Casi 27 millones de estadounidenses a menudo no tienen suficiente de comer, dice encuesta del gobierno

Por Naveen Athrappully
29 de Junio de 2023 1:43 PM Actualizado: 29 de Junio de 2023 1:43 PM

Los índices de hambre en Estados Unidos aumentaron en el último año tras el fin de la pandemia de COVID-19 y un período de alta inflación.

Más de 26.5 millones de estadounidenses declararon que “a veces no tienen suficiente para comer” o “a menudo no tienen suficiente para comer” en los últimos siete días, según un informe del 28 de junio de la Encuesta del Pulso de los Hogares de la Oficina del Censo de Estados Unidos realizada entre el 7 y el 19 de junio.

El número de estadounidenses con hambre en junio aumentó un 4.33% con respecto a la encuesta del mes pasado y un 11.8% con respecto a la encuesta de junio de 2022. Más de 10.9 millones de estadounidenses reportaron haber recogido comestibles gratis en el informe de junio de 2023. Aunque es inferior a los 12.2 millones de mayo de 2023, sigue siendo elevado en comparación con los 8.9 millones de junio de 2022.

El aumento del índice del hambre coincidió con la disminución de la ayuda gubernamental para la pandemia, así como con las elevadas tasas de inflación.

Durante la pandemia de COVID-19, el gobierno instituyó múltiples medidas para garantizar que los estadounidenses pobres tuvieran acceso a alimentos baratos o gratuitos, incluyendo una exención a nivel nacional que permitió temporalmente comidas gratuitas en las escuelas, y el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP).

El fin de estos beneficios significa que ahora los estadounidenses pobres tienen que pagar de su propio bolsillo los alimentos. A la vez, la inflación hizo subir los precios de los alimentos en el último año, asestando un segundo golpe a los presupuestos para alimentación.

Según datos de la Oficina de Estadísticas Laborales, la inflación anualizada de los alimentos se ha mantenido constantemente por encima del 6% durante todos y cada uno de los meses desde noviembre de 2021. Cuando Biden se convirtió en presidente en enero de 2021, la inflación de los alimentos era de solo el 3.8%.

Estadounidenses con hambre

Según una encuesta realizada en junio por Propel, que ofrece servicios financieros a personas de bajos ingresos, más del 30% de los encuestados tuvieron que depender de familiares o amigos para comprar alimentos en junio, y casi la mitad de los encuestados dijeron que no podían permitirse el tipo de comida que querían.

“La proporción de usuarios encuestados que comieron menos y visitaron las despensas de alimentos en junio sigue siendo significativamente mayor que antes de que expiraran las asignaciones de emergencia del SNAP, en torno al 50% y al 30%, respectivamente”, señala la encuesta, realizada entre el 1 y el 14 de junio.

Más del 30% se saltó comidas durante los 30 días anteriores a la encuesta. Muchos hogares también se vieron obligados a elegir entre la comida y el pago de sus facturas, por lo que se retrasaron en el pago del alquiler y los servicios públicos.

“Casi no tenemos dinero para comida. Mis hijos comen en casa de sus abuelos y yo intento comer en el trabajo, ya que trabajo en un restaurante. Yo dependo de llevarme los pedidos erróneos del trabajo para alimentar a mis hijos en casa”, dijo Beverly, una madre de Georgia, citada en la encuesta.

Donaciones de alimentos

Según un informe de septiembre de 2022 del Departamento de Agricultura de EE. UU. (pdf), el 89.8% de los hogares estadounidenses tenían “seguridad alimentaria” en 2021, y el 10.2% restante (13.5 millones de hogares) se consideraban “inseguros alimentariamente”.

“El hogar típico (mediano) con seguridad alimentaria gastó un 16 por ciento más en alimentos que el hogar típico del mismo tamaño y composición con inseguridad alimentaria”, señala el informe.

Uno de los aspectos de la Agencia de Protección Medioambiental de EE.UU. (EPA), la “Jerarquía de recuperación de alimentos”, se centra en la alimentación de las personas con hambre mediante la donación del excedente de alimentos a comedores sociales, bancos de alimentos y refugios.

La EPA estimó que en 2019 el comercio minorista de alimentos, el servicio de alimentos y los sectores residenciales generaron en el país alrededor de 66 millones de toneladas de alimentos desperdiciados. La agencia señaló que “en muchos casos, los alimentos arrojados a los vertederos de nuestra nación son alimentos sanos y comestibles”.

“Podemos ser líderes en nuestras comunidades recolectando alimentos vírgenes y saludables y donándolos a nuestros vecinos necesitados. Al donar alimentos, estamos alimentando a la gente, no a los vertederos, apoyando a las comunidades locales y evitando que todos los recursos que se emplearon en producir esos alimentos se desperdicien”.

Las empresas que donan alimentos también pueden beneficiarse de incentivos fiscales. La EPA enumera los recursos que la gente puede utilizar para encontrar comedores sociales, bancos de alimentos, despensas y refugios que puedan estar interesados en aceptar donaciones de alimentos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.