Casa Blanca: Biden vetaría proyecto de ley de seguridad fronteriza si el Congreso lo aprueba

Por Zachary Stieber
08 de Mayo de 2023 6:16 PM Actualizado: 08 de Mayo de 2023 6:16 PM

El presidente Joe Biden vetaría un proyecto de ley destinado a mejorar la seguridad fronteriza si el Congreso aprueba la legislación, dijo la Casa Blanca el 8 de mayo.

La Resolución 2 (H.R. 2) de la Cámara de Representantes, denominada Ley de Seguridad Fronteriza de 2023, requeriría que se reanudara la construcción del muro en la frontera entre EE. UU. y México, impondría un nivel mínimo de agentes de la Patrulla Fronteriza de EE. UU. y requeriría un plan para mejorar seguridad de frontera.

Si se aprueba, el patrocinador, el representante Mario Diaz-Balart (R-Fla.), dijo “proporcionaría soluciones reales y bien pensadas para restablecer el orden en la frontera suroeste, mejorar nuestra seguridad nacional y, lo que es más importante, protegería a los menores no acompañados—algo que la administración se ha negado a reconocer y no ha actuado en consecuencia”.

Sin embargo, Biden no dudará en vetar el proyecto de ley si se envía a su oficina, dijo la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca en un comunicado.

Foto de la época
Los agentes de la Patrulla Fronteriza detienen a varios inmigrantes ilegales que estaban siendo contrabandeados desde la frontera entre Estados Unidos y México a San Antonio, en Brackettville, Texas, el 26 de agosto de 2022. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

El proyecto de ley “no hace nada para abordar las causas profundas de la migración, reduce las protecciones humanitarias y restringe las vías legales, que son alternativas críticas a la entrada ilegal”, dijo la Casa Blanca.

Los republicanos controlan la Cámara, lo que les permite aprobar el proyecto sin apoyo demócrata. Los demócratas tienen una mayoría de 51-49 en el Senado.

Incluso con el apoyo de algunos demócratas, sería difícil anular un veto, que requiere dos tercios de los votos de cada cámara. El Congreso solo ha anulado dos vetos desde 2008.

Vetos presidenciales

Históricamente, algunos presidentes rara vez han vetado mientras estaban en el poder; otros han vetado cientos de proyectos de ley.

Los presidentes John Adams y Thomas Jefferson, por ejemplo, no vetaron ninguna ley, según The American Presidency Project de la Universidad de California Santa Bárbara.

El presidente Franklin D. Roosevelt vetó 635 mientras que el presidente Grover Cleveland vetó 414.

En los últimos años, los presidentes George W. Bush y Barack Obama solo vetaron 12 proyectos de ley cada uno a pesar de llevar dos mandatos completos, y el presidente Donald Trump vetó 10 proyectos de ley en cuatro años de mandato.

Biden no vetó ninguna ley en el 177º Congreso, en el que los demócratas controlaban ambas cámaras legislativas.

Él ya emitió dos vetos desde que los republicanos obtuvieron el control de la Cámara en enero—uno sobre la regulación del agua y el otro sobre una regla de inversión—y la Cámara no logró anular ninguno de ellos.

En total, los presidentes han utilizado el poder de veto 2586 veces. Solo 112 vetos han sido anulados.

Los vetos están establecidos en la Constitución de Estados Unidos.

Un presidente puede devolver el proyecto de ley al Congreso o, si el Congreso está en receso, negarse a actuar sobre un proyecto de ley sin regresarlo a los legisladores. Esto último se conoce como veto de bolsillo.

Normalmente, la inacción presidencial sobre una legislación aprobada durante 10 días significa que el proyecto se convierte en ley.

Contenido del proyecto de ley

El proyecto de ley de 213 páginas requiere que la administración Biden, obliga al gobierno de Biden a reanudar, en un plazo de siete días tras la promulgación de la ley, los proyectos de construcción del muro fronterizo que estuvieran en marcha o planificados antes del 20 de enero de 2021, día en que Biden asumió el cargo.

También exige que una vez al año—hasta que la construcción del muro fronterizo “se haya completado”—se presente un plan para terminar el muro, que incluya estimaciones de costos.

El proyecto de ley también estipularía que al menos 900 millas de la frontera estén cubiertas por un muro.

Otro plan exigido incluiría un análisis de los riesgos de seguridad tanto en los puertos de entrada como entre ellos, en las fronteras norte y sur, y la identificación de la tecnología que podría adquirirse para hacer frente a los riesgos.

Se calcula que el programa tecnológico costará al menos USD 100 millones.

Con el fin de retener y atraer a nuevos trabajadores, el proyecto de ley autorizaría la asignación de USD 100 millones para ofrecer primas de retención a algunos agentes fronterizos y exigiría a los funcionarios contar con al menos 22,000 agentes a tiempo completo.

Otras partes del proyecto de ley exigen que los funcionarios publiquen información sobre el número de extranjeros ilegales que se encuentran en las fronteras; que los agentes fronterizos tengan acceso en tiempo real a las bases de datos de antecedentes penales gestionadas por los países de los que proceden los inmigrantes que llegan a Estados Unidos; la recopilación de datos biométricos de algunos inmigrantes; la prohibición de imponer la vacuna contra COVID-19 a los empleados del Departamento de Seguridad Nacional; y que los empresarios utilicen el sistema e-Verify para asegurarse de que las personas que contratan pueden trabajar legalmente en Estados Unidos.

“La política de fronteras abiertas del presidente Biden es una crisis humanitaria y de seguridad nacional”, dijo el presidente de la Cámara Kevin McCarthy (R-Calif.) cuando se propuso el proyecto de ley.

“Es por eso que los representantes Mario Diaz-Balart y Tom McClintock introdujeron H.R. 2, la Ley de Seguridad Fronteriza, que restauraría la cordura, la seguridad y la protección en nuestras fronteras”.

McCarthy prometió una votación sobre la legislación.

Los líderes republicanos dijeron a los medios de comunicación que la votación está prevista para el 11 de mayo. Ese mismo día expirará la emergencia de salud pública por COVID-19, lo que pondrá fin al Título 42, una política impuesta en 2020 que permite a los agentes expulsar rápidamente a algunos inmigrantes ilegales porque pueden ser portadores de COVID-19.

Se espera que los cruces de inmigrantes ilegales aumenten con el cambio de política, lo que obligó a Biden a ordenar el envío de tropas a la frontera.

Oposición Demócrata

La Casa Blanca dijo que una estrategia exitosa para lidiar con la frontera incluye diversas vertientes, incluidas “la aplicación estricta en la frontera de cruces ilegales, disuasión para desalentar la inmigración ilegal y vías legales para garantizar que aquellos que necesitan protección no sean rechazados para afrontar la muerte o lesiones graves”.

“El proyecto de ley eliminaría casi todo el acceso a las protecciones humanitarias de maneras que son incompatibles con los valores y las obligaciones internacionales de nuestra nación”, dijo la Casa Blanca, además de prohibir el uso de la solicitud de Protección Aduanera y Fronteriza para procesar a los no ciudadanos a quienes se les otorga libertad condicional y recorte de fondos para algunos programas.

“Si bien damos la bienvenida al compromiso del Congreso sobre medidas significativas para abordar la inmigración y los problemas en la frontera, este proyecto de ley empeoraría las cosas, no las mejoraría. Dado que este proyecto de ley hace muy poco para aumentar realmente la seguridad fronteriza, mientras que hace mucho para pisotear los valores fundamentales de la nación y las obligaciones internacionales, debe ser rechazado”, dijo la Casa Blanca.

“Si al presidente se le presentara la H.R. 2, la vetaría”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.