CEO de MyPillow apelará pago millonario a quien desafió sus datos electorales

Por Tom Ozimek
22 de Febrero de 2024 10:13 PM Actualizado: 22 de Febrero de 2024 10:13 PM

El CEO de MyPillow, Mike Lindell, prometió apelar la decisión de un juez federal por confirmar el fallo de una corte de arbitraje que le ordenó pagar USD 5 millones a un ingeniero de software. El beneficiado afirmó haber cumplido las condiciones para ganar el desafío “Demuestre que Mike se equivocó” del Sr. Lindell con respecto a los datos electorales de 2020.

El juez de distrito estadounidense John R. Tunheim, designado por el expresidente Bill Clinton, dijo en una orden del 21 de febrero que las cortes tienen autoridad limitada con respecto a las disputas de arbitraje, pero de todos modos ordenó al Sr. Lindell pagar la indemnización de USD 5 millones más intereses dentro de los 30 días.

“Por supuesto que vamos a apelar”, dijo el Sr. Lindell a The Associated Press cuando se le pidió que respondiera al fallo. “Este sujeto no se merece ni un centavo”.

El “sujeto” en cuestión es Robert Zeidman, un autodenominado “detective digital” y especialista en informática forense que sirvió como testigo experto en más de cien casos relacionados con disputas sobre la propiedad del código.

Información “relacionada con” las elecciones de 2020

El Sr. Zeidman, un republicano que dice que votó dos veces por el expresidente Donald Trump, participó en el desafío de USD 5 millones llamado “Demuestre que Mike se equivocó”, en agosto de 2021.

Este fue un desafío abierto para los expertos en software y otros para demostrar que los datos obtenidos por Lindell (que, según él, demostraban el hackeo chino de las elecciones presidenciales de 2020) no eran, de hecho, “información relacionada con las elecciones de noviembre de 2020” válida, según las bases del concurso, citó el juez en su fallo.

El juez citó a expertos diciendo que el Sr. Zeidman logró demostrar que los datos de Lindell no contenían “captura de paquetes de datos” y, por lo tanto, no podrían haber provenido directamente “del proceso electoral” en sí.

El Sr. Lindell argumentó que el detective digital no cumplió con los requisitos del concurso porque no pudo demostrar que los datos no estaban ampliamente “relacionados con” o “sobre” las elecciones de 2020, como los datos de tráfico de Internet.

De acuerdo a las reglas del desafío, los concursantes debían demostrar que los datos del Sr. Lindell no estaban “relacionados con las elecciones de noviembre de 2020” o no “reflejaban los datos de las elecciones de noviembre de 2020”.

Según una lectura de las reglas “Demuestre que Mike se equivocó”, los jueces del concurso determinaron que el detective digital no cumplió con los requisitos y, por lo tanto, no era elegible para cobrar el premio de USD 5 millones.

El señor Zeidman no estuvo de acuerdo. A continuación, presentó una queja ante un panel de arbitraje, argumentando que la definición del concurso de información “relacionada con” o “reflejante de” las elecciones de noviembre de 2020 era demasiado amplia y “no era ni razonable ni consistente con las afirmaciones del Sr. Lindell sobre los datos”.

El panel de arbitraje estuvo de acuerdo y concluyó que el Sr. Zeidman “probó que los datos proporcionados por Lindell LLC y que representaban información reflejada de las elecciones de noviembre de 2020, inequívocamente no reflejaban los datos de noviembre de 2020”.

El Sr. Lindell presentó una moción para anular el laudo arbitral, mientras que el Sr. Zeidman respondió con una acción para confirmarlo, por lo que el caso llegó ante el juez Tunheim.

Más detalles

El juez señaló en su fallo del 21 de febrero que el fallo del panel de arbitraje a favor del Sr. Zeidman se basa en la suposición de que las reglas del concurso “Demuestre que Mike se equivocó”, que desafían a los concursantes a demostrar que los datos no estaban “relacionados con” las elecciones de 2020, son las mismas “de” la elección, directamente.

“El panel también concluyó que los únicos datos electorales posibles serían las capturas de paquetes de datos, por lo que si el participante concluyera que no eran ese tipo de datos, habrían demostrado que no pueden estar ‘relacionados con las elecciones de noviembre de 2020′”, escribió el juez.

Lindell cuestionó esta determinación y prometió apelar.

El propio juez insinuó que, si hubiera sopesado el caso según sus méritos en lugar de decidir si el panel de arbitraje tenía la autoridad para obligar al Sr. Lindell a pagar, “podría haber llegado a un resultado diferente dada una revisión inicial independiente sobre la información”.

Sin embargo, el juez dijo que no pudo identificar evidencia de que el panel de arbitraje se excedió en su autoridad cuando dictaminó que Lindell debía otorgar el premio del concurso de 5 millones de dólares al Sr. Zeidman.

“Bajo la estrecha revisión de la Corte, se confirmará el laudo arbitral”, escribió el juez Tunheim.

El Sr. Zeidman no estuvo disponible de inmediato para hacer comentarios.

Presión sobre Lindell

El Sr. Lindell, quien ha apoyado abiertamente las afirmaciones del presidente Trump de que le robaron las elecciones de 2020, ha enfrentado varias formas de presión por lo que dice que son sus opiniones políticas.

En una aparición en octubre en el podcast “War Room” de Steve Bannon, el Sr. Lindell dijo que se enfrentaba a múltiples auditorías por parte del Servicio de Impuestos Internos.

Lindell indicó que los auditores estaban investigando los ingresos de los trabajadores subcontratados de los centros de llamadas y agregó que la agencia tributaria había llevado a cabo cinco auditorías dirigidas a su empresa, agregando, que estas auditorías tenían motivaciones políticas.

El IRS no respondió a una solicitud de comentarios.

Ese mismo mes, el exasesor de Trump, Peter Navarro, escribió en un artículo de opinión en el Washington Times que afirmaba que Lindell y su empresa, MyPillow, estaban siendo atacados por corporaciones “woke”.

El Sr. Navarro describió las acciones contra Lindell como una “forma peligrosa de guerra incivil que amenaza con dividir aún más nuestra nación, incluso cuando profana la Primera Enmienda.

Según el Sr. Lindell, a lo largo de los años ha habido varios esfuerzos para “cancelar” su empresa.

Él comenzó en 2021 cuando Bed Bath & Beyond declaró que dejaría de vender los productos MyPillow. Otros minoristas importantes de Estados Unidos siguieron su ejemplo a lo largo de los años, incluidos Walmart, Target, Kohl’s, Costco y Dollar General.

En 2022, Minnesota Bank and Trust declaró que había terminado su relación comercial con el Sr. Lindell y lo describió como un “riesgo para la reputación”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo clic aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.