Cataratas de Sangre, el increíble fenómeno natural de la Antártida

28 de Abril de 2017 Actualizado: 28 de Abril de 2017

La Antártida, ese particular lugar en el extremo del mundo, ha sido sujeto de muchas noticias en los últimos años, tales como el avistamiento de unas pirámides prehistóricas, una supuesta base debajo del hielo y -en este caso- una cascada que fluye como ninguna otra en el mundo.

La cascada recibió el nombre “Cataratas de Sangre” debido a su intenso color rojo, convirtiéndose en uno de los fenómenos naturales más fantásticos del planeta.

Estas cataratas que fluyen en el glacial se encuentran en los Valles Secos de McMurdo a un costado del glaciar Taylor y sus aguas escarlatas caen con fuerza en el Lago Bonney.

Las Cataratas de Sangre sólo pueden ser alcanzadas vía helicóptero desde estaciones y bases de investigación de la Antártida, o bien por cruceros que visitan el Mar de Ross.

A pesar de ser un lugar bastante inaccesible, este ha despertado el interés de todos, especialmente de los científicos quienes estudian y analizan los microbios que habitan en las aguas desde hace miles de años, como si el tiempo no hubiese transcurrido para ellos.

Inicialmente, el lugar fue hallado en 1911 por el geólogo australiano Thomas Griffith Taylor, y los primeros exploradores que se adentraron en la Antártida creyeron que el tono rojizo se debía a unas algas que teñían las aguas de ese color. Sin embargo, esta teoría posteriormente fue descartada, de acuerdo a lo recogido por Infobae.

En el año 2015, de la mano de un equipo financiado por la National Science Foundation vino la respuesta que pudo dilucidar el enigma.

[insert page=’los-3-avistamientos-mas-enigmaticos-del-google-earth’ display=’template-relacionadas.php’]

Explicación prehistórica

Hace 5 millones de años, los niveles del mar crecieron, inundando el este de la Antártida y formando un lago de agua salada.

Millones de años después, se formaron glaciares arriba de este lago, por lo que quedó totalmente separado del resto del continente. Siendo así, el agua de las Cataratas de Sangre es como una “cápsula del tiempo” preservada a 400 metros por debajo de la superficie.

Mientras los glaciares encima del lago comenzaron a congelarse, el agua enterrada se hizo cada vez más salada, pero además de estar separada del resto del continente antártico, esta no tuvo contacto con la atmósfera, es decir que nunca fue alcanzada por rayos solares y se encuentra completamente desprovista de oxígeno.

Otra particularidad, es que esta agua es muy rica en hierro, mineral que llegó allí gracias al roce entre los glaciares y la base marina debajo del lago.

Cuando el agua salada del lago subglacial se filtra a través de una fisura del glaciar, cae en cascadas por el Taylor hasta el Lago Bonney. Rica en hierro como es, cuando esta agua entra en contacto con el aire, se oxida, lo que da origen a su color sangre escarlata.

El mundo y la naturaleza siempre parecen sorprendernos. Cuanto más creemos que conocemos el planeta, nos damos cuenta de que en realidad, solo sabemos un ínfimo fragmento de toda la historia de nuestra Tierra y de los cambios periódicos del universo.

TE RECOMENDAMOS