Caravanas de migrantes demuestran ser una forma exitosa para la entrada ilegal en masa a EE. UU.

Por Charlotte Cuthbertson - La Gran Época
21 de Febrero de 2019 Actualizado: 08 de Julio de 2019

PIEDRAS NEGRAS, México – Iris Rodríguez Portillo, de 38 años, dijo que se unió a la caravana de migrantes después de enterarse por los medios sociales. Ella trajo a su hija de 6 años desde Honduras.

“Yo venía con la caravana original que iba a Tijuana, pero las primeras personas que llegaron a Tijuana estaban causando problemas, así que decidí desviarme y no continuar con el grupo”, dijo Portillo el 15 de febrero, a través de un traductor. “Cuando esta otra caravana empezó a venir aquí, me uní a ella”.

Llegó a Piedras Negras, México, el 4 de febrero con otros 1800 migrantes, en su mayoría centroamericanos, y ha estado alojándose en una fábrica antigua. Las autoridades mexicanas dicen que el campamento migratorio de facto será despejado para el 21 de febrero.

Portillo dijo que mientras estaba en Tapachula, México, las Naciones Unidas le dieron 3700 pesos (193 dólares) para su hija, para ayudarla con comida y otras necesidades.

Migrante hondureña Iris Rodríguez Portillo forma parte de una caravana que se aloja en una antigua fábrica en Piedras Negras, México, el 15 de febrero de 2019. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Como a muchos otros migrantes, a Portillo le dijeron que podría entrar fácilmente a Estados Unidos y solicitar asilo. Sin embargo, en realidad, no es tan simple, como descubrió cuando llegó a la fábrica antigua después de ser transportada en autobuses y camiones la mayor parte del tiempo.

Las autoridades mexicanas otorgaron a Portillo y a su hija visas de visitante humanitario que son válidas hasta julio de 2020. Pero quiere cruzar a Estados Unidos y solicitar asilo lo antes posible.

Dispersión de la caravana

Durante la semana pasada, la caravana de la mayoría de los centroamericanos ha sido dividida en grupos más pequeños y transportada en autobús a otras ciudades fronterizas de México, incluyendo Juárez, Acuña, Reynosa y Matamoros. En el lado estadounidense de esas ciudades están El Paso, Del Río, McAllen y Brownsville.

El alcalde de Piedras Negras, Claudio Bres, dijo a los medios de comunicación mexicanos que rechazaron la estancia legal de cerca de 500 migrantes y ahora tienen 30 días para salir del país. A muchos otros se les concedió un visado humanitario de un año para vivir y trabajar.

Al menos 100 criminales fueron identificados entre los migrantes y posteriormente deportados, según el secretario de Seguridad Pública de Coahuila, José Luis Pliego Corona.

Cerca de 25 pandilleros de la MS-13 que viajaron con la caravana también han sido deportados, según el gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme.

“Identificamos a unos 10 pandilleros. Hoy hay unos 25 identificados que han sido deportados por [nuestros] esfuerzos conjuntos con el gobierno mexicano”, dijo Riquelme a los medios de comunicación el 18 de febrero.

Cientos de centroamericanos, parte de una caravana de migrantes, esperan ser procesados para obtener visas en una antigua fábrica en Piedras Negras, México, el 15 de febrero de 2019. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

El presidente Donald Trump firmó una declaración de emergencia nacional el 15 de febrero, diciendo que la frontera sur está en crisis. La administración ha identificado 6100 millones de dólares en el presupuesto de defensa y 600 millones de dólares del Departamento del Tesoro para reorientarlos a la construcción de más muro a lo largo de la frontera.

“Si tienes drogas cruzando la frontera, si tienes traficantes de personas cruzando la frontera en áreas donde no tenemos protección, en áreas donde no tenemos una barrera, entonces es muy difícil hacer a Estados Unidos otra vez grande”, dijo Trump el 15 de febrero.

Cientos de centroamericanos, parte de una caravana de migrantes, se alojan en una antigua fábrica en Piedras Negras, México, el 15 de febrero de 2019. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Planes para cruzar ilegalmente

Marvin Ruiz, de 26 años, dijo que está huyendo de la pandilla MS-13, cuyos miembros trataron de reclutarlo en Honduras. Dijo que se enteró de la caravana por los medios de comunicación social y dejó a su esposa y a su hijo para que se unieran a ella.

“Mi esposa y mi hijo ahora están en peligro, pero yo no tenía las finanzas para traerlos”, dijo.

