Causa y efecto: un terremoto que tomó 50 años de preparación

Por The Epoch Times
06 de Marzo de 2021
Actualizado: 06 de Marzo de 2021

Cuando durante la dinastía Qing un devastador terremoto dejó todas las casas de la ciudad derrumbadas e innumerables personas heridas y fallecidas, el hijo de Niu, prefecto de Ningyuan, pereció y Niu sufrió una grave lesión en el pie que le de impidió caminar adecuadamente.

En su angustia, Niu Shumei escribió un largo artículo para cuestionar al Dios del Pueblo, acusándolo de disfrutar del incienso que la gente quemaba para él pero no los protegía. En sus duras palabras, Niu desafió al Dios del Pueblo preguntándole si era posible que todos en el  pueblo fueran malvados y merecieran morir. Dijo que tenía la conciencia tranquila, pero que su hijo había muerto y que él también estaba herido. Se preguntó si el camino del Cielo no era lo suficientemente bueno para que la gente tuviera fe y si los dioses también se equivocaban en su juicio.

Esa noche, Niu Shumei soñó que el Dios del Pueblo lo invitaba a su casa y le decía: “Me reprendiste en tu escrito con justicia propia y justificación, pero realmente no entiendes cómo funcionan los dioses y los espíritus, y por eso te he invitado a charlar para abordar tu pregunta y tus comentarios difamatorios”.

El Dios del Pueblo continuó: “Todas las calamidades son el resultado del karma y pecados acumulado por la gente a lo largo del tiempo, y nada es accidental”.

Luego le reveló a Niu el secreto de cómo los dioses pasaron 50 años planeando el terremoto. “Hubo una investigación de 50 años y un registro en relación con el actual terremoto, y todos aquellos que se suponía que no debían sufrir han sido reubicados en otro lugar; si hubieran cometido nuevos pecados, habrían sido trasladados de vuelta; incluso si hubiera cambios en el momento de la catástrofe, tales cambios se habrían tenido en cuenta y las vidas humanas nunca serían ignoradas”.

“Si este es el caso”, cuestionó Niu Shumei, “¿quieres decir que no había ni siquiera una persona de buen corazón en todo el pueblo, y que mi hijo y yo también merecíamos ser condenados?”.

“Hay tres familias en el pueblo que permanecen sanas y salvas”, dijo el Dios del Pueblo. “Una es la familia de una mujer que está viuda hace tres generaciones y ahora cuida de su nieto. Otra es la familia de un médico que nunca vende medicinas falsas, e iría a atender a un paciente lo mejor posible siempre que hubiera tal necesidad, sin importar si es en medio de la noche o si el camino está mojado y lodoso; otra es la familia de una anciana y su joven nieto, que se ganan la vida vendiendo pasteles de arroz frito. Todos están sanos y salvos. Puedes ir y comprobarlo. Yo no diría mentiras”.

Imagen ilustrativa (La Gran Época)

“Tu hijo había hecho muchas cosas malas en su vida anterior, y como resultado cumplió con su debida retribución en el terremoto”, dijo el Dios del Pueblo a Niu. “Tú también habrías sido condenado, pero como eres un funcionario honesto y trabajador, se te dio un castigo indulgente y solo te heriste el pie. En una palabra, los dioses y el Cielo son extremadamente cautelosos al aplicar las recompensas o los castigos y nunca concederán ningún favor extra a ninguna persona en particular. Todo desastre o buena fortuna tiene sus razones, así que, si haces lo mejor para ser un buen oficial, podrías ser promovido al puesto de Comisionado de Justicia”.

Después de escuchar todo esto, Niu Shumei agradeció al Dios del Pueblo y se disculpó por lo que escribió en el artículo.

Después de que se despertó, Niu fue a ver a las tres familias de las que el Dios del Pueblo le habló en el sueño. Encontró a las familias de la mujer y del médico, aunque le costó un poco más encontrar a la anciana que vendía pasteles de arroz frito. Le dijo al Sr. Niu que ella trataba a la gente de forma justa y que cuando se encontraba con personas mayores o discapacitadas, seguía vendiéndoles pasteles con descuento o no les cobraba nada.

También le dijo a Niu que dos días antes de que el terremoto se produjera, tuvo más clientes y la oferta superó la demanda, así que ella y su pequeño nieto pasaron la noche haciendo pasteles de arroz frito para venderlos al día siguiente. Luego vino el terremoto y los dos estuvieron cubiertos bajo la casa derrumbada durante tres días antes de ser rescatados. Sobrevivieron con pasteles de arroz frito durante esos tres días.

Niu Shumei quedó muy sorprendido al escuchar la historia, y desde entonces adquirió un entendimiento aún más profundo del principio de causa y efecto y trabajó aún más duro para ser un buen funcionario. Más tarde, fue promovido al cargo de Comisionado de Justicia de Sichuan.

Nota del editor

Niu Shumei fue una persona real en la historia (1791-1875), nacido en Gansu y fue el candidato seleccionado en el Examen Imperial en el 21º año del período Daoguang en la dinastía Qing. Sirvió como magistrado del condado de Zhangming (actual ciudad de Jiangyou), prefecto de Maozhi y Ningyuan y Comisionado de Justicia de Sichuan en su carrera de funcionario.

Niu fue descrito en The Draft History of Qing como “transparente y prudente en la adjudicación de casos”. No dejó ningún caso sin resolver, y fue profundamente respetado por el pueblo”.

El terremoto en cuestión ocurrió en Xichang en la noche del 12 de septiembre de 1850 (7 de agosto del año lunar, y el 3.8º año del período Daoguang). Fue un terremoto devastador de magnitud 7,5.

Se registró en The Draft of Qing History sobre la situación en Ningyuan, “la tierra tembló y la ciudad entera se derrumbó, dejando muchas personas muertas o heridas. Shumei fue sepultado bajo los escombros, pero sobrevivió. La gente local de Sichuan dijo que el Cielo perdonó a Niu Qingtian (un apodo que le dio la gente en alabanza a su rectitud e integridad), para que pudiera promover la bondad y la benevolencia. Shumei se culpó por no tener abundante virtud y haber protegido a la gente, y reflexionó sobre ello. Luego ofreció todo lo que pudo para ayudar a las víctimas y obtuvo un respeto y un afecto aún más profundo de la gente”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS