Hay varias maneras en que un régimen tirano como el del PCCh puede mejorar su imagen pública. La primera forma, la más directa, sería implementar una reforma genuina y hacer una transición hacia una forma de gobierno que respete los derechos humanos, los valores universales y el Estado de derecho. La segunda forma sería encubrir sus crímenes con censura. La tercera forma sería convencer al mundo exterior de alinearse con su régimen. Este método ofrece la forma más efectiva de encubrir la tiranía.

El PCCh ha utilizado el segundo y el tercer método simultáneamente durante décadas. Emplea una variedad de actividades de propaganda a gran escala apuntando a los extranjeros, cambiando las mentes de las personas para hacerles pensar de forma positiva sobre la China comunista, o al menos no criticarla. En algunos casos, la propaganda del PCCh es incluso capaz de atraparlos en el fango, convirtiéndolos en aliados. Mediante grandes inversiones y operaciones astutas, el Partido ha establecido un sistema mundial para crear alianzas, aislar a los enemigos y convertir a los neutrales en simpatizantes o canallas.

Manipulación del intercambio cultural para adoctrinar al mundo con la cultura del PCCh

El adoctrinamiento político e ideológico es una herramienta esencial que el PCCh utiliza para destruir la cultura tradicional china. En los últimos años, el Partido ha promocionado su compromiso de restaurar la cultura tradicional y pretende presentarse como un representante legítimo de la nación china y su identidad. Tal como se analizó en capítulos anteriores de este libro, esta ola de supuesta restauración de la cultura tradicional deja de lado el alma de la tradición y la reemplaza con una versión falsa llena de la cultura desviada del Partido Comunista. Esto no solo ha engañado al mundo, sino que también ha devastado aún más la cultura tradicional. Un ejemplo típico de este proyecto son los Institutos Confucio, establecidos en universidades y escuelas de todo el mundo.

Los Institutos Confucio subvierten importantes principios académicos de autonomía y libertad de investigación, apuntan a promover la versión del PCCh sobre distintos eventos históricos, distorsionan la historia de China y omiten el terrible historial de derechos humanos del PCCh. Algunas aulas del Instituto Confucio tienen citas de Mao Zedong colgadas en la pared. En la superficie, los Institutos Confucio dicen enseñar la cultura china, pero en realidad promueven la doctrina comunista y transmiten la cultura del Partido.

Según estadísticas incompletas, hacia finales de 2017, el PCCh había establecido al menos 525 Institutos Confucio (dirigidos a institutos terciarios y universidades) y abrió 1113 Aulas Confucio (dirigidas a escuelas primarias y secundarias) en más de 145 países [127]. El financiamiento del Instituto Confucio proviene de Hanban, una organización afiliada al Departamento de Trabajo del Frente Unido (DTFU) del PCCh. El uso de los fondos es supervisado por personal de las embajadas y consulados de la RPC.

Además de ofrecer cursos culturales y de idiomas, los Institutos Confucio también distorsionan la historia e incluso organizan protestas contra actividades que el PCCh considera que amenazan su régimen. Por ejemplo, oradores pro-Beijing invitados a eventos patrocinados por los Institutos Confucio repitieron las mentiras del PCCh sobre el Tíbet, mientras que otros afirmaron que Estados Unidos empujó a China a participar de la Guerra de Corea al bombardear aldeas chinas, según un informe de 2018 de la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad para las relaciones EE. UU. – China (USCC) [128].

La Ley de Autorización de Defensa Nacional de Estados Unidos del año fiscal 2019 condenó los intentos del PCCh de influir en la opinión pública de Estados Unidos, especialmente en medios de comunicación, instituciones culturales, empresas y grupos académicos y políticos”. La Ley prohíbe explícitamente que se otorguen fondos de Defensa Nacional a departamentos de idioma chino en universidades de Estados Unidos donde exista un Instituto Confucio. [129]

La campaña de propaganda en el extranjero del PCCh es un proyecto importante destinado a moldear las opiniones del público sobre el régimen en todo el mundo. El PCCh propaga su ideología nociva a través de este trabajo de propaganda, el cual ha engañado gravemente a la gente sobre el régimen, su modo de operaciones, la situación de los derechos humanos en China y las opiniones sobre el comunismo en general.

b. El objetivo del Trabajo del Frente Unido: desintegrar el mundo libre desde dentro

El 18 de diciembre de 2018, el PCCh celebró el cuadragésimo aniversario de la supuesta reforma y apertura. Premió con la Medalla de Amistad de la Reforma de China a diez extranjeros influyentes para “agradecer a la comunidad internacional por apoyar la reforma de China” [130]. Estos diez extranjeros incluyen a Juan Antonio Samaranch, expresidente del Comité Olímpico Internacional, que eligió a China para que sea la anfitriona de los Juegos Olímpicos de 2008; y Robert Lawrence Kuhn, un empresario estadounidense que prestó su nombre como autor de una aduladora biografía del excabecilla del PCCh, Jiang Zemin. En las últimas décadas, incontables políticos y celebridades actuaron como cómplices de las tácticas del frente unido del PCCh.

Mao catalogó al frente unido como uno de los “tres tesoros mágicos” del PCCh. Los gobiernos occidentales fueron engañados con estas tácticas y sufrieron pérdidas, pero algunos están comenzando a despertar y se han publicado varios informes de investigación sobre el frente unido.

El informe de 2018 de la USCC, titulado el ‘Trabajo del Frente Unido de China en el extranjero’, delinea la estructura de trabajo y las operaciones del frente unido del PCCh en el extranjero, incluyendo cómo el PCCh usa varios tipos de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales para su trabajo del frente unido y cuáles han sido las implicancias para Estados Unidos y otros países occidentales. El informe indica: “Esta elevación de la importancia del trabajo del Frente Unido resultó en un número mayor de funcionarios del DTFU [Departamento de Trabajo del Frente Unido] designados en altos puestos del PCCh y del gobierno, agregando unos 40,000 cuadros nuevos del DTFU”. [131]

El centro de estudios Global Public Policy Institute publicó un informe en 2018 que detalla las actividades del frente unido del PCCh en Europa [132]. El 29 de noviembre de 2018, la Institución Hoover de la Universidad de Stanford también publicó un detallado informe sobre el mismo tema. El informe afirma: “Las actividades de influencia de China sobrepasaron su enfoque tradicional del Frente Unido en las comunidades de la diáspora para apuntar a un rango mucho más amplio de sectores en las sociedades occidentales, que van desde centros de estudio, universidades y medios de comunicación, hasta instituciones gubernamentales estatales, locales y nacionales. China busca promover puntos de vista empáticos hacia el gobierno chino, sus políticas, sociedad y cultura; suprimir puntos de vista alternativos; e incorporar a estadounidenses clave para que apoyen los objetivos de la política exterior y los intereses económicos de China”. [133] 

El frente unido del PCCh apunta principalmente a los siguientes actores en Occidente: políticos y empresarios; académicos y miembros de centros de estudio; líderes, empresarios y estudiantes chinos en el extranjero; la industria del cine y el entretenimiento; y disidentes en el extranjero.

Políticos y empresarios

El informe de la USCC dice que el PCCh considera a su trabajo del frente unido como una herramienta importante para fortalecer el apoyo nacional e internacional al Partido. Esto incluye comprar políticos occidentales. Mediante la persuasión, la tentación y la formación de relaciones, el PCCh mantiene vínculos estrechos con muchos funcionarios de alto nivel en gobiernos occidentales. El PCCh trata a estos políticos como sus “tesoros estatales”, les da lujosos regalos y les confiere títulos como “viejos amigos de China”. Entre ellos hay actuales y ex secretarios generales de la ONU, jefes de Estado, funcionarios de Gobierno de alto rango, asesores superiores de gobierno, jefes de organizaciones internacionales, académicos famosos, expertos de centros de estudios y magnates de los medios de comunicación. Se espera que todas estas personas en la red del frente unido manifiesten su apoyo al PCCh en momentos cruciales.

Patrick Ho Chi-ping, exsecretario de asuntos locales de Hong Kong, fue condenado en Estados Unidos por sobornos en diciembre de 2018. Ho tenía vínculos estrechos con el PCCh y sobornó a altos funcionarios de dos naciones africanas de parte de China Energy Co. Ltd., una corporación de energía vinculada al PCCh, a fin de obtener derechos de minería. [134]

Documentos judiciales en EE. UU. también registran la corrupción y el espionaje llevado a cabo por el gigante de las telecomunicaciones chino ZTE. Dos altos funcionarios de telecomunicaciones de Liberia testificaron que entre 2005 y 2007, ZTE sobornó a numerosos funcionarios de ese país –entre ellos al presidente, funcionarios de gobierno y jueces– con bolsas de papel llenas con miles de dólares en efectivo. [135]

El PCCh usa dinero y mujeres para hacer que los líderes políticos caigan en la trampa y luego usarlos como títeres para los fines del régimen. En un memorándum luego de las elecciones de mitad de periodo de EE. UU. en noviembre de 2014, CEFC China Energy delineó un plan para establecer relaciones y amistades con políticos. Ye Jianming, el ahora desprestigiado presidente de la compañía, tiene fuertes vínculos con líderes políticos europeos. Una vez preguntó a un asesor de seguridad de un presidente de EE. UU. si podía persuadir al Ejército de EE. UU. de no bombardear Siria porque quería comprar campos de petróleo allí. Ye también alardeó sobre sus conexiones con altos funcionarios de la Reserva Federal y la ONU, así como con familiares de funcionarios de gobierno de EE. UU. [136]

Cuando lo considera necesario, el PCCh puede formar varios frentes unidos temporales para aislar a sus enemigos. Por ejemplo, el PCCh ha utilizado los votos de los países en desarrollo a cuyos funcionarios antes sobornó para aprobar o bloquear mociones en las Naciones Unidas. Mediante intermediarios, ha interferido con los esfuerzos de Estados Unidos para estabilizar Medio Oriente. Mientras tanto, ha sido capaz de forjar nuevas alianzas económicas. En la reciente guerra comercial entre Estados Unidos y China, el PCCh trató de generar un conflicto entre Estados Unidos y Europa con el objetivo de utilizar a esta última como parte de otro frente unido contra Estados Unidos.

Los políticos locales también son blanco del trabajo del frente unido del PCCh. Estos incluyen líderes de la comunidad, miembros de consejos de ciudades, alcaldes, senadores estatales y otros. El método habitual es hacer donaciones a políticos locales a través de organizaciones o comerciantes chinos, e invitarlos a visitar China, donde reciben sobornos. Sus negocios familiares reciben un trato especial en China. El PCCh también suele utilizar la táctica de las trampas sexuales, conocidas como “trampas de miel”, que suelen incluir chantaje.

Chen Yonglin, exfuncionario del Consulado Chino en Sydney, Australia, que desertó en 2005, dijo a The Epoch Times que el Departamento de Trabajo del Frente Unido se había infiltrado en el gobierno australiano y había corrompido a funcionarios. Chen dijo: “La cantidad de soborno privado para los funcionarios superó con creces a las donaciones políticas. Especialmente esos funcionarios de mayor rango; los sobornos fueron enormes. (…) Otro aspecto del soborno son los viajes con todos los gastos pagados a China, donde los funcionarios son tratados como reyes. Esto incluye prostitutas pagadas por empresas chinas. Muchos funcionarios cambiaron de postura después de regresar de China”. [137]

Con su fuerte respaldo financiero, el PCCh ha pagado a políticos comunistas e izquierdistas de todo el mundo para que se conviertan en sus agentes en sus naciones con el fin de difundir aún más la ideología comunista.

El PCCh usa las mismas tácticas con aquellos del sector financiero y en varias industrias. Los empresarios y emprendedores son tratados como reyes y reciben incentivos comerciales. A cambio, se convierten en la voz del PCCh para presionar a sus gobiernos e influir en las políticas financieras y económicas de sus países. En la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el PCCh ha tenido contacto frecuente con los magnates de Wall Street. Muchas de las principales compañías financieras y corporaciones internacionales hacen negocios en China. Para expandir sus negocios allí, contrataron a numerosos hijos de funcionarios chinos de alto rango, conocidos como “principitos”. Estos principitos actúan como los ojos, oídos y voz del Partido en tales compañías.

Círculos académicos y centros de estudio

Muchos centros de estudio en Occidente dan forma directamente a la política y estrategia de sus países hacia China; por lo tanto, el PCCh les presta especial atención. El PCCh ejerce el control sobre los centros de estudio mediante el patrocinio financiero. Ha sobornado, controlado o influenciado a casi todos los centros de estudio relacionados con China [138]. El gigante tecnológico chino Huawei ha brindado apoyo financiero a centros de estudio de Washington DC, los cuales luego escriben informes positivos sobre Huawei, según un artículo de 2018 en el Washington Post. [139]

Huawei patrocina a más de veinte universidades en el Reino Unido, incluidas la Universidad de Cambridge y la de Oxford. El historiador Anthony Glees, un experto británico en seguridad nacional, dijo: “Se trata de un plan electrónico impulsado por la inyección de dinero chino en las universidades británicas. Ese es un problema de seguridad nacional” [140]. Huawei, a través del programa Semillas para el Futuro, atrajo a un gran número de jóvenes ingenieros talentosos –una clásica táctica de subversión comunista.

El PCCh compra académicos extranjeros, especialmente analistas de China, con dinero, estatus y fama. Algunos de estos académicos luego se ajustan a la retórica del PCCh y publican libros y artículos para explicar el “ascenso pacífico” del PCCh  y los conceptos del “sueño chino” o el “modelo chino”. Los puntos de vista de estos académicos luego influyen en las políticas con respecto a China de los gobiernos occidentales, facilitando así que el PCCh manipule el orden internacional.

Para empeorar las cosas, durante las últimas décadas, los académicos de las humanidades y sociólogos occidentales han sido fuertemente influenciados por cepas de la ideología comunista. Con solo un poco de influencia del PCCh, pueden pasar de simplemente apoyar la ideología de izquierda a aceptar al régimen del PCCh con los brazos abiertos.

Líderes, empresarios y estudiantes chinos en el extranjero

El PCCh se ha sabido aprovechar del patriotismo de los estudiantes chinos en el extranjero para generar simpatía hacia sus políticas e ideología. Para obtener el apoyo de los chinos en el extranjero, el PCCh les brinda apoyo financiero. Con frecuencia utiliza la frase “el amor por la patria, la amistad de los semejantes” como parte de su deliberada fusión de China con el PCCh para engañar a los chinos en el extranjero. El Partido también utiliza una extensa red de organizaciones, simpatizantes y espías en el extranjero para marginalizar y atacar a sus oponentes.

El PCCh usa varios pretextos para invitar a chinos en el extranjero a hacer negocios e invertir en China. A los líderes chinos en el extranjero les da un trato especial cuando visitan el país, les organiza reuniones con funcionarios de alto rango y los invita a las celebraciones del día nacional de la República Popular China.

Zach Dorfman, miembro senior del Carnegie Council for Ethics in International Affairs, publicó un informe de investigación en Politico que revela las actividades de espionaje chino y ruso en Silicon Valley, con especial atención a los participantes chinos. El informe examinó a Rose Pak, personalidad influyente china de San Francisco, como ejemplo. Notó que el PCCh usó a Pak para que la Cámara de Comercio China en San Francisco margine a los grupos de Falun Gong, tibetanos, pro-Taiwán y uigures, impidiéndoles participar en el desfile del Año Nuevo Chino. [141]

El informe de la USCC también detalló cómo el PCCh controla a las Asociaciones de Estudiantes y Académicos Chinos (CSSA). En sus sitios web, algunas sedes de la CSSA declaran directamente que fueron establecidas por el consulado chino local o que son sus subsidiarias, mientras que en otros casos, el control se lleva a cabo de manera clandestina. Estas organizaciones reciben órdenes de los consulados chinos, lo que evita que se escuchen voces disonantes. Los funcionarios del consulado hostigan, intimidan y monitorean a los estudiantes que disienten de la línea del Partido Comunista.

Las CSSA y sus afiliados a veces incluso realizan espionaje industrial y económico. En 2005, Le Monde de Francia informó que la CSSA en la Universidad de Lovaina, Bélgica, era el grupo de espionaje de primera línea del PCCh en el país. A veces, estas redes están formadas por varios cientos de espías que trabajan en varias compañías de Europa. [142]

Industrias del cine y del entretenimiento

En los últimos años, el PCCh ha incrementado sus esfuerzos para infiltrarse en la industria del entretenimiento de Estados Unidos. En 2012, el Grupo Wanda de China continental pagó USD 2600 millones para adquirir AMC, la segunda cadena de cines más grande de Estados Unidos. Desde entonces, ha adquirido Legendary Entertainment por USD 3500 millones y Carmike Cinemas, la cuarta cadena de cines más grande de Estados Unidos, por USD 1100 millones [143]. En 2016, Ali Pictures adquirió una participación en Amblin Partners de Steven Spielberg, y colocó a un representante suyo en la junta directiva de Amblin para participar en las principales decisiones de la empresa. [144]

Uno de los objetivos principales del PCCh para infiltrarse en la industria del entretenimiento es hacer que el mundo siga el guión del PCCh, mostrando una imagen positiva del PCCh y del supuesto ascenso pacífico de China a fin de ocultar las ambiciones tiránicas del régimen. Al mismo tiempo, esta imagen encubre cómo la exportación de la cultura del Partido ha corrompido al mundo. De 1997 a 2013, China invirtió en solo doce de las cien películas de Hollywood de mayor recaudación. Pero en los siguientes cinco años, China cofinanció cuarenta y una de las películas más populares de Hollywood. [145]

Hollywood codicia el mercado cinematográfico de rápido crecimiento de China, y los ejecutivos son conscientes de que serán excluidos si no cumplen con la línea Partido. Por lo tanto, se disponen a garantizar que cumplen con la censura china [146]. Las estrellas de cine estadounidenses que han tomado una postura contra la opresión del PCCh no tienen permitido ingresar al país, o sus películas están excluidas del mercado chino. La clara postura de la estrella de Hollywood Richard Gere sobre el Tíbet, por ejemplo, no solo provocó que se le negara el ingreso a China, sino que también limitó su carrera en Estados Unidos ya que los productores de cine no quieren ofender o provocar al PCCh [147]. Otras estrellas de cine han sido incluidas en la lista negra por otras “transgresiones”.

Marginación de expertos y disidentes en el extranjero

El PCCh ha utilizado intimidación e incentivos para influir en los académicos occidentales y marginalizar a los expertos que son críticos con el PCCh. Esto ha llevado a muchos a autocensurarse voluntariamente. La intimidación incluye la negativa a aprobarles las visas, lo cual tiene el mayor impacto en los académicos jóvenes. Por el bien de su desarrollo profesional, muchos evitan voluntariamente el tema de los derechos humanos, el Tíbet y otros temas delicados que podrían provocar la ira del Partido.

Perry Link, profesor de Estudios de Asia Oriental, fue incluido en la lista negra del PCCh por su estudio sobre la masacre de la Plaza de Tiananmen. La forma en que el régimen lo trató se convirtió en una “lección” para académicos jóvenes sobre qué no hacer [148].

En octubre de 2017, Benedict Rogers, vicepresidente de la Comisión de Derechos Humanos del Partido Conservador británico y partidario del movimiento democrático de Hong Kong, viajó a Hong Kong para visitar a unos amigos, incluyendo algunos activistas por la democracia, pero se le negó la entrada y fue repatriado en el aeropuerto de Hong Kong. [149]

El informe de 2018 de la USCC también dijo que los agentes de inteligencia chinos intentan reclutar a personas pertenecientes a minorías étnicas, incluidos uigures que viven en el extranjero, para que actúen como espías. La negativa puede provocar que sus familias sean perseguidas en China. Los uigures que han sido amenazados afirman que el propósito de tales amenazas no es solo recopilar información sobre la diáspora uigur, sino también generar discordia y evitar que se opongan efectivamente al PCCh. [150]

c. Guerra económica: la artillería pesada del PCCh

Si la propaganda en el extranjero, la manipulación de la percepción y el trabajo del frente unido son las formas de poder blando del PCCh, entonces su industria de alta tecnología será el poder duro del Partido. En la década de 1950, el lema del PCCh era “superar al Reino Unido y alcanzar a Estados Unidos”. Hoy en día, esa misma estrategia se ha convertido en una amenaza legítima.

Desde la década de 1980, la RPC ha implementado una serie de planes estratégicos en ciencia y tecnología, que incluyen el Programa 863 (también conocido como el Programa Estatal para la Investigación y el Desarrollo de Alta Tecnología), que facilitaba el robo de tecnología de otros países; el Programa Antorcha, que ayudó a construir industrias comerciales de alta tecnología; el Programa 973, para la investigación científica; y el Proyecto 211, que ayudó a “reformar” las universidades [151] [152]. El plan Made in China 2025 apunta a que China pase de ser un país manufacturero a una potencia manufacturera para el año 2025, tomando el liderazgo en “big data”, 5G y similares. La estrategia incluye planes ambiciosos para la inteligencia artificial, en los que China pretende ser un líder mundial para 2030. El objetivo es que el estatus de China como fábrica mundial pase a ser el de un gigante manufacturero de avanzada, logrando así la supremacía global. [153]

En circunstancias normales, no tiene nada de malo que un país movilice los recursos estatales en pos del desarrollo industrial o que invierta en la investigación de tecnologías claves. Pero la estrategia de desarrollo de alta tecnología del PCCh representa una amenaza fundamental para el mundo libre. La RPC no es un país normal, no respeta las normas que rigen las relaciones internacionales. El propósito del desarrollo tecnológico del PCCh no es poder ser parte de los países de alta tecnología o competir en igualdad de condiciones con ellos, sino eliminar a los oponentes y acabar con las economías occidentales –especialmente la de Estados Unidos– y así estar un paso más cerca de dominar el mundo. 

La innovación tecnológica es el fruto de la libertad individual, lo cual está en conflicto natural con el régimen totalitario del comunismo. Los investigadores en China continental están privados de la libertad de usar motores de búsqueda extranjeros, mucho menos expresar su libertad de otras maneras. Por lo tanto, es realmente difícil lograr avances reales en la innovación científica y tecnológica dadas las restricciones del PCCh sobre el pensamiento y el acceso a la información.

Para compensar esto, el Partido ha utilizado varios medios turbios para robar la tecnología occidental y apoderarse de talento de vanguardia, y también ha usado medidas injustas y extraordinarias para quebrantar la industria occidental. La estrategia de la RPC abarca toda la nación, incluyendo organismos y empresas estatales, el ejército, empresas privadas y personas individuales, para robar tecnologías que a Occidente le ha costado décadas y vastas sumas de dinero desarrollar. Después de asimilar y mejorar la propiedad intelectual robada, empresas de China continental producen en masa productos de alta tecnología a bajo costo e inunda los mercados internacionales, debilitando así a las empresas extranjeras privadas que no pueden incumplir regulaciones como ocurre en la RPC. Esta estrategia económica es un componente importante de la “guerra sin restricciones” que el PCCh está librando contra Occidente.

La trampa de entregar tecnología para acceder al mercado

En los últimos años, la red ferroviaria de alta velocidad de China se ha convertido casi en una campaña publicitaria de la fabricación de alta calidad del país, y apareció la idea de la “diplomacia del tren de alta velocidad”. La prensa estatal china ha calificado al trabajo de China en este rubro como “legendario”, dado su rápido desarrollo de solo diez años. Pero para las compañías occidentales, el desarrollo de trenes de alta velocidad de China ha sido una pesadilla de robo de tecnología y enormes pérdidas a cambio de pequeñas ganancias.

El trabajo en el proyecto ferroviario de alta velocidad de China comenzó a principios de los años noventa. A finales de 2005, el PCCh abandonó la idea de desarrollar la tecnología de forma independiente y recurrió a la tecnología occidental. El objetivo del PCCh estaba claro desde el principio: planeaba adquirir primero la tecnología, luego fabricarla y, finalmente, venderla a un precio más barato en el mercado global.

La parte china requiere que los fabricantes extranjeros firmen un contrato de transferencia de tecnología con una firma nacional china antes de ofertar en licitaciones para contratos de construcción. El régimen chino también estableció evaluaciones internas formales, denominadas “evaluaciones de implementación de transferencia de tecnología”, que no se centran en lo bien que las empresas extranjeras enseñan sus sistemas, sino en lo bien que las empresas nacionales los aprenden. Si las empresas nacionales no aprenden la tecnología, China no paga. Las autoridades también exigen que en el último lote de pedidos, las empresas locales produzcan el 70 por ciento de los mismos. [154]

Debido a que las compañías extranjeras pensaron que el mercado de China era una oportunidad para no perderse, tales términos no las disuadieron de firmar contratos. Kawasaki de Japón, Alstom de Francia, Siemens de Alemania y Bombardier de Canadá presentaron ofertas. A pesar de eso, ninguna empresa occidental estuvo dispuesta a transferir su tecnología principal y más valiosa. El PCCh siguió probando diversos trucos con varias de las compañías con la esperanza de que al menos una cediera y entregara algo de valor real a cambio de un beneficio a corto plazo. Efectivamente, cuando parecía que una compañía obtendría una porción del mercado chino a cambio de tecnología, las otras empezaron a temer quedarse afuera. Así fue que varias de ellas cayeron en la trampa del PCCh, con el resultado de que China pudo extraer tecnología clave de las cuatro compañías antes mencionadas.

La RPC ha invertido enormes sumas en el proyecto ferroviario, y fue así que las empresas chinas construyeron el sistema ferroviario de alta velocidad más extenso del mundo en cuanto a longitud. En unos pocos años, China asimiló rápidamente la tecnología occidental y luego la convirtió en “derechos de propiedad intelectual independientes”. Lo que realmente sorprendió a las empresas occidentales fue cuando China comenzó a solicitar patentes de trenes de alta velocidad en el extranjero, y las empresas chinas se convirtieron en feroces competidores contra sus viejos maestros en el mercado internacional. Debido a que las empresas chinas han acumulado una gran experiencia práctica en este ámbito, y cuentan con todas las ventajas industriales que ofrece una capacidad de producción a gran escala y un enorme respaldo financiero estatal, la industria ferroviaria de alta velocidad de China posee una ventaja competitiva frente a sus competidores. Se ha convertido en un elemento clave del proyecto La Franja y la Ruta del Partido.

Mientras que las compañías extranjeras alguna vez soñaron con obtener su parte del enorme mercado del ferrocarril de alta velocidad en China, descubrieron que no solo fueron expulsadas de ese mercado, sino que también habían creado un duro competidor internacional. Yoshiyuki Kasai, presidente honorario de la Central Japan Railway Company, dijo: “El [tren bala japonés] Shinkansen es la joya de Japón. La transferencia de tecnología a China fue un gran error”. [155]

El mismo PCCh reconoce que China logró el éxito con el tren de alta velocidad ‘parándose sobre hombros de gigantes’. De hecho, su propósito desde el principio fue convertirse en uno de los gigantes para así poder matar a todos los otros. El PCCh tiene un doble propósito explícito: su objetivo a corto plazo es utilizar los logros económicos para demostrar la legitimidad de su régimen y lograr avances económicos y tecnológicos para así mantener y estimular el sentimiento nacionalista y la propaganda. Pero su propósito a largo plazo es demostrar que su sistema comunista es superior al sistema capitalista, por lo que roba tecnología de manera inescrupulosa y pone todo el poder del país a competir con la libre empresa capitalista.

Las tácticas del PCCh de prometer acceso a los mercados a cambio de tecnología, forzar las transferencias de tecnología, absorber y mejorar la tecnología extranjera, hacer que las empresas de China continental practiquen en el mercado nacional antes de avanzar al mundo y practicar el dumping a nivel mundial para socavar a los competidores, han provocado un inmenso sufrimiento a las compañías occidentales y sus mercados laborales.

En 2015, el PCCh propuso el proyecto de diez años Made in China 2025, con la visión de que para 2025, China habría pasado de ser un gran país manufacturero a una potencia de manufactura, y que para 2035, la industria manufacturera del país superaría a la de países industrialmente avanzados como Alemania y Japón. La RPC espera liderar la innovación en sectores manufactureros clave para 2049. Usando su típica retórica altiva, el régimen del PCCh ha elevado el estatus de su sector manufacturero a “los cimientos de la nación” y “el instrumento para rejuvenecer el país”.

Una superpotencia manufacturera construida sobre la base del robo

¿Cómo hizo el PCCh para impulsar su potencial de fabricación e innovación en tan poco tiempo? Usó los mismos viejos trucos: obligó a las empresas a transferir sus tecnologías, como en el caso del tren de alta velocidad, y exigió que las compañías extranjeras formasen empresas conjuntas con firmas chinas para así poder adquirir la tecnología de las empresas extranjeras. Además, el régimen alienta a las empresas nacionales a adquirir empresas extranjeras de alta tecnología, invirtiendo directamente en nuevas empresas con tecnologías clave y estableciendo centros de investigación y desarrollo en el extranjero. También indujo a importantes institutos extranjeros de investigación científica y tecnológica a establecer centros de investigación y desarrollo en China y utilizó políticas específicas para atraer a expertos extranjeros en tecnología.

Muchas nuevas empresas de Silicon Valley necesitan capital. El PCCh utiliza el dinero de los contribuyentes para invertir en ellas con el fin de obtener nuevas tecnologías, incluidos motores de cohetes espaciales, sensores para buques autónomos de la Armada e impresoras 3D que fabrican pantallas flexibles que podrían utilizarse en cabinas de aviones de combate. Ken Wilcox, presidente emérito de Silicon Valley Bank, dijo en 2017 que, en un plazo de seis meses, tres empresas estatales chinas lo contactaron para que comprara tecnología en nombre de ellas. Dijo: “En los tres casos dijeron que tenían una orden de Beijing, y no tenían idea de lo que querían comprar. Era simplemente cualquier tipo de tecnología” [156]. Un informe de investigación de 2018 del Representante de Comercio de Estados Unidos dice que Digital Horizon Capital (antes Danhua Capital) utiliza el capital de riesgo de China para ayudar al régimen chino a obtener las mejores tecnologías y propiedad intelectual de Estados Unidos. [157]

La aptitud de China para el espionaje industrial supera con creces el alcance de los espías comerciales del pasado. Para robar tecnología y secretos de Occidente, el régimen moviliza a todo el personal y las tácticas disponibles, incluidos espías, hackers, estudiantes internacionales, académicos visitantes, inmigrantes chinos y taiwaneses que trabajan en empresas occidentales y hasta occidentales seducidos por los intereses monetarios.

El PCCh siempre ha codiciado el avión de combate furtivo F-35 de Estados Unidos. En 2016, Su Bin, un chino con estatus de residente permanente en Canadá, fue condenado a 46 meses de prisión por ayudar a robar planos del F-35 y otros aviones del ejército de EE. UU. Su Bin trabajó con dos hackers del ejército chino para penetrar los sistemas informáticos de Lockheed Martin, el fabricante, y robar secretos comerciales. La investigación descubrió que el grupo de Su también había robado información sobre el avión furtivo F-22 de Lockheed y el avión de transporte estratégico C-17 de Boeing, junto con 630,000 archivos del sistema de Boeing, con un total de unos 65 gigabytes de datos [158]. El el avión de combate furtivo J-20 del EPL exhibido en los últimos años es ahora muy similar al F-22 estadounidense, y el FC-31 chino más pequeño es una imitación del F-35.

David Smith, un experto en metamateriales de la Universidad de Duke, inventó una especie de “capa de invisibilidad”, con el potencial de proteger a las fuerzas estadounidenses. El Ejército de Estados Unidos invirtió millones de dólares para apoyar la investigación. En 2006, el estudiante chino Liu Ruopeng llegó a Estados Unidos con el objetivo expreso de estudiar en el laboratorio de Smith, y el científico se convirtió en su mentor. En 2007, Liu llevó al laboratorio de Smith a dos excolegas que viajaron a expensas del régimen chino, y trabajaron en la capa de invisibilidad por un tiempo. Luego, el equipo utilizado para hacer la capa fue duplicado en el laboratorio donde había trabajado antes Liu en China. [159]

El 20 de diciembre de 2018, el Departamento de Justicia de EE. UU. demandó a dos ciudadanos chinos de la organización china de hackers APT 10, la cual tiene estrechos vínculos con el PCCh. Según la acusación, desde 2006 al 2018, APT 10 llevó a cabo numerosos ataques de piratería informática, robando enormes cantidades de información de más de cuarenta y cinco organizaciones, entre ellas la NASA y el Departamento de Energía. Los documentos robados incluyen información sobre medicamentos, biotecnología, finanzas, manufactura, petróleo y gas natural. El director del FBI, Christopher Wray, dijo: “El objetivo de China, en pocas palabras, es reemplazar a Estados Unidos como la superpotencia líder del mundo, y están utilizando métodos ilegales para lograrlo. Están utilizando un conjunto cada vez mayor de métodos no tradicionales e ilegales”. [160]

El robo de tecnología y patentes por parte de China es difícil de combatir y prevenir. Kathleen Puckett, exoficial de contrainteligencia de Estados Unidos en San Francisco, dijo que el PCCh pone todos sus esfuerzos en el espionaje y obtiene todo de forma gratuita. [161]

El PCCh lanzó una “guerra contra todos” para saquear tecnología de avanzada de Occidente, utilizando el patriotismo, los sentimientos raciales, el dinero y el prestigio para impulsar su vorágine de robos sin precedentes.

Algunos han defendido el robo de propiedad intelectual de la RPC argumentando que no cuenta mucho porque las empresas chinas no obtienen el panorama completo de cómo se implementa la tecnología. Pero es muy peligroso considerar al espionaje industrial chino de esta manera. El espionaje en la era electrónica es completamente diferente al de décadas pasadas, en el que los espías tomaban algunas fotos. Los espías del PCCh roban bases de datos de investigaciones completas, y en muchos casos, obtienen no solo la tecnología, sino también los expertos. Con el poder de la fábrica mundial que China ha desarrollado durante décadas y el potencial de investigación y desarrollo que ha acumulado, el régimen es verdaderamente capaz y está dispuesto a construir una superpotencia manufacturera basada en el robo –y está en ese proceso.

El Programa de los Mil Talentos: Espionaje y atracción de talentos

Desde que China abrió sus puertas en la década de 1970 hasta ahora, millones de estudiantes chinos han estudiado en el extranjero y han tenido varios logros en diversos campos. El PCCh busca reclutar y utilizar a estas personas talentosas, con inversión y capacitación de Occidente, para llevar directamente a China la tecnología y la información económica que han adquirido y así apoyar la campaña del PCCh para dominar el mundo. Hasta su reciente desaparición, múltiples departamentos gubernamentales de la RPC gestionaban el Programa de los Mil Talentos. En la superficie, el programa, comenzado en 2008, se trataba de reclutar a los mejores talentos chinos en el extranjero para que regresen a China y ocupen puestos de corto o largo plazo. Pero el objetivo real era que la industria estatal se apropie de las nuevas tecnologías y la propiedad intelectual de Occidente. En 2020, debido a la gran presión de Occidente, la información sobre el programa ha sido retirada de la vista del público.

El FBI desclasificó un documento sobre los programas de talento chino en septiembre de 2015. Concluye que reclutar personas clave le permite a China ganar de tres maneras: obtener acceso a la investigación y experiencia en tecnología de punta, beneficiarse de años de investigación científica realizada en Estados Unidos con el apoyo de subvenciones del gobierno de Estados Unidos y fondos privados, y afectar gravemente a la economía de Estados Unidos. [162]

El Instituto Nacional de Salud (NIH) de EE. UU. señaló en un informe de 2018 que hubo extranjeros que transfirieron propiedad intelectual de Estados Unidos a sus países de origen mientras se encontraban en la nómina del gobierno de Estados Unidos. Sus acciones han impactado injustamente a todas las instituciones académicas de Estados Unidos [163]. M. Roy Wilson, uno de los autores del informe y copresidente del comité asesor del NIH, dijo que una cualificación clave para ser parte del Programa de los Mil Talentos es tener acceso a propiedad intelectual de gran valor. Dijo que el problema era significativo, no aleatorio, y que la gravedad de las pérdidas en propiedad intelectual era imposible de ignorar. [164]

Peter Harrell, miembro principal adjunto en el programa de energía, economía y seguridad del Center for a New American Security, dijo: “China apunta a un enfoque que abarca toda la sociedad para sus capacidades tecnológicas. Esto incluye la compra de empresas innovadoras mediante inversiones en el extranjero, requerir a las empresas occidentales que transfieran tecnologías de vanguardia a China como condición para el acceso al mercado, proveer vastos recursos estatales para financiar el desarrollo tecnológico nacional, financiar la capacitación de los mejores estudiantes e investigadores chinos en el extranjero y pagar considerable dinero para atraer talento de vuelta a China”. [165]

El Programa de los Mil Talentos incluía como objetivo a casi todos los estudiantes chinos que han ido a Estados Unidos desde la década de 1980 y que tienen acceso a información útil para el desarrollo industrial, tecnológico y económico del régimen –potencialmente decenas de miles de personas. El PCCh está movilizando la capacidad de todo el país y de la población para llevar a cabo una guerra sin restricciones en su reclutamiento de talentos y propiedades intelectuales.

Un sistema siniestro que abarca a todo el gobierno

Además del robo liso y llano, el apoyo estatal y los subsidios de China también son un medio importante para que el PCCh logre sus ambiciones. El apoyo estatal significa que el régimen puede usar enormes sumas de dinero para apoyar industrias clave. Efectivamente, se trata de usar el poder nacional de China para ejercer presión sobre las empresas privadas de Occidente. Esto plantea un desafío enorme y único para los países donde los líderes son elegidos democráticamente y dejan las decisiones comerciales a las empresas mismas. Los subsidios de China –que en última instancia salen del bolsillo del contribuyente sin consentimiento– significan que los fabricantes chinos pueden ignorar los costos reales que conlleva manejar una empresa, lo que los convierte en depredadores imparables en los mercados internacionales.

La industria de celdas solares es un ejemplo clásico de los subsidios del régimen chino. A principios de la década del 2000, no había empresas chinas entre los diez principales fabricantes de paneles solares, pero para 2017 había seis, incluidas los dos principales. Durante el primer mandato del presidente Barack Obama hubo una fuerte promoción de la industria de la energía verde, pero en poco tiempo, decenas de fabricantes de paneles solares se declararon en bancarrota o tuvieron que achicar sus empresas ante la implacable competencia de China, lo cual terminó quebrantando el entusiasmo por la industria de la energía limpia [166]. El daño fue causado por el dumping de los productos de China en el mercado internacional, lo cual fue posible debido a los subsidios del régimen para su industria solar nacional.

En los países occidentales, los Estados también financian proyectos clave, incluidos los que están a la vanguardia del desarrollo tecnológico. El prototipo de Internet, por ejemplo, fue desarrollado primero por el Departamento de Defensa de Estados Unidos. Sin embargo, en Occidente, la participación del gobierno a nivel nacional es limitada. Una vez que se comercializa una tecnología, las empresas privadas son libres de actuar como prefieran. Por ejemplo, la NASA pasó los resultados de su investigación avanzada a las industrias a través de su Programa de Transferencia de Tecnología. Muchos de sus proyectos de software simplemente ponen su código fuente en la web como código abierto. En contraste, el PCCh usa directamente el poder del Estado para comercializar alta tecnología, lo que equivale a usar una “China S.A.” para competir contra empresas occidentales individuales.

El proyecto Made in China 2025 es, por supuesto, inseparable de los subsidios estatales y la planificación industrial estatal. Si el PCCh continúa en su trayectoria actual, la historia de los paneles solares se repetirá en otras industrias, y los productos chinos se convertirán en asesinos mundiales de empleos. Mediante la guerra económica y tecnológica sin restricciones, el PCCh ha logrado que muchas empresas occidentales, incluyendo corporaciones multinacionales, cayeran en una trampa. Entregaron capital y tecnología avanzada, pero no pudieron competir de manera justa en el mercado chino y, en cambio, ayudaron a crear sus propios competidores respaldados por el Estado. El PCCh los utilizó como peones de sacrificio para lograr sus ambiciones.

d. Utilización de las masas para espionaje

El PCCh considera a la información simplemente como otra arma en su arsenal. Independientemente del ámbito, ya sea relacionado con el Estado, la empresa privada o los emprendimientos individuales, todas las formas de información se consideran algo válido para cumplir con las ambiciones estratégicas del régimen.

El PCCh también ha utilizado leyes para obligar a todos los chinos a participar en su guerra sin restricciones. La Ley Nacional de Inteligencia de la República Popular China, aprobada por el Comité Permanente del Congreso Nacional del Pueblo, establece que “las agencias nacionales de inteligencia pueden requerir a las agencias, organizaciones y ciudadanos relevantes que brinden el apoyo, la asistencia y la cooperación necesarios” [167]. Esto significa que cualquier ciudadano chino puede ser coaccionado por el PCCh para recopilar información y convertirse en un espía. 

El 12 de diciembre de 2018, el Comité Judicial del Senado de Estados Unidos realizó una audiencia sobre las actividades de espionaje no tradicionales del PCCh. Bill Priestap, director asistente de la división de contrainteligencia del FBI, delineó los métodos del PCCh: el Partido cumple las reglas cuando le conviene, mientras que en otras ocasiones, manipula o rompe las reglas para lograr sus objetivos. Cuando le es posible, también trata de reformular las reglas y moldear al mundo según sus propios requisitos. [168]

John Demers, asistente del fiscal general de la División de Seguridad Nacional del Departamento de Justicia de Estados Unidos, declaró que el plan Made in China 2025 del PCCh es en esencia un manual sobre qué robar. Reveló que de 2011 a 2018, más del 90 por ciento de los casos de espionaje económico que presuntamente involucraron o beneficiaron a un país, y más de dos tercios de los casos de robo de secretos comerciales, estuvieron relacionados con la RPC. [169]

El espionaje del PCCh está lejos de limitarse a la propiedad intelectual. El PCCh controla todas las principales empresas privadas en China y las utiliza para recopilar inteligencia internacional. En un posteo de Twitter de 2018, el senador de Estados Unidos Ted Cruz calificó a Huawei como una “agencia de espionaje del Partido Comunista apenas disimulada como una compañía de telecomunicaciones”. “Sus redes de vigilancia cubren todo el mundo y sus clientes son regímenes canallas como los de Irán, Siria, Corea del Norte y Cuba. El arresto de la CFO de Huawei, Wanzhou Meng, en Canadá, es tanto una oportunidad como un desafío”, escribió Cruz. [170]

Una investigación publicada en enero de 2018 por el periódico francés Le Monde reveló que la información confidencial de la sede central de la Unión Africana (UA) en Etiopía fue enviada a Shanghai todas las noches durante cinco años, comenzando en enero de 2012. El PCCh fue acusado de estar detrás del hackeo. Un informe publicado por el Australian Strategic Policy Institute seis meses después reveló que Huawei era el proveedor principal de la infraestructura informática y de tecnología de las comunicaciones del edificio de la sede central de la UA. [171]

André Ken Jakobsson, becario postdoctoral en el Centro de Estudios Militares de Copenhague, dijo: “Lo preocupante es que el PCCh puede obtener información muy crucial y delicada. Pueden ingresar a un sistema que controla a toda nuestra sociedad. Todo estará conectado a la red 5G en el futuro. Nos preocupa que el país que provee dichos equipos –China– controle el interruptor”. [172]

Durante al menos dos décadas, el PCCh ha utilizado hackers a gran escala para obtener información importante de otros países. Ya en 1999, los hackers del PCCh se hicieron pasar por un sitio web de Falun Dafa en el extranjero y atacaron el Departamento de Transporte de Estados Unidos. El Departamento se contactó con el sitio web para investigar el ataque y lo rastrearon hasta un hacker de una agencia de inteligencia dirigida por el Partido Comunista Chino. [173]

En junio de 2015, hackers del PCCh atacaron la Oficina de Administración de Personal de EE. UU. y robaron datos e información de seguridad de más de 21.5 millones de estadounidenses. Las personas afectadas incluyeron 19.7 millones de empleados gubernamentales y 1.8 millones de familiares de estos empleados.

