Carne, insectos y plantas cultivados en laboratorio: La solución del FEM a escasez alimentaria mundial

Por Liam Cosgrove
23 de Enero de 2023 3:49 PM Actualizado: 23 de Enero de 2023 3:49 PM

El cambio climático y el crecimiento demográfico de la Tierra ponen en peligro la seguridad nutricional de muchas poblaciones, afirma el Foro Económico Mundial (FEM) en un artículo publicado el 17 de enero. Sin embargo, la organización sigue siendo optimista y ofrece soluciones dietéticas como alternativas a la carne de origen vegetal, insectos y “carne cultivada directamente a partir de células animales”.

Los sistemas alimentarios mundiales fueron responsables del 34% de las emisiones de gases de efecto invernadero en 2015, según la revista científica Nature Food. Si unimos esto al creciente número de seres humanos en el planeta, que ha superado los ocho mil millones, el FEM subrayó que “necesitamos urgentemente tecnologías y métodos sostenibles para mejorar nuestros actuales sistemas alimentarios y el uso de la tierra para la agricultura”.

La organización advirtió que hemos alcanzado los límites de nuestras “fronteras planetarias” y que el meollo del problema radica en nuestras “preferencias dietéticas por alimentos basados en el ganado”. La biotecnología —una amplia categoría que abarca desde la modificación del ADN hasta las vacunas para el ganado— puede ser la solución.

Las advertencias del FEM para que nos alejemos del consumo de carne se han encontrado con una dura oposición entre muchos en Estados Unidos.

“Los globalistas vuelven a las andadas”, escribió el representante Mike Flood (R-Neb.) en un tuit el 19 de enero. “Impulsando sus planes para cambiar el mundo hacia una dieta vegana mientras sueñan con acabar con la producción de carne”.

“Si el FEM quiere aprender cómo alimentar a más personas de manera más eficiente”, agregó Flood, “deberían visitar Nebraska, donde sucede, para que las personas que hacen el trabajo puedan mostrarles cómo se hace”.

Además de las plantas, el FEM está buscando en la biotecnología una posible solución.

Los seres humanos han manipulado la naturaleza en su beneficio a lo largo de la historia, argumentó el FEM, reproduciendo ciertas plantas y animales para seleccionar las características deseables. Avances como la edición del genoma son simplemente la última repetición de este proceso.

Una empresa mencionada en el artículo, BIOMILQ, ha desarrollado “la primera leche infantil cultivada en laboratorio derivada de células mamarias”. Según el sitio web de la empresa, las células mamarias se colocan en “un microentorno que recrea condiciones similares a las del pecho”, dentro del cual las células se organizan en una estructura que permite la creación de leche.

BIOMILQ es propiedad de mujeres y asegura que la leche “se cultiva en condiciones seguras”.

Carne cultivada en laboratorio

Roslin Tech es otra empresa biotecnológica mencionada por el FEM que trabaja en el cultivo de carne comestible en laboratorio. Con sede en Edimburgo (Escocia), la empresa ha desarrollado una tecnología para “reprogramar” células animales en células madre pluripotentes, es decir, células capaces de regenerarse y que pueden “dar lugar a todas las células de los tejidos del cuerpo”.

Tras recibir 13.6 millones de dólares en financiación de serie A el pasado noviembre, la startup afirma estar en fase de producción y distribuye actualmente su producto en Norteamérica, Europa y Asia, aunque no a comercios. Los multimillonarios Bill Gates y Richard Branson han invertido en varias empresas de carne cultivada en laboratorio.

Esta alternativa a la producción de carne, antes extremadamente cara, se ha abaratado considerablemente. Por ejemplo, la producción de la primera hamburguesa de carne cultivada en 2013 costó más de 210,000 dólares. Desde entonces, ha bajado a poco menos de 10 dólares a partir de 2019.

Es posible que pronto veamos estos productos llegar al mercado.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), por ejemplo, aprobó recientemente el primer producto alimenticio cultivado con células, específicamente pollo creado en laboratorio. Aprobado en noviembre de 2022, la FDA determinó que el alimento es seguro a través de una serie de pruebas relativas a la vida útil, el valor nutricional y los métodos de alteración genética.

En respuesta a las preocupaciones sobre posibles efectos genéticos imprevistos, la agencia afirmó que los riesgos son “aceptablemente bajos y bien comprendidos” y que en los últimos 20 años de investigación sobre edición genómica aún no han aparecido efectos secundarios graves.

El FEM elogió la decisión de la FDA por “allanar el camino hacia una nueva dieta respetuosa con el medio ambiente”. Por el contrario, la organización criticó el planteamiento de la Unión Europea (UE) por ser demasiado cauto.

“A pesar del creciente interés público y de las empresas emergentes en este campo, el largo proceso de autorización previa a la comercialización ha llevado a una situación en la que ninguna empresa ha solicitado la aprobación de productos cárnicos cultivados en Europa”, afirmó el FEM.

Un portavoz de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (ESFA, por sus siglas en inglés) desmintió estas afirmaciones, afirmando que las empresas de carne cultivada pueden solicitarlo a través de su programa de nuevos alimentos, que ha suscitado un gran interés entre otras empresas. Sin embargo, en el momento de redactar este artículo, la ESFA no había recibido ni una sola solicitud de productos cárnicos cultivados.

La UE limita la cantidad de alimentos modificados genéticamente que pueden importarse y cultivarse en el país. Muchos productos agrícolas de fabricación estadounidense están prohibidos en la UE debido a los aditivos que contienen.

Insectos

Otra alternativa ganadera que ofrece el FEM es una que la organización es famosa por impulsar: los insectos.

En un artículo publicado el pasado mes de febrero, titulado “Cinco razones por las que comer insectos podría reducir el cambio climático”, la organización argumentaba que los insectos deberían adoptarse como sustituto de las proteínas animales tradicionales debido a su huella ecológica más moderada. El artículo también destacaba el alto contenido proteínico de algunos insectos, en concreto las orugas, que, según un estudio, supera al del ganado vacuno.

Citando a Amrou Awaysheh, profesor de gestión de operaciones y cadena de suministro de la Escuela de Negocios Kelley de la Universidad de Indiana, el FEM argumentaba que la mayor concentración de proteínas de las orugas podría ser necesaria para mantener a la creciente población mundial.

“En 2050, la Tierra tendrá casi 10,000 millones de habitantes. La demanda de proteínas superará nuestra capacidad de obtenerlas”.

Algunos ecologistas han criticado al FEM por proponer soluciones extravagantes al cambio climático, mientras que muchos de sus elitistas asistentes se niegan a frenar sus propias emisiones de carbono.

“Europa está viviendo los días de enero más calurosos jamás registrados, y comunidades de todo el mundo se enfrentan a fenómenos meteorológicos extremos sobrealimentados por la crisis climática”, declaró Klara Maria Schenk, activista de Greenpeace, en un comunicado el 13 de enero. “Mientras tanto, los ricos y poderosos acuden a Davos en jets privados ultracontaminantes y socialmente injustos para debatir a puerta cerrada sobre el clima y la desigualdad”.

“Los investigadores descubrieron que todos los vuelos en jets privados hacia y desde los aeropuertos que sirven a Davos durante el Foro Económico Mundial de 2022 causaron un total de 9700 toneladas de dióxido de carbono, equivalente a las emisiones de unos 350,000 coches en promedio en una semana”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.