Los chicos se están quedando cada vez más atrás de sus hermanas: ¿Debemos preocuparnos?

Por Leonard Sax
07 de Octubre de 2021 12:00 AM Actualizado: 07 de Octubre de 2021 10:20 AM

Existe una creciente brecha de género en la educación superior. Según las últimas cifras del Centro de Investigación de la Cámara Nacional de Estudiantes, en la primavera de 2021, las mujeres representaban el 59.5% de los estudiantes que asistían a colegios y universidades en todo el país. Entre las universidades privadas de carreras cuatro años, las mujeres representan ahora el 61% de todos los estudiantes. Ambas cifras representan nuevos récords.

Douglas Shapiro, director ejecutivo de investigación de la Centro Nacional de Intercambio de Información sobre Estudiantes, declaró a principios de este mes a The Wall Street Journal que, si se mantienen las tendencias actuales, dentro de unos años habrá dos mujeres que se gradúen en la universidad por cada hombre.

¿Y qué? En 1970, los hombres representaban el 58% de los estudiantes que asistían a las universidades, y entonces no hubo grandes protestas por el desequilibrio de género. ¿Por qué debería preocuparnos ahora que el péndulo ha cambiado de dirección?

Creo que hay buenas razones para preocuparse, que se pueden resumir en tres palabras: “emparejamiento selectivo educativo”. El emparejamiento selectivo educativo significa que si una mujer ha obtenido un título de cuatro años y busca marido, normalmente elegirá a un hombre cuyo nivel de estudios sea igual o superior al suyo. Hace cincuenta años, si un hombre obtenía un título de cuatro años y buscaba una mujer con la que casarse, podía tener muchas cualidades en mente para su futura esposa, pero el nivel educativo no era una de ellas.

En aquella época, los hombres con estudios