Ruiz tiene una visa de visitante para México que expira en febrero de 2020, pero su meta es entrar a Estados Unidos.

“Sí, cruzaré el río ilegalmente. En el momento adecuado, cruzaré”, dijo, añadiendo que tiene un pariente en Georgia.

El hondureño Marvin Ruiz forma parte de una caravana de migrantes que se aloja en una antigua fábrica en Piedras Negras, México, el 15 de febrero de 2019. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Araceli Dávila, de 42 años, viajó desde El Salvador con sus dos hijos, de 24 y 14 años. También se enteró de la caravana a través de los medios sociales. Solo tiene un permiso temporal de 45 días, que expira el 23 de febrero. Dávila dijo que solicitó una visa de visitante humanitario cuando estaba en Tapachula, pero se fue con la caravana antes de recibirla.

“Mi hermano vive en Carolina del Norte y yo quiero ir a trabajar allí”, dijo.

Pico de cruces ilegales

Incluso con una capacidad de 150 por ciento, el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Eagle Pass, Texas, solo puede manejar alrededor de 20 solicitudes de asilo por día.

En consecuencia, los cruces ilegales hacia Estados Unidos han aumentado en la zona y la Patrulla Fronteriza ha estado ocupada rescatando a los migrantes que intentan cruzar el aparentemente rápido y profundo Río Grande.

Muchos grupos pequeños cruzan fácilmente desde México hacia alguna de las varias islas pequeñas en el río bajo los puentes internacionales; pero la segunda parte de la travesía es altamente riesgosa.

Agentes de un barco de la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos rescatan a una mujer y un niño que se quedaron atascados tratando de cruzar el Río Grande hacia Estados Unidos ilegalmente en Eagle Pass, Texas, el 16 de febrero de 2019. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

El 18 de febrero, agentes fronterizos salvaron la vida de un niño hondureño de 12 años de edad después de sacarlo inconsciente del Río Grande, cuando trataba de cruzar con su hermano y un hombre nicaragüense. Los agentes subieron el cuerpo inerte del niño a su bote y lo resucitaron con reanimación cardiopulmonar, de acuerdo con la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza.

“Este incidente pone de manifiesto los peligros de intentar entrar ilegalmente a Estados Unidos”, dijo Matthew Hudak, agente de la Patrulla y jefe en funciones del Sector del Río. “Si no fuera por el entrenamiento y la rápida respuesta de nuestros agentes de la marina, este joven habría perdido la vida”.

El mismo día, agentes de la Patrulla Fronteriza arrestaron a un hondureño de 35 años que cruzó ilegalmente a Estados Unidos. El hombre era un miembro confirmado de la pandilla MS-13 que había sido deportado en 2006.

“Los criminales violentos continúan cruzando ilegalmente la frontera e intentan entrar a Estados Unidos”, dijo Hudak. “Nuestros agentes permanecen vigilantes para evitar que este tipo de criminales entren y dañen a nuestras comunidades”.

La Gran Época vio a varios grupos intentar cruzar el río el 16 de febrero, la mayoría de los cuales se vieron en apuros y tuvieron que ser rescatados, mientras que algunos se retiraron a México.

Los agentes de la Patrulla Fronteriza bromearon diciendo que su barco se llama “el ferry”, ya que básicamente transportan personas que cruzan ilegalmente a Estados Unidos.

Los agentes rescatan a los que cruzan ilegalmente la frontera en un barco del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos cuando se quedan atascados a mitad de camino a través del Río Grande desde México hasta Eagle Pass, Texas, el 16 de febrero de 2019. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

La Patrulla Fronteriza detuvo a casi 400.000 personas que cruzaron ilegalmente la frontera en el año fiscal 2018. El volumen de este año fiscal está en la meta de llegar a 600.000. Los agentes de la Patrulla Fronteriza han encontrado 58 grupos de 100 o más personas en lo que va del año fiscal, comparado con el total de 13 en el año fiscal 2018.

El 19 de febrero, los medios de comunicación mexicanos informaron sobre la violencia en la frontera sur del país, cuando un grupo de al menos 600 migrantes de América Central se abrieron paso por la frontera, lanzando piedras a la policía.

Tropas y agentes de la Patrulla Fronteriza del Estado de Texas observan a varios migrantes que intentan cruzar el Río Grande hacia Estados Unidos ilegalmente en Eagle Pass, Texas, el 16 de febrero de 2019. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Rumores de caravana

Los rumores y el folklore abundan en las caravanas de migrantes, y ésta no fue la excepción. Cuando a varias personas se les preguntó quién la estaba organizando, mencionaron a un hondureño llamado Carlos, a un mexicano sin nombre, y a un abogado.