En noviembre de 2018, Marriott International anunció que la información privada, incluidos datos de pasaportes, de hasta 500 millones de huéspedes había sido robada por hackers, y que se remontaba al 2014. El secretario de Estado estadounidense Michael Pompeo confirmó el 12 de diciembre de ese año que el hackeo había sido realizado por el PCCh. Marriott es el mayor proveedor de hoteles para el gobierno y el ejército de Estados Unidos.

e. Las muchas formas de la guerra sin restricciones 

El PCCh también utiliza otros métodos de guerra sin restricciones. Algunos ámbitos importantes se enumeran a continuación.

Guerra diplomática

El método diplomático típico del PCCh es dividir y reinar. Cuando el mundo critica al PCCh por sus violaciones a los derechos humanos, los funcionarios del régimen invitan a cada país a hablar sobre los derechos humanos por separado y en privado; en consecuencia, hacerlo así no tiene ningún efecto restrictivo sobre el Partido. Además, el PCCh prácticamente ha desintegrado las normas internacionales que salvaguardan los derechos humanos.

El PCCh utilizó este método para escapar de las condenas y las sanciones justo antes de ser admitido en la Organización Mundial del Comercio. Una vez adentro, inmediatamente comenzó a utilizar medios económicos para tentar a varios países, y luego volvió a utilizar el método de divide y reinarás para lograr avances a gran escala en diversos ámbitos.

El PCCh también usa tácticas deshonestas de diplomacia de rehenes para arrestar y amenazar a chinos y no chinos hasta que se cumplan sus exigencias. Antes de que la RPC obtuviera el estatus de Relaciones Comerciales Normales Permanentes con Estados Unidos en 2002, arrestó a disidentes antes de casi todas las sesiones de negociación y luego utilizó la liberación de los disidentes para presionar en las negociaciones. El Partido Comunista desprecia las vidas de su propio pueblo, pero sabe que la sociedad occidental se preocupa por los derechos humanos básicos. Por lo tanto, utiliza a sus propios ciudadanos como rehenes, pone un cuchillo en el cuello del pueblo chino y lo usa para amenazar al enemigo, Estados Unidos. 

Con el rápido desarrollo de la economía china, el PCCh se ha vuelto más audaz y hasta toma rehenes extranjeros. Seis semanas después de que el antes mencionado Su Bin fuera arrestado en Canadá por hackear una base de datos militar de Estados Unidos, la pareja canadiense Kevin y Julia Garratt fueron arrestados en China y acusados de espionaje. [174]

Después del arresto de la vicepresidente y directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, en Vancouver el 1 de diciembre de 2018, el Ministerio de Asuntos Exteriores de China incitó una serie de protestas y la Embajada China en Canadá movilizó a una gran cantidad de chinos procomunistas en el extranjero para ello. Además, el PCCh arrestó a dos ciudadanos canadienses como represalia por el arresto de Meng [175]. Esto fue tanto para poner presión directa sobre Canadá como para abrir una brecha entre Canadá y Estados Unidos.

La ilegalidad es el modus operandi del PCCh. Cualquier extranjero en China puede convertirse en rehén en cualquier momento y ser utilizado como moneda de cambio con fines políticos, económicos y diplomáticos. Además, cuando el PCCh amenaza a los chinos que viven fuera de China, especialmente a los disidentes, suele utilizar a los familiares de estos disidentes en China como rehenes.

Guerra militar

El PCCh ha desarrollado armas asimétricas, como misiles antibuque y misiles antiportaaviones. En términos de armas convencionales, el PCCh ha intentado superar la supremacía tecnológica de Estados Unidos teniendo una mayor cantidad de material apuntado a activos valiosos. El PCCh ha crecido económica y técnicamente, lo que la da un mayor espacio operacional para implementar la guerra cibernética, la guerra en el espacio exterior y otros vectores de ataque de alta tecnología no convencionales contra Estados Unidos, como se mencionó en la sección anterior.

El EPL declara públicamente que la conducta del tipo de guerra que desea “aparecería de una manera que es transnacional, que abarca varios dominios y que utiliza cualquier medio necesario”. En la guerra ideal del EPL, “las fronteras nacionales tangibles, el ciberespacio intangible, el derecho internacional, las leyes nacionales, los códigos de conducta y la ética no son vinculantes para ellos [las fuerzas del EPL] […] No se responsabilizan por nadie y no están restringidos por ninguna norma. Cualquiera puede ser un objetivo, y cualquier medio puede ser utilizado”. Los autores de Guerra sin restricciones declaran a sus lectores: “¿Has considerado combinar lo que es campo de batalla con lo que no es campo de batalla, la guerra con la no guerra, lo militar con lo no militar; específicamente, combinar aviones furtivos, misiles de crucero y asesinos de redes, guerra nuclear, guerra financiera y ataques terroristas? O, en palabras simples, Schwarzkopf [entonces comandante en jefe del Comando Central de EE. UU.] + Soros [multimillonario de izquierda] + Morris [creador del virus informático Morris Worm] + Bin Laden? Esta es nuestra verdadera carta”. [176]

Guerra en Internet

Mediante los esfuerzos de Huawei y ZTE para apoderarse del mercado de la tecnología 5G, el PCCh se esfuerza por obtener una posición dominante en los estándares 5G y quiere desempeñar un papel de liderazgo mundial en la nueva tecnología. El exdirector de la Reserva Federal de Dallas dijo: “Si China ganara la carrera, establecería los protocolos para Internet, así como el inglés reemplazó al alemán como el idioma de la ciencia y se convirtió en el idioma de toda actividad crucial a escala mundial”. [177]

En la actualidad, con el inminente lanzamiento de la tecnología 5G, Internet enfrenta una nueva ronda de evolución. Con la combinación de 5G y la inteligencia artificial, el control de Internet sobre el mundo físico se está expandiendo drásticamente y las reglas de todo el mundo están siendo reescritas. Si el PCCh domina el 5G, podrá actuar sin impedimentos.

Además, una vez que las operaciones de propaganda externa del PCCh se integren con éxito con un 5G controlado por China, sus intentos por adoctrinar al público extranjero superarán con creces la escala y el impacto actuales.

Guerra de drogas

En una reunión de gabinete de Estados Unidos celebrada el 16 de agosto de 2018, el presidente Donald Trump dijo que la proliferación de opioides, en particular la droga sintética fentanilo proveniente de China, es “casi una forma de guerra” [178]. En 2017, más de setenta mil personas murieron por sobredosis de drogas en Estados Unidos, de los cuales más del 40 por ciento estuvieron relacionado con los opioides sintéticos (principalmente fentanilo y sus análogos). Estas drogas se producen principalmente en China y luego ingresan a Estados Unidos a través del servicio postal o se introducen de contrabando a través de la frontera entre Estados Unidos y México. [179]

Markos Kounalakis, investigador principal de la Universidad de Europa Central y profesor visitante del Instituto Hoover de la Universidad de Stanford, escribió en noviembre de 2017 que el fentanilo “está siendo utilizado como un arma en la Guerra del Opio del Siglo XXI de China contra Estados Unidos”. Kounalakis puso al tráfico de fentanilo como ejemplo de la estrategia del PCCh: el PCCh considera que el valor real de este químico es una “exportación rentable de opio que también destruye las comunidades estadounidenses y perturba el panorama político de Estados Unidos”. [180]

Guerra de movilización de masas

En septiembre de 2018, una familia china de viaje en Suecia dijo que habían sido maltratados por la policía después de ser expulsados de un hotel por tratar de dormir en el lobby. La embajada china y los medios de comunicación chinos exageraron el video donde se veía cómo expulsaban a la familia, y luego los chinos comenzaron a boicotear a las empresas suecas IKEA y H&M [181]. El canal de televisión sueco SVT emitió un segmento satírico sobre el incidente en su programa de comedia, lo que agravó aún más la situación. Decenas de miles de internautas chinos inundaron los sitios web de la Embajada de Suecia, del presentador del segmento Jesper Rönndahl y la página de Facebook de la estación de televisión. [182]

Después de sesenta años destruyendo la cultura tradicional y reemplazándola con la cultura del Partido Comunista, el PCCh es capaz de coaccionar a millones de chinos y convertirlos en un ejército de masas. Antes del nonagésimo aniversario del Ejército Popular de Liberación en 2017, el PCCh ideó un software que puede agregar uniformes del EPL a una persona en una imagen subida a Internet. En solo unos días, la app recibió más de mil millones de visitas.

El PCCh puede usar el nacionalismo para controlar al público porque ha suprimido la información sobre la verdadera historia del Partido, por lo que el pueblo ignora sus crímenes. En particular, la gente no sabe del historial de matanzas del PCCh. Por lo tanto, generaciones de chinos que crecieron con la cultura del Partido llevan la cultura del Partido a donde quiera que vayan. Cuando se van a vivir al extranjero, exportan la cultura del Partido y se convierten en parte del ejército masivo del régimen en el extranjero. Esto ha fortalecido la capacidad del PCCh de controlar este ejército en el mundo libre y usarlo para la subversión. 

Guerra cultural

El PCCh ha estado promocionando la cultura del Partido y sus valores bajo el disfraz de la cultura y las costumbres tradicionales chinas durante muchos años. La gente de todo el mundo tiene un gran interés en la larga historia y la rica cultura de China, pero su comprensión es muy limitada. El PCCh lo sabe bien y se aprovecha al máximo de ello. Al adoptar algunas de las formas superficiales de la cultura tradicional, el PCCh se ha disfrazado de guardián y de verdadero representante de la cultura china, haciendo que sea extremadamente difícil para la gente de otros países ver el engaño.

Guerra financiera

El PCCh ha comenzado a promover su propio sistema de pago financiero y el uso del renminbi mediante la “asistencia económica” y empresas privadas, en un intento por construir una infraestructura global. Pretende utilizar el renminbi para reemplazar el dominio del dólar estadounidense en el campo de la circulación internacional de divisas. De acuerdo con la estrategia de guerra financiera sin restricciones del PCCh, el régimen puede lograr sus objetivos simplemente imprimiendo enormes cantidades de dinero, destruyendo así el sistema financiero cuando sea necesario. Los centros de estudio del PCCh han abogado por la armamentización de las reservas de divisas extranjeras.

Otras formas de guerra sin restricciones

Durante el movimiento estudiantil por la democracia que acabó en una masacre el 4 de junio de 1989, el PCCh ordenó a los soldados y a la policía que se disfrazaran de residentes de Beijing y causaran disturbios para que el ejército pudiera usarlos como excusa para su asesinato en masa, al que llamó “suprimir la revuelta”. Durante los primeros años de la persecución a Falun Dafa, el PCCh montó el incidente de la “autoinmolación” para justificar la consiguiente intensificación de la persecución. Durante el movimiento Ocupar Central con amor y paz de Hong Kong, el PCCh transportó personas desde Shenzhen para incitar la violencia en Hong Kong, obligando a la policía a intensificar su represión con violencia.

A los ojos del PCCh, el homicidio y el asesinato son métodos comunes, y en el futuro, el Partido puede usar los mismos métodos (envenenamiento, asesinato, explosiones, el sabotaje de redes eléctricas o centros de transporte, etc.) para provocar caos y conflictos en Occidente.

La esencia de la guerra sin restricciones se trata de movilizar a personas malvadas para que destruyan a la humanidad paso a paso. El PCCh tiene una gran habilidad para tentar a las personas a ir en contra de la moral y de su propia conciencia, y quienes lo hacen suelen terminar siendo pasivos ante los abusos del PCCh o participantes activos. Por lo tanto, para figuras influyentes en la esfera política, económica, militar, mediática, cultural, tecnológica, educativa y otras, el PCCh intenta por todos los medios descubrir sus debilidades –ya sean intereses o deseos personales– y las utiliza para hacer que la gente colabore voluntariamente con el Partido. Cuando esto no funciona, el PCCh puede usar amenazas e intimidación para aprovecharse de sus temores o errores, y así chantajearlos para ayudar al Partido. En algunos casos, el PCCh incluso ha provisto órganos obtenidos mediante el asesinato para comprar a figuras influyentes que necesitaban un trasplante.

Los recursos que el PCCh puede utilizar para infiltrarse en otros países desafían la imaginación, y los hechos descubiertos hasta el momento son solo la punta del iceberg. Personas en todos los ámbitos de la vida, especialmente en política y negocios, se han convertido en las herramientas del PCCh en su guerra sin restricciones. Casi todos los países del mundo han empezado a percibir las ambiciones globales del PCCh y sus métodos malvados y sin restricciones. 

4. El “Modelo de China” comunista

La misma naturaleza del PCCh significa que siempre se opondrá a la cultura tradicional, la moral ortodoxa y los valores universales. El PCCh de hoy es el eje del mal en el mundo y el enemigo de la humanidad. El mundo debe despertar y entrar en acción.

China tiene un vasto territorio y la mayor población entre todos los países del mundo. Se ha convertido en la segunda economía más grande del mundo y, desde 2010, la segunda potencia militar. Ninguna fuerza tiránica en la historia ha tenido nunca un poder económico y militar tan enorme. El PCCh absorbió los elementos más siniestros y deformes de los regímenes totalitarios modernos y de las antiguas tácticas chinas y, por lo tanto, nunca respeta las reglas. Su estrategia es a la vez profunda y despiadada, generalmente más allá de la imaginación y la comprensión de los líderes y estrategas de otros países. Al secuestrar a 1300 millones de chinos, el PCCh ha presentado un enorme y codiciado mercado al mundo, que atrae capitales, empresarios y políticos extranjeros. Hace que estos hagan la vista gorda a las violaciones de los derechos humanos y la maldad del PCCh, y en algunos casos, incluso hace que cooperen con el PCCh en sus crímenes.

El PCCh ha asesinado a ochenta millones de chinos. En tiempos recientes, ha cometido innumerables crímenes contra los practicantes de Falun Dafa, cristianos clandestinos, tibetanos, uigures, disidentes y personas en el estrato más bajo de la sociedad. Una vez que el régimen se derrumbe, será llevado ante la justicia y castigado por todos sus crímenes. Para evitar este destino, el PCCh no dudará en cometer más crímenes horribles para protegerse.

El Partido Comunista Chino es el principal agente del espectro comunista en el reino humano. Destinado a la eliminación, su existencia siempre ha estado acompañada por una fuerte sensación de crisis y miedo. Impulsado por esta sensación de crisis constante, el PCCh recurre a todos los medios necesarios en momentos críticos y toma medidas extremas para seguir adelante. Se ha fortalecido para intentar reemplazar a Estados Unidos y dominar el mundo, y se está preparando para la batalla final contra Estados Unidos con determinación y sin freno. Al mismo tiempo, ha utilizado una variedad de medios para exportar el modelo del PCCh y la ideología del Partido Comunista, envenenando al mundo.

Si la moral ortodoxa que ha ayudado a la humanidad a sobrevivir durante miles de años es realmente destruida, el resultado será la destrucción de toda la raza humana. Por lo tanto, además de sus esfuerzos militares, económicos, científicos y tecnológicos, el PCCh también está decidido a imponer su ideología del ateísmo y su perspectiva distorsionada sobre el bien y el mal en otros países.

Todas las ambiciones del PCCh –las cuales persigue mediante el poder blando, el poder duro y el poder filoso– se basan en un desprecio total por la moral y apuntan a servir a su mayor ambición de destruir la moral tradicional y los valores universales. El objetivo del PCCh es establecerse como un imperio del mal y un régimen mundial. Apunta a llevar la opresión totalitaria al mundo: un Estado policial global caracterizado por el lavado de cerebro, el control mental, la vigilancia masiva, la eliminación de la propiedad privada, el ateísmo oficial, la eliminación de la religión y de la cultura tradicional, los deseos carnales desenfrenados, la corrupción y la degeneración moral. Su objetivo es arrastrar al mundo a la pobreza y al caos, convertir a los hombres en bestias y empujar a la humanidad a un abismo de degradación moral. Todo esto es el camino dispuesto por el espectro comunista en su intento de destruir a la humanidad.

5. Lecciones aprendidas y la única salida

a. La política de apaciguamiento: un grave error

Ambicioso y ansioso por afirmar su hegemonía global, el PCCh representa una seria amenaza para el mundo. Lamentablemente, hasta el día de hoy, muchos países, gobiernos y figuras políticas aún desean ser amigos del PCCh, ajenos al peligro. Hay un dicho chino que ilustra bien la situación: “si crías un cachorro de tigre, con el tiempo crecerá y te devorará”.

Sin la ayuda de los países occidentales desarrollados y el apoyo de tantas corporaciones multinacionales, gigantes de alta tecnología y grandes instituciones financieras, la RPC no podría haberse desarrollado de una economía débil con un régimen al borde del colapso a un eje indomable del mal en el corto lapso de unas pocas décadas. 

Pillsbury, el experto en seguridad nacional, ha argumentado que Occidente siempre ha mantenido expectativas poco realistas con el PCCh, como creer que China inevitablemente se volvería más democrática, que anhelaba una sociedad capitalista al estilo estadounidense, que inevitablemente se integraría en el orden social internacional, que los intercambios entre Estados Unidos y China producirían una cooperación total, o que los elementos de línea dura dentro del PCCh eran débiles, y así sucesivamente. En su libro de 2015, instó encarecidamente al gobierno de Estados Unidos a enfrentar rápidamente la realidad de la situación y adoptar medidas contra el PCCh, de lo contrario el PCCh ganaría. [183]

En marzo de 2018, un artículo de The Economist reflexionó sobre la política que los países occidentales adoptaron hacia China –especialmente su apuesta a que China se encaminaría hacia la democracia y la economía de libre mercado. El artículo admitía que la apuesta de Occidente había fracasado; que bajo el PCCh, China no es una economía de mercado y que, en su curso actual, nunca lo será. Por el contrario, el PCCh trata a los negocios y al comercio como extensiones del poder estatal y los controla como tales. Utiliza su monopolio sobre el poder para moldear la economía global, usa el dinero para manipular a los socios comerciales y castiga a los individuos y grupos con los que no está de acuerdo. [184]

b. Por qué Occidente se equivocó con China

Occidente se equivocó con China por muchas razones: los complejos planes del espectro comunista mencionados anteriormente, la duplicidad y la naturaleza camaleónica del PCCh, y la dificultad que tienen las sociedades libres para diferenciar a China del PCCh. Además, Occidente se equivocó con China por buscar ganancias a corto plazo, ya sea por parte de individuos, empresas o naciones enteras. Esto brindó una nueva oportunidad para que el PCCh se aprovechara.

El PCCh moralmente corrupto se enfoca en las brechas en la moralidad de las personas en las sociedades libres, personas cuya búsqueda de ganancias a corto plazo permite al PCCh infiltrarse y corromper los cimientos de estas sociedades. Algunas políticas adoptadas por Estados Unidos con respecto al PCCh en las últimas décadas estuvieron, en gran medida, basadas en obtener ganancias a corto plazo en lugar de los intereses más fundamentales de Estados Unidos a largo plazo, como el espíritu sobre el cual el país fue fundado.

La gloria y la autoridad de la humanidad provienen de lo divino y están determinadas por el nivel moral del hombre. La prosperidad y la fuerza otorgada a un grupo étnico o a una nación particular también dependen de su nivel moral. Usando medios comunes, los humanos son simplemente incapaces de rechazar los planes del espectro comunista. Siguiendo esta lógica, se vuelve claro dónde se ha equivocado Occidente: independientemente de los métodos humanos aplicados, fundamentalmente no van a funcionar para vencer a las fuerzas del mal.

Muchos gobiernos, grandes empresas y empresarios pueden, por un cierto período, obtener aparentes beneficios con el PCCh a cambio del sacrificio de sus principios morales. Pero al final de cuentas, perderán más de lo que ganan. Tales beneficios superficiales mal habidos son todos venenosos. 

El PCCh no es un partido político o un régimen en el sentido normal. No representa al pueblo chino. Representa al espectro comunista. Asociarse con el PCCh es asociarse con el diablo. Ser amigable con el PCCh es satisfacer al demonio, ayudarlo y jugar un papel en empujar a la humanidad hacia la destrucción. Por el contrario, rechazar al PCCh es participar en la batalla entre el bien y el mal. Este no es un asunto simple de países que luchan por intereses nacionales. Es una batalla por el futuro de la humanidad.

c. La salida

Hoy, China y el mundo se encuentran en una encrucijada. Para el pueblo chino, no se puede esperar que el Partido Comunista Chino, que tiene innumerables deudas de sangre, haga reformas reales. China será libre solo cuando el Partido Comunista pase a la historia.

Para la gente de todo el mundo, China es conocida como la tierra de una antigua civilización caracterizada por la cortesía y la rectitud. Libre del Partido Comunista, China volverá a ser un miembro normal del mundo civilizado, una nación cuyos recursos humanos y naturales, diversas tradiciones antiguas y patrimonio cultural formarán parte del tesoro de la humanidad.

En tiempos de grandes dificultades, más y más chinos se están dando cuenta de la naturaleza malvada del PCCh. Con la publicación de los Nueve comentarios sobre el Partido Comunista en noviembre de 2004, un número creciente de personas comenzó a recuperar su valentía moral y tomó la decisión de separarse del espectro comunista. Más de 350 millones de chinos han renunciado al PCCh y sus organizaciones afiliadas. Si el mundo libre puede apoyar la tendencia de renunciar al PCCh y romper todos los vínculos con el espectro, el PCCh no podrá seguir actuando como lo hace.

La aparentemente indomable Unión Soviética se disolvió de la noche a la mañana. Aunque el PCCh está mostrando sus colmillos a todo el mundo, su disolución podría ocurrir con la misma rapidez una vez que el mundo reconozca su naturaleza maligna y tome la decisión recta.

El ascenso del PCCh se debe principalmente a la corrupción moral y a las personas que fueron cegadas por la búsqueda de intereses personales. Para escapar de este destino, debemos reunir nuestro coraje moral, revivir los valores tradicionales y tener una firme creencia en lo divino.

Para derrotar al PCCh, nunca es suficiente con simplemente depender de medios comunes y laicos. El espectro comunista tiene un poder mayor que los humanos, y esta es la causa subyacente de la expansión continua del PCCh. Sin embargo, el mal nunca puede competir con lo divino. Mientras los humanos puedan permanecer junto a lo divino y cumplir con la voluntad divina, serán bendecidos y podrán derrotar los planes infernales del espectro.

El PCCh es el enemigo de toda la humanidad, y estableció la tiranía más sangrienta y poderosa de la historia. Todas las naciones y pueblos deben resistir las ambiciones globales del PCCh si quieren asegurar sus futuros y el de toda la civilización humana. El perverso PCCh está destinado a ser eliminado, y la única forma de no sufrir su mismo condenado final es rechazándolo.

A continuación: Conclusión

Actualizado el 28 de septiembre de 2020.

***

Referencias

112. Nueve comentarios sobre el Partido Comunista chino, “Los comienzos del PCCh”, Parte 2, https://es.theepochtimes.com/nueve-comentarios-sobre-el-partido-comunista-chino-pcch_5292.html

113. Qiao Liang 乔良 and Wang Xiangsui 王湘穗, Chao xian zhan 超限战 [Unrestricted Warfare], (Beijing: People’s Liberation Army Literature and Art Press, 1999), 1, 62. [En chino]

114. Qiao Liang 喬良 and Wang Xiangsui 王湘穗, Chao xian zhan yu Fan chao xian zhan: Zhongguoren tichu de xin zhanzhengguan Meiguoren ruhe yingdui 超限戰與反超限戰:中國人提出的新戰爭觀美國人如何應對 [Unrestricted Warfare and Anti-Unrestricted Warfare: How Will the Americans Counter the New Chinese Strategy?] (Beijing: Changjiang Literature and Art Press, 2016). [En chino]

115. Louisa Lim and Julia Bergin, “Inside China’s Audacious Global Propaganda Campaign,” The Guardian, December 7, 2018, https://www.theguardian.com/news/2018/dec/07/china-plan-for-global-media-dominance-propaganda-xi-jinping.

116. Mao Zedong 毛澤東, Mao Zedong xinwen gongzuo wenxuan 毛澤東新聞工作文選 [Selected Works on Journalism], (Beijing: Xinhua Press, 1983), 182. [En chino]

117. “Zhong jin pulu Zhonggong Dawaixuan haiwai kuozhang” 重金鋪路中共大外宣海外擴張 [“The CCP Spends Big Money Expanding Its Overseas Propaganda”], Radio Free Asia, November 15, 2015, https://www.rfa.org/cantonese/news/propaganda-11052015084921.html. [En chino]

118. Anne-Marie Brady, “China’s Foreign Propaganda Machine,” Wilson Center, October 26, 2015, https://www.wilsoncenter.org/article/chinas-foreign-propaganda-machine.

119. “Chinese President Xi Jinping Visits With CCTV America via Video Call,” CGTN, February 19, 2016, https://america.cgtn.com/2016/02/19/chinese-president-xi-jinping-visits-with-cctv-america-via-video-call.

120. Koh Gui Qing and John Shiffman, “Beijing’s Covert Radio Network Airs China-Friendly News Across Washington, and the World,” Reuters, November 2, 2015, https://www.reuters.com/investigates/special-report/china-radio.

121. Lim and Bergin, “Inside China’s Audacious.”

122. James Fallows, “Official Chinese Propaganda: Now Online From the WaPo!” The Atlantic, February 3, 2011, https://www.theatlantic.com/international/archive/2011/02/official-chinese-propaganda-now-online-from-the-wapo/70690.

123. Donnelle Eller, “Chinese-Backed Newspaper Insert Tries to Undermine Iowa Farm Support for Trump, Trade War,” The Des Moines Register, September 24, 2018, https://www.desmoinesregister.com/story/money/agriculture/2018/09/24/china-daily-watch-advertisement-tries-sway-iowa-farm-support-trump-trade-war-tariffs/1412954002.

124. Bethany Allen-Ebrahimian, “Beijing Builds Its Influence in the American Media,” Foreign Policy, December 21, 2017, https://foreignpolicy.com/2017/12/21/one-of-americas-biggest-chinese-language-newspapers-toes-beijings-party-line-china-influence-united-front.

125. “Zhan zhong jiekai hongse shentou, 142 jia haiwai Dangmei shunjian baoguang” 占中揭開紅色滲透 142家海外黨媒體瞬間曝光 [“‘Occupy Central’ Reveals Red Infiltration, 142 of the CCP’s Overseas Media Outlets Are Disclosed”], NTD Television, October 6, 2014, http://www.ntdtv.com/xtr/gb/2014/10/06/a1143788.html. [En chino]

126. Yuan Jirong 苑基榮, “Zhongguo dianshiju rebo Feizhou dalu” 中國電視劇熱播非洲大陸 [“Chinese TV Series Are Trendy in Africa”], People’s Daily, January 5, 2015, https://web.archive.org/web/20160206004955if_/http://paper.people.com.cn/rmrb/html/2015-01/05/nw.D110000renmrb_20150105_3-03.htm. [En chino]

127. Jeffrey Gil, “Why the NSW Government Is Reviewing Its Confucius Classrooms Program,” The Conversation, May 17, 2018, http://theconversation.com/why-the-nsw-government-is-reviewing-its-confucius-classrooms-program-96783.

128. Alexander Bowe, “China’s Overseas United Front Work: Background and Implications for the United States,” US–China Economic and Security Review Commission, August 24, 2018, 5–6, https://www.uscc.gov/sites/default/files/Research/China%27s%20Overseas%20United%20Front%20Work%20-%20Background%20and%20Implications%20for%20US_final_0.pdf.

129. US Congress, House, John S. McCain National Defense Authorization Act for Fiscal Year 2019, 115th Cong., 2nd sess., https://docs.house.gov/billsthisweek/20180723/CRPT-115hrpt863.pdf.

130. “Wei fazhan he jinbu, yu Zhongguo xieshuo tongxing — Zhongguo gaige youyi jiangzhang huodezhe qunxiang” 为发展和进步,与中国携手同行——中国改革友谊奖章获得者群像 [“Marching Forward Hand in Hand With China for Development and Progress: Vignettes of Winners of ‘China Reform Friendship Medal’”], Xinhua News, December 18, 2018, http://www.xinhuanet.com/politics/2018-12/18/c_1123872219.htm. [En chino]

131. Bowe, “China’s Overseas,” 5–6.

132. Thorsten Benner et al., “Authoritarian Advance: Responding to China’s Growing Political Influence in Europe,” Global Public Policy Institute, February 2018, https://www.gppi.net/media/Benner_MERICS_2018_Authoritarian_Advance.pdf.

133. Chinese Influence & American Interests: Promoting Constructive Vigilance (Stanford, CA: Hoover Institution Press, 2018), https://www.hoover.org/sites/default/files/research/docs/chineseinfluence_americaninterests_fullreport_web.pdf.

134. US Department of Justice, “Patrick Ho, Former Head of Organization Backed by Chinese Energy Conglomerate, Convicted of International Bribery, Money Laundering Offenses,” December 5, 2018, https://www.justice.gov/usao-sdny/pr/patrick-ho-former-head-organization-backed-chinese-energy-conglomerate-convicted.

135. Nick McKenzie and Angus Grigg, “China’s ZTE Was Built to Spy and Bribe, Court Documents Allege,” The Sydney Morning Herald, May 31, 2018, https://www.smh.com.au/business/companies/china-s-zte-was-built-to-spy-and-bribe-court-documents-allege-20180531-p4ziqd.html.

136. Alexandra Stevenson, et al., “A Chinese Tycoon Sought Power and Influence. Washington Responded,” The New York Times, December 12, 2018, https://www.nytimes.com/2018/12/12/business/cefc-biden-china-washington-ye-jianming.html.

137. Rona Rui 駱亞, “Zhuanfang Chen Yonglin: Zhonggong quanmian shentou Aozhou neimu” 專訪陳用林:中共全面滲透澳洲內幕 [“Exclusive Interview With Chen Yonglin: How the Chinese Communist Party Has Thoroughly Infiltrated Australia”], The Epoch Times, June 19, 2017, http://www.epochtimes.com.tw/n215385. [En chino]

138. Chinese Influence & American Interests, 57–78.

139. Isaac Stone Fish, “Huawei’s Surprising Ties to the Brookings Institution,” The Washington Post, December 7, 2018, https://www.washingtonpost.com/opinions/2018/12/08/chinese-companys-surprising-ties-brookings-institution/?utm_term=.2720ba57db52.

140. Margaret Wollensak, “Canadian, UK Universities Warned by Intelligence Agencies to Be Wary of Huawei,” The Epoch Times, December 19, 2018, https://www.theepochtimes.com/universities-warned-to-be-wary-of-research-partnerships-with-huawei_2743679.html.

141. Zack Dorfman, “How Silicon Valley Became a Den of Spies,” Politico, July 27, 2018, https://www.politico.com/magazine/story/2018/07/27/silicon-valley-spies-china-russia-219071.

142. Bowe, “China’s Overseas,” 10–12.

143. Gao Shan 高山, “Zhongguo Wanda: 20 yi Meiyuan maixia Meiguo liang jia dianyinggongsi” 中國萬達:20億美元買下美國兩家電影公司 [“China’s Wanda Buys Two US Film Companies for 2 Billion US Dollars”], Radio Free Asia, August 23, 2016, https://www.rfa.org/mandarin/yataibaodao/jingmao/hc-08232016102649.html. [In Chinese]

144. Cui Peng 崔鵬, “Ali yingye rugu Amlin Partners, Ma Yun touzi Sipierboge” 阿里影業入股Amblin Partners 馬雲投資斯皮爾伯格 [“Ali Pictures Invests in Amblin Partners; Ma Yun Makes Investment in Spielberg”], sohu.com, October 9, 2016, http://www.sohu.com/a/115703678_115565. [En chino]

145. Amy Qin and Audrey Carlsen, “How China Is Rewriting Its Own Script,” The New York Times, November 18, 2018, https://www.nytimes.com/interactive/2018/11/18/world/asia/china-movies.html.

146. Ben Fritz and John Horn, “Reel China: Hollywood Tries to Stay on China’s Good Side,” The Los Angeles Times, March 16, 2011, http://articles.latimes.com/2011/mar/16/entertainment/la-et-china-red-dawn-20110316.

147. Lin Ping 林坪, “Jiemi Zhongguo rui liliang (wu): Meiguo dianying yule ye” 揭秘中國銳實力(五)美國電影娛樂業 [“Disclosing China’s Sharp Power (Part V) American Film and Entertainment Industries”], Radio Free Asia, September 7, 2018, https://www.rfa.org/mandarin/zhuanlan/zhuantixilie/zhongguochujiaoshenxiangshijie/yl5-09072018150445.html. [En chino]

148. Lin Ping 林坪, “Jiemi Zhongguo rui liliang (san) Meiguo xueshu jie, gaoxiao” 揭秘中國銳實力(三)美國學術界、高校 [“Disclosing China’s Sharp Power (Part III) American Universities and Academia”], Radio Free Asia, September 5, 2018, https://www.rfa.org/mandarin/zhuanlan/zhuantixilie/zhongguochujiaoshenxiangshijie/yl3-09052018122139.html. [En chino]

149. “Ying Baoshaodang ren bei ju rujing Xianggang, Yuehanxun biao guanqie” 英保守黨人被拒入境香港 約翰遜表關切 [“British Conservatives Were Denied Entry to Hong Kong; Johnson Expresses Concern”], BBC Chinese, October 12, 2017, https://www.bbc.com/zhongwen/trad/chinese-news-41591196. [En chino]

150. Bowe, “China’s Overseas,” 7–8.

151. William Pentland, “Entrepreneurial Espionage – Made in China,” Forbes, January 22, 2011, https://www.forbes.com/sites/williampentland/2011/01/22/entrepreneurial-espionage-made-in-china/#7e0175c65207.

152. Joshua Philipp, “How Hacking and Espionage Fuel China’s Growth,” The Epoch Times, September 10, 2015, https://www.theepochtimes.com/investigative-report-china-theft-incorporated_1737917.html.

153. Annie Wu, “What Is the ‘Made in China 2025’ Program That Is the Target of US Tariffs?” The Epoch Times, April 5, 2018, https://www.theepochtimes.com/what-is-the-chinese-industrial-policy-made-in-china-2025-that-is-the-target-of-us-tariffs_2485482.html.

154. High-Speed Rail News, Gaotie Fengyun lu 高鐵風雲錄 [A Record of the High-speed Rail Saga], (Changsha: Hunan Literature and Art Press, 2015). See “Di wu zhang: Zhongguo gaotie sanguo sha” 第五章中國高鐵三國殺 [Chapter 5, “China’s High-Speed Rail Three Kingdom Legends”]. [En chino]

155. Sankei Shimbun, “Japan’s Transfer of Bullet Train Technology a Mistake. China, of Course, Has Copied It,” Japan Forward, August 18, 2017, https://japan-forward.com/japans-transfer-of-bullet-train-technology-a-mistake-china-of-course-has-copied-it.

156. Paul Mozur and Jane Perlez, “China Bets on Sensitive US Start-Ups, Worrying the Pentagon,” The New York Times, March 22, 2017, https://www.nytimes.com/2017/03/22/technology/china-defense-start-ups.html.

157. Office of the United States Trade Representative, Executive Office of the President, Update Concerning China’s Acts, Policies and Practices Related to Technology Transfer, Intellectual Property, and Innovation, November 20, 2018, https://ustr.gov/sites/default/files/enforcement/301Investigations/301%20Report%20Update.pdf, 46.

158. US Department of Justice, “Chinese National Who Conspired to Hack Into US Defense Contractors’ Systems Sentenced to 46 Months in Federal Prison,” July 13, 2016, https://www.justice.gov/opa/pr/chinese-national-who-conspired-hack-us-defense-contractors-systems-sentenced-46-months.

159. Cynthia McFadden, Aliza Nadi, and Courtney McGee, “Education or Espionage? A Chinese Student Takes His Homework Home to China,” NBC News, July 24, 2018, https://www.nbcnews.com/news/china/education-or-espionage-chinese-student-takes-his-homework-home-china-n893881.

160. Federal Bureau of Investigation, “Chinese Hackers Indicted,” December 20, 2018, https://www.fbi.gov/news/stories/chinese-hackers-indicted-122018.

161. Zach Dorfman, “How Silicon Valley.”

162. Federal Bureau of Investigation, “Chinese Talent Programs,” Counterintelligence Strategic Partnership Intelligence Note, SPIN: 15-007, September 2015, https://info.publicintelligence.net/FBI-ChineseTalentPrograms.pdf.

163. Lawrence A. Tabak and M. Roy Wilson, “Foreign Influences on Research Integrity,” Presentation at the 117th Meeting of the Advisory Committee to the Director, National Institutes of Health, December 13, 2018, https://acd.od.nih.gov/documents/presentations/12132018ForeignInfluences.pdf.

164. Lev Facher, “NIH Report Scrutinizes Role of China in Theft of US Scientific Research,” STAT, December 13, 2018, https://www.statnews.com/2018/12/13/nih-report-scrutinizes-role-of-china-in-theft-of-u-s-scientific-research.

165. Jennifer Zeng, “Communist China Poses Greatest Threat to US and World, Senators Told,” The Epoch Times, updated December 17, 2018, https://www.theepochtimes.com/senate-told-communist-china-poses-greatest-threat-to-us-and-the-world_2738798.html.

166. Keith Bradsher, “When Solar Panels Became Job Killers,” The New York Times, April 8, 2017, https://www.nytimes.com/2017/04/08/business/china-trade-solar-panels.html?_ga=2.209817942.255138535.1542571491-142437734.1525387950.

167. “Zhonghua renmin gongheguo guojia qingbao fa” 中華人民共和國國家情報法 [“The National Intelligence Law of the People’s Republic of China”], National People’s Congress Net, June 27, 2017, http://www.npc.gov.cn/npc/xinwen/2017-06/27/content_2024529.htm. [En chino]

168. US Congress, Senate, Statement of Bill Priestap Before the Committee on the Judiciary, China’s Non-Traditional Espionage Against the United States: The Threat and Potential Policy Responses, 115th Cong., 1st sess., December 12, 2018, https://www.judiciary.senate.gov/download/12-12-18-priestap-testimony.

169. US Congress, Senate, Statement of John C. Demers Before the Committee on the Judiciary, China’s Non-Traditional Espionage Against the United States: The Threat and Potential Policy Responses, 115th Cong., 1st sess., December 12, 2018, https://www.judiciary.senate.gov/imo/media/doc/12-12-18%20Demers%20Testimony.pdf.

170. Ted Cruz (@SenTedCruz), “Huawei is a Communist Party spy agency thinly vieled [sic] as a telecom company. Its surveillance networks span the globe & its clients are rogue regimes such as Iran, Syria, North Korea & Cuba. The arrest of Huawei’s CFO Wanzhou Meng in Canada is both an opportunity & a challenge,” Twitter, December 6, 2018, https://twitter.com/SenTedCruz/status/1070708648865861633.

171. Danielle Cave, “The African Union Headquarters Hack and Australia’s 5G Network,” Australian Strategic Policy Institute, July 13, 2018, https://www.aspistrategist.org.au/the-african-union-headquarters-hack-and-australias-5g-network.

172. Theis Lange Olsen and Cathrine Lakmann, “Huawei Now on the Danish Mark: ‘The Chinese Can Access Systems That Govern Our Society,’” Danish Broadcasting Corporation, December 7, 2018, https://www.dr.dk/nyheder/indland/huawei-nu-paa-dansk-sigtekorn-kineserne-kan-faa-adgang-til-systemer-der-styrer-vores. [En danés]

173. Tang Ming 唐銘, “Zhonggong haike weizhuang Falun Gong wangzhan, Mei yu Zhong zunshou guoji guize” 中共駭客偽裝法輪功網站 美籲中遵守國際規則 [“CCP Hackers Feigned Falun Gong Websites; America Calls on China to Observe International Rules”], The Epoch Times, March 16, 2013 [大紀元新聞網], http://www.epochtimes.com/gb/13/3/16/n3824225.htm. [En chino]

174. Dan Levin, “Couple Held in China Are Free, but ‘Even Now We Live Under a Cloud’,” The New York Times, January 1, 2017, https://www.nytimes.com/2017/01/01/world/canada/canadian-couple-china-detention.html.

175. “Peter Navarro on China’s National Security Risks to US,” Fox Business, December 13, 2018, https://video.foxbusiness.com/v/5979037938001/?#sp=show-clips.

176. Qiao Liang 乔良 and Wang Xiangsui 王湘穗, Unrestricted Warfare, 61. [En chino]

177. Eri Sugiura, “China’s 5G a Bigger Threat Than Trade War, Says Ex-Dallas Fed Chief,” Nikkei Asian Review, September 24, 2018, https://asia.nikkei.com/Economy/China-s-5G-a-bigger-threat-than-trade-war-says-ex-Dallas-Fed-chief.

178. Gregg Re, “Trump Declares Opioids From Mexico, China ‘Almost a Form of Warfare,’ Tells Sessions to Sue Drug Makers,” Fox News, August 16, 2018, https://www.foxnews.com/politics/trump-declares-opioids-from-mexico-china-almost-a-form-of-warfare-tells-sessions-to-sue-drug-makers.

179. Kirsten D. Madison, “Stopping the Poison Pills: Combating the Trafficking of Illegal Fentanyl from China,” prepared statement before the Senate Caucus on International Narcotics Control, October 2, 2018, https://www.drugcaucus.senate.gov/sites/default/files/Final%20INL%20Written%20Statement%20for%20Senate%20Drug%20Caucus%20Hearing%20on%20Chinese%20Fe.._.pdf.

180. Markos Kounalakis, “China Is Using Fentanyl in a Chemical War Against America,” McClatchy, November 2, 2017, https://www.mcclatchydc.com/opinion/article182139386.html.

181. Anna Fifield, “China’s Row With Sweden Over a ‘Racist’ TV Skit Has Citizens Urging Boycotts of Ikea and H&M,” The Washington Post, September 26, 2018, https://www.washingtonpost.com/world/2018/09/26/chinas-row-with-sweden-over-racist-tv-skit-has-citizens-urging-boycott-ikea-hm/?noredirect=on&utm_term=.15e1b22bc530.

182. Xinmei Shen, “How China’s Army of Online Trolls Turned on Sweden,” Abacus News, September 26, 2018, https://www.abacusnews.com/digital-life/how-chinas-army-online-trolls-turned-sweden/article/2165747.

183. Pillsbury, The Hundred-Year Marathon, introduction.

184. “How the West Got China Wrong,” The Economist, March 1, 2018, https://www.economist.com/leaders/2018/03/01/how-the-west-got-china-wrong.

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS