Cerca de 10.000 personas desfilan en Nueva York para denunciar una persecución en China

Los practicantes de la disciplina espiritual Falun Dafa piden por el fin de 20 años de represión
Por Cathy He y Eva Fu - La Gran Época
17 de Mayo de 2019 Actualizado: 17 de Mayo de 2019

NUEVA YORK – trajes tradicionales, pancartas coloridas con mensajes de esperanza y melodías resonantes interpretadas por una banda marchante de 500 personas – estos fueron los puntos álgidos de un desfile celebrado en Manhattan el 16 de mayo para conmemorar el Día Mundial de Falun Dafa.

Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, es una práctica espiritual introducida al público en 1992, que consiste en ejercicios meditativos y un conjunto de enseñanzas morales centradas en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

Una practicante de Falun Dafa con traje de flores de loto durante un desfile para celebrar el Día Mundial de Falun Dafa en Manhattan, Nueva York, el 16 de mayo de 2019. (Edward Dye/La Gran Época)

Aunque se practica libremente en más de 70 países, esta disciplina es suprimida en China como resultado de una brutal persecución lanzada por el régimen comunista chino hace casi dos décadas.

Alrededor de 10.000 practicantes de Falun Dafa de docenas de países marcharon a lo largo de Manhattan, desde la Plaza de las Naciones Unidas en la calle 47 y la Segunda Avenida, atravesando Times Square, y finalmente terminando cerca del consulado chino en la 12ª Avenida.

El desfile fue tanto una celebración de la práctica pacífica como un recuerdo de los que sufren la persecución en China.

La Banda Marchante Tian Guo, formada por practicantes de Falun Dafa, marcha por Times Square en Nueva York el 16 de mayo de 2019. (Edward Dye/La Gran Época)

“Queremos mostrar la energía positiva de los practicantes de Falun Dafa”, dijo Sofia Drevemo, diseñadora gráfica 3D de Suecia.

Aunque el desfile tiene como objetivo concientizar sobre la brutal persecución, Drevemo dijo que los practicantes deseaban hacer esto desde un punto de partida positivo.

“Por eso todos somos tan coloridos y estamos de buen humor, porque para poder [ayudar a otros] a entender lo más difícil, necesitamos hacerlo de una manera positiva”, dijo.

Una practicante de Falun Dafa vistiendo ropa tradicional argentina durante el desfile en Manhattan el 16 de mayo de 2019. (Samira Bouaou/La Gran Época)

El estado de ánimo entre los miles de practicantes parecía coincidir con su ropa de colores vibrantes, que brillaba bajo la suave luz del sol primaveral. El sonido de los tambores tocados por una compañía china de tambores a la cintura, y las melodías interpretadas por la Banda Marchante Tian Guo, compuesta por practicantes de más de media docena de países, hicieron vibrar aún más la atmósfera.

Vidas cambiadas

Drevemo, con una playera amarilla adornada con las palabras “Falun Dafa es bueno”, dijo que practicar Falun Gong la ayudó a desarrollar algo que siempre había anhelado.

Sofia Drevemo de Suecia en la Plaza de las Naciones Unidas antes del desfile el 16 de mayo de 2019. (Eva Fu/La Gran Época)

“Desde que era muy joven, siempre deseé tener una confianza en mí misma que me hiciera irrompible en cualquier situación”, dijo.

“Poco a poco comprendí que esta [práctica] es lo que me llevará allí…”

Francisco La Russa, editor de video de Buenos Aires, dijo que su salud mejoró después de comenzar la práctica en 2012. Solía experimentar dolor de espalda, pero todo eso desapareció en un mes después de aprender los ejercicios.

Francisco La Russa, de Buenos Aires, vestido con traje gauchesco antes del desfile mundial de Falun Dafa, en la Plaza de las Naciones Unidas el 16 de mayo de 2019. (Eva Fu/La Gran Época)

Luego de leer el texto principal de Falun Dafa, “Zhuan Falun”, La Russa se dio cuenta de que la práctica era mucho más que solo ejercicios físicos, dijo.

“Esta [práctica] tiene principios muy puros y muy profundos que quiero seguir”, dijo.

La Russa dijo que trata de aplicar los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia en su vida diaria para mejorar su carácter. Por ejemplo, antes de que La Russa comenzara a practicar, era muy arrogante y argumentativo, pero las enseñanzas de Falun Dafa, dijo, le dieron una nueva perspectiva.

“Me proporcionó una manera de ser mejor persona”, dijo.

Peder Giertsen, un consultor de gestión jubilado de Noruega que se inició en la práctica en 1999, dijo que Falun Dafa le enseñó a ser amable y a pensar en los demás, incluso cuando parece difícil hacerlo.

Peder Giertsen, de Noruega, sostiene la bandera de su país en la Plaza de las Naciones Unidas el 16 de mayo de 2019. (Eva Fu/La Gran Época)

“Ya no tengo enemigos”, dijo. “Y solía tener bastantes porque era rudo, y era duro y directo”.

Olivier Grenier-Leboeuf, un universitario que estudia matemáticas y ciencias de la computación en la Universidad McGill en Canadá, dijo que después de que comenzó a aprender Falun Dafa hace dos años, dejó de perder el tiempo en videojuegos y navegar por Internet.

“He cambiado mi vida en cuanto a mi punto de vista”, dijo. “Solía perder mucho tiempo y tener todo tipo de malos pensamientos. He notado una fuerte purificación de mi mente después de practicar”.

Olivier Grenier-Leboeuf, miembro de la Banda Marchante Tian Guo, en la Plaza de las Naciones Unidas el 16 de mayo de 2019. (Eva Fu/La Gran Época)

Grenier-Leboeuf también toca el trombón en la Banda Marchante Tian Guo. Espera que las actuaciones de la banda puedan difundir el mensaje de que Falun Dafa es bueno.

“Creo que la música puede tocar el alma de la gente. Es una forma diferente de comunicación”, dijo.

Poniendo fin a la persecución

Antes del desfile, se realizó un acto en la Plaza Dag Hammarskjold, cerca de la sede de la ONU, donde los expositores destacaron que la represión del régimen chino continúa hasta el día de hoy.

“Las atrocidades de la sustracción de órganos siguen ocurriendo en China, lo que es muy grave”, dijo Teresa Chu, abogada de Taiwán y portavoz del Grupo de Abogados de Falun Gong de Taiwán, a La Gran Época. La organización sin fines de lucro de defensoría legal presenta demandas contra funcionarios chinos responsables de la persecución cuando viajan al extranjero a países de Asia, y aboga por que los parlamentos aprueben legislaciones sobre temas de Falun Gong, incluyendo la sustración forzada de órganos.

Teresa Chu, portavoz del Grupo de Abogados de Falun Dafa de Taiwán, en la manifestación previa al desfile del Día Mundial de Falun Dafa, en la sede de las Naciones Unidas el 16 de mayo de 2019. (Eva Fu/La Gran Época)

En 2006, surgieron informes de que el régimen chino estaba extrayendo órganos de presos de conciencia vivos, principalmente practicantes de Falun Dafa, para utilizarlos en el sistema de trasplante de órganos del país.

Un informe en profundidad del grupo de ética de trasplantes International Coalition to End Transplant Abuse in China, publicado en 2016, encontró una enorme discrepancia entre las cifras oficiales de trasplantes de China y el número de trasplantes realizados en los hospitales.

Al analizar los registros públicos de 712 hospitales chinos que realizan trasplantes de hígado y riñón, el informe mostró que cada año se realizan entre 60.000 y 100.000 trasplantes, superando con creces la cifra oficial de 10.000 a 20.000 por año. El informe concluye que el déficit se debe en gran medida a los órganos extraídos de los practicantes de Falun Dafa que se encuentran en los centros de detención de China.

En diciembre de 2018, un tribunal popular independiente con sede en el Reino Unido concluyó que la recolección forzada de órganos de los presos de conciencia ha tenido lugar en China “a una escala sustancial”.

Falun Dafa practitioners raise awareness about forced organ harvesting atrocities in China, as they march through Manhattan during World Falun Dafa Day, on May 16, 2019. (Edward Dye/La Gran Época)

Wang Zhiyuan, portavoz de la Organización Mundial para la Investigación de la Persecución de Falun Gong (WOIPFG), con sede en Estados Unidos, también llamó la atención sobre las atrocidades que se están cometiendo en China.

“[La persecución] ha continuado durante 20 años. … La sustracción de órganos, un crimen sin precedentes en el mundo, sigue ocurriendo”, dijo Wang a La Gran Época.

“Nosotros, WOIPFG, continuaremos investigando cualquier crimen de persecución contra Falun Gong y las instituciones o individuos relacionados. No importa dónde esté o cuánto tiempo tarde, iremos tras ellos, hasta el final”.

Li Mingxi en la Plaza de las Naciones Unidas el 16 de mayo de 2019. (Eva Fu/La Gran Época)

Para Li Mingxi, que se vistió como un hada de las flores de loto para el desfile, la persecución ha supuesto una pesada carga personal.

El abuelo de Li fue enviado a prisión en la provincia nororiental de Hebei por practicar Falun Dafa en 2010. Después de tres días, fue liberado, pero ya no podía hablar ni mover su cuerpo. Estaba confinado en su cama, solo podía abrir y cerrar los ojos. Murió unos días después.

Li estaba participando en un programa de verano de la escuela secundaria cuando se enteró de la noticia. Ella corrió a la casa de su abuelo para verlo en sus últimos momentos.

“Estaba aterrorizada. Una persona que se esfuerza por ser buena es arrestada por la policía; sentí que el mundo entero se había convertido en un lugar de oscuridad, y daba miedo”, dijo Li.

Practicantes de Falun Dafa llevan carteles con imágenes de víctimas fallecidas por la persecución en China, durante el desfile del Día Mundial de la Falun Dafa en Nueva York el 16 de mayo de 2019. (Samira Bouaou/La Gran Época)

Li comenzó a practicar Falun Dafa en 2016 después de que se estableció en Nueva York. En medio año, sus problemas de salud que se habían desarrollado después del parto, como presión arterial alta, dolores en las piernas y visión borrosa, desaparecieron. Además, ya no tenía que tomar medicamentos ni usar remedios naturales.

“Estoy muy contenta de estar en la tierra de la libertad y de mostrar a todo el mundo los increíbles beneficios que me ha aportado esta creencia”, dijo.

*****

¿Sabías?

Qué es Falun Dafa y por qué se propagó por todo el mundo

TE RECOMENDAMOS