Portillo dijo que un mexicano se unió a la caravana al pasar por Oaxaca, México, y se hizo cargo de la organización, escoltándola hasta Piedras Negras. Contó que a los migrantes se les dijo que hicieran lo que el hombre decía y que se les estaba pagando mucho dinero para asegurarse de que llegaran a la frontera de Estados Unidos. Portillo no pudo dar el nombre del hombre, pero dijo que ya había regresado para organizar otra caravana.

Ruiz dijo que el abogado les estaba aconsejando qué decir, a qué prestar atención y qué esperar al entrar a Estados Unidos.

Cientos de centroamericanos, parte de una caravana de migrantes, se alojan en una antigua fábrica en Piedras Negras, México, el 15 de febrero de 2019. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

El grupo Pueblos Sin Fronteras (“Gente Sin Fronteras”), con sede en San Diego, ha estado involucrado en la asistencia de caravanas anteriores, pero no había vínculos verificables. El grupo brindó mayor asistencia a la caravana del año pasado que terminó en Tijuana, México.

Otro grupo con sede en Los Angeles, “Al Otro Lado“, también estuvo en el campamento de migrantes de Tijuana asesorando a las personas sobre el proceso de asilo y cómo tratar ciertas cuestiones.

“Es importante ser elegible para el asilo”, dijo la directora de litigio de la organización, Erika Pinheiro, a través de un altavoz en el campamento de migrantes en el complejo deportivo Benito Juárez el 19 de noviembre.

“La retención de la deportación no es un camino hacia la residencia y la ciudadanía. Es decir, ustedes solo tendrá un permiso para trabajo; nunca podrán salir de Estados Unidos; no podrán solicitar para los miembros de su familia; no podrán votar en Estados Unidos. Básicamente, no serás deportado, pero no tiene muchos beneficios”.

Un campamento de migrantes situado a 16 kilómetros de la frontera de Estados Unidos, se llena de migrantes centroamericanos en Tijuana, México, el 2 de diciembre de 2018. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Más allá de la frontera

La secretaria del Departamento de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen viajó a El Salvador el 20 de febrero para reunirse con sus homólogos de Guatemala, Honduras y El Salvador y así discutir temas de migración y seguridad en la región.

La reunión es parte de una campaña para intensificar la cooperación en la región con el fin de reforzar la seguridad fronteriza, combatir a las organizaciones de tráfico y contrabando de seres humanos, prevenir la formación de nuevas caravanas de migrantes y abordar las causas profundas de la crisis de la migración, según una declaración de Seguridad Nacional.

La administración Trump anunció el 18 de diciembre un paquete de ayuda externa de 10.600 millones de dólares para el sur de México y América Central.

La administración también está ampliando el alcance del plan de la Alianza para la Prosperidad que comenzó a finales de 2014. Fue iniciado por Guatemala, Honduras y El Salvador y ha sido apoyado cada año desde entonces por una asignación del Congreso de Estados Unidos de USD 460 millones a USD 750 millones.

El plan se basó en uno similar en Colombia que ayudó a desmantelar los cárteles de droga, aumentar la seguridad y fomentar la actividad económica.

Cerca de la mitad de la población de América Central -ubicada en El Salvador, Guatemala y Honduras- vive en la pobreza, según estimaciones del Departamento de Estado.

En 2015, El Salvador y Honduras tenían las tasas más altas del mundo de homicidios intencionales, respectivamente, según datos de las Naciones Unidas. Y aunque las tasas de homicidio en ambos países disminuyeron drásticamente en 2017, según datos del Departamento de Estado, siguen siendo superiores a las de la mayoría de los países de la región.

Sin embargo, el flujo migratorio está impulsado principalmente por preocupaciones económicas y falta de oportunidades, y la pobreza y la violencia localizada no son motivo de asilo en virtud del derecho estadounidense e internacional.

Los solicitantes de asilo deben demostrar que han sufrido persecución en el pasado o que tienen un temor bien fundado de ser perseguidos en el futuro en su país de origen debido a su raza, religión, nacionalidad, opinión política o pertenencia a un grupo social determinado.

Pero la persecución se considera generalmente sancionada por el estado o indultada, lo que significa que el gobierno del país de origen del extranjero es el patrocinador de la persecución. Por ejemplo, en Corea del Norte, el propio régimen persigue a los cristianos.

A continuación:

¿Por qué el comunismo no es tan odiado como el fascismo?

TE RECOMENDAMOS