CEO de Pfizer dice que una vacuna dirigida a la variante ómicron estará lista en marzo

Por Mimi Nguyen Ly
11 de Enero de 2022 8:53 AM Actualizado: 11 de Enero de 2022 8:53 AM

Albert Bourla, el CEO de Pfizer, dijo que una vacuna contra la COVID-19 que se dirige específicamente a la variante ómicron del virus, así como a las variantes que ya circulan, “estará lista en marzo”.

“Esta vacuna estará lista en marzo. No sé si la necesitaremos, no sé cómo se utilizará, pero estará lista, y de hecho, ya [estamos] empezando a fabricar algunas de estas”, dijo Bourla a la CNBC el lunes.

Por otra parte, en la conferencia anual sobre atención sanitaria de J.P. Morgan, que se celebra de forma virtual, Bourla dijo que Pfizer está preparada para solicitar la aprobación reglamentaria de EE. UU. para la vacuna contra la COVID-19 rediseñada, y que la empresa ha acumulado una amplia capacidad de fabricación, de modo que no será un problema el cambio inmediato.

La vacuna contra la COVID-19 podría ser finalmente una inyección anual para la mayoría de las personas, dijo Bourla, y algunos grupos de alto riesgo podrían optar a recibir las dosis con más frecuencia que eso.

La variante ómicron, de la que se informó por primera vez en Sudáfrica en noviembre, superó rápidamente a la variante Delta y se convirtió en la cepa más dominante del mundo.

Bourla declaró previamente a la CNBC en diciembre de 2021 que creía que sería necesaria una cuarta dosis de la vacuna contra la COVID-19. Dijo que anteriormente había pensado que podría tomarse 12 meses después de la tercera dosis, pero el calendario podría tener que adelantarse tras la aparición de la variante ómicron.

El lunes, Bourla dijo a la CNBC que se necesitarían más pruebas para ver si sería necesaria una cuarta dosis de la vacuna. “No sé si es necesario un cuarto refuerzo, eso es algo que hay que probar, y sé que Israel ya ha iniciado algunos de estos experimentos y nosotros también llevaremos a cabo algunos de estos experimentos para asegurarnos de que, si es necesario, lo utilizamos”, dijo.

A finales de diciembre de 2021, Israel aprobó el lanzamiento de una cuarta dosis de la vacuna contra la COVID-19, de Pfizer-BioNTech, para personas inmunodeprimidas. Está retrasando la aprobación de la cuarta dosis de la vacuna para los mayores de 60 años y los trabajadores sanitarios.

La semana pasada, Stephane Bancel, CEO de Moderna, otro fabricante de la vacuna contra la COVID-19, dijo que las personas podrían necesitar una cuarta dosis (un segundo refuerzo) en otoño, porque es probable que la eficacia del primer refuerzo disminuya en los próximos meses.

Las vacunas contra la COVID-19 actualmente disponibles en Estados Unidos son las basadas en el ARN mensajero (ARNm) de Pfizer-BioNTech y Moderna, y la vacuna de vector viral no replicante de Johnson & Johnson. La vacuna de Pfizer-BioNTech es actualmente la única disponible para los menores de 18 años en Estados Unidos, con una autorización de uso de emergencia concedida para los mayores de 12 años.

Un aviso actual de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. describe los intervalos de refuerzo disponibles para las diferentes vacunas.

Un informe de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido (pdf) descubrió que “entre los que habían recibido 2 dosis de Pfizer o Moderna la eficacia [contra la enfermedad sintomática] descendió de alrededor del 65 al 70 [por ciento] hasta alrededor del 10 [por ciento] a las 20 semanas de la segunda dosis”.

El informe dice de la primera dosis de refuerzo: “De 2 a 4 semanas después de una dosis de refuerzo la eficacia de la vacuna osciló en torno al 65 y 75 [por ciento], bajando al 55 y 70 [por ciento] de 5 a 9 semanas y al 40 y 50 [por ciento] a partir de las 10 semanas después del refuerzo”.

Los datos sugieren que la protección de la vacuna contra la hospitalización debida a la variante ómicron “es mucho mayor que la de la enfermedad sintomática, en particular después de una dosis de refuerzo, donde la eficacia de la vacuna contra la hospitalización se acerca al 90 [por ciento]”, según el informe.

Pfizer anunció el lunes tres acuerdos para ampliar el uso de la tecnología de ARNm en la que se basó su vacuna contra la COVID-19, incluido un acuerdo por valor de hasta 1350 millones de dólares con el especialista en edición genética Beam Therapeutics.

La empresa también está tratando de colaborar con Codex DNA Inc, para permitir potencialmente un desarrollo más eficiente de vacunas, terapias y otros productos biofarmacéuticos basados en el ARNm.

También cuenta con una biotecnología privada, Acuitas Therapeutics, que se centrará en el uso de la tecnología de nanopartículas lipídicas de la empresa con sede en Vancouver para desarrollar hasta 10 vacunas o terapias.

Con información de Reuters.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.