Carrera armamentista con China: Aviones de combate de bajo costo

Por Rick Fisher
25 de Julio de 2019 Actualizado: 25 de Julio de 2019

Una carrera armamentista acelerada determinará la contienda por la supremacía estratégica entre Estados Unidos y China. Una percepción de debilidad de Estados Unidos podría tentar a China a arriesgarse a una guerra. Lo que está en juego es si las generaciones futuras se beneficiarán del actual orden democrático liberal o si se verán encapsuladas por un orden antidemocrático y antiliberal en expansión, organizado, liderado y armado por el Partido Comunista Chino (PCCh).

La venta de armas es una herramienta importante que China está utilizando para avanzar en la construcción de redes militares en todo el mundo, por ejemplo, ofreciendo un avión de caza de entre 30 y 40 millones de dólares que es aproximadamente un 90 por ciento tan efectivo como las versiones actuales del F-16 estadounidense que cuestan entre 60 y 90 millones de dólares.

En contraste, Estados Unidos ignoró en gran medida este mercado desde que la Fuerza Aérea de Estados Unidos (USAF) se negó a comprar el caza supersónico ligero Northrop F-20 a principios de la década de 1980.

Aprovechando su considerable poder económico y político mundial, China está construyendo una matriz global de redes militares. La primera, la Organización de Cooperación de Shanghai de 2001 (“OCS”), dio a China la oportunidad de proyectar poder militar a través de los ejercicios multilaterales de la “Misión de Paz” de la OCS y promover la venta de armas en Asia Central.

Es posible que Beijing ahora intente repetir el historial de ejercicios y ventas de armas realizadas en la OCS con su Foro de Paz y Seguridad China-África (CAPSF por sus siglas en inglés). Después de la segunda reunión anual de esta organización del 15 al 20 de julio de 2019 en Beijing, los delegados africanos visitaron unidades militares del Ejército Popular de Liberación (EPL). Después de la primera reunión en Beijing del 26 de junio al 12 de julio de 2018, los delegados africanos se dividieron en pequeños grupos para visitar las fábricas de armas chinas.

Ahora, según el Ministro de Defensa de China, General Wei Fenghe, el plan de inversión en infraestructura global impulsado por préstamos, el proyecto chino “La Franja y la Ruta” (OBOR, por sus siglas en inglés) se utilizará para reforzar la construcción de redes militares. Los países que aceptan los préstamos fáciles pero costosos de China para la iniciativa OBOR, pueden ser más fáciles de presionar para que acepten una financiación similar para la compra de armas chinas.

China dio una alta prioridad al desarrollo y comercialización de aviones de entrenamiento y combate de bajo costo pero con capacidades para clientes “tradicionales” como Pakistán, pero también para países que se unen a las redes militares dominadas por China. La cooperación con las fuerzas aéreas de los países en desarrollo también ofrece un beneficio político, ya que los líderes nacionales suelen emerger por este tipo de servicio. La venta de aviones de entrenamiento baratos aumenta las posibilidades de que un país luego compre un avión de caza chino más caro.

A finales de septiembre de 2018, la Guizhou Aircraft Corporation llevó a su fábrica a unas 12 delegaciones militares extranjeras, principalmente de África, para presenciar el “primer vuelo” inaugural de su FTC-2000G biplaza, un avión de caza ligero monomotor, basado en el avión de entrenamiento FTC-2000 que voló por primera vez en diciembre de 2003.

El FTC-2000G, aunque propulsado por un motor turborreactor antiguo, cuenta con un moderno radar y un sistema electrónico que permite el despliegue de modernas municiones guiadas de precisión (PGM).  Pero su característica más atractiva es su precio informado de apenas 10 millones de dólares.

Una alternativa un poco más cara es el L-15 de Hongdu Aircraft Corporation, un avión de combate o entrenador biplaza supersónico propulsado por dos turbofan. Como las versiones del L-15 y el FTC-2000 forman parte de la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación y la Fuerza Aérea de la Marina del EPL, su marketing de ventas se beneficia de la “subvención” de un gran sistema de apoyo logístico. Hasta ahora solo Zambia adquirió el L-15, pero Uruguay y Ucrania son potenciales clientes.

Mucho más exitoso es el FC-1 de Chengdu Aircraft Corporation, un caza de exportación supersónico propulsado por un solo turbofan. Fue codesarrollado con Pakistán, que hasta ahora ha coproducido cerca de 100 con la denominación JF-17.

Accionado por un turbofan Klimov RD-33 de fabricación rusa, podría entrar en servicio en China después de que la próxima versión “Block 3” adquiera un nuevo motor turbofan de fabricación china, en desarrollo desde la última década.

Además de Pakistán, solo Nigeria y Birmania compraron el FC-1/JF17, pero con un turbofan chino podría resultar más atractivo para una lista de países aparentemente interesados: Arabia Saudita, Argelia, Argentina, Azerbaiyán, Bangladesh, Egipto, Irán, Malasia, Marruecos, Qatar, Sri Lanka y Venezuela.

Por su precio informado de entre 20 y 30 millones de dólares, el FC-1 también emplea modernos sistemas de radar y electrónicos que permiten el despliegue de una gran variedad de MGP fabricados en China, como el misil de ataque balístico CM-400AKG de velocidad hipersónica y 400 km de alcance, que además puede apuntar a grandes buques como los portaaviones.

La versión Block 3, que se espera que vuele a finales de 2019, puede costar entre 40 y 50 millones de dólares y, según se informa, estará equipado con un radar de barrido electrónico activo de matriz en fases (AESA) de mayor alcance. Esto podría permitir el uso de uno de los misiles aire-aire de mayor alcance del mundo, el PL-15 chino de 200 km de alcance estimado.

Aunque la Fuerza Aérea de Estados Unidos (USAF) no operó un caza ligero desde que utilizó brevemente el caza Northrop F-5A durante la guerra de Vietnam, por primera vez desde la década de 1980 tiene un caza ligero potencialmente muy atractivo para ofrecer: una versión modificada del avión de entrenamiento supersónico Boeing T-X desarrollado con el Grupo SAAB de Suecia.

En septiembre de 2018, Boeing ganó un contrato para construir 351 aviones de entrenamiento T-X, pero eso podría expandirse a 475, lo que resultaría en un precio unitario estimado de alrededor de 20 millones de dólares. Boeing estima que el mercado mundial es de más de 2000 unidades. Parte de la estrategia de bajo precio de Boeing fue utilizar el económico turbofán F404 de General Electric que también impulsaba al Northrop F-20.

Una versión monoplaza del T-X podría alcanzar un precio de entre 40 y 50 millones de dólares, lo que resultaría atractivo para los países que Estados Unidos no quisiera que formaran parte de la red militar antidemocrática de China.

Un caza de este tipo también podría proporcionar un avión entrenador avanzado de bajo costo para apoyar el entrenamiento de cazas de quinta generación como el F-35 de Lockheed-Martin, que son más caros de operar.

Pero tiene sentido desarrollar rápidamente una versión de caza del T-X que pueda competir con los cazas de bajo costo de China para darle a la diplomacia militar estadounidense una mejor herramienta para contrarrestar el desarrollo de la red militar mundial de China.

Rick Fisher es miembro senior del Centro Internacional de Evaluación y Estrategia.

***

Te puede interesar

¿Cuál es el verdadero significado de la esvástica?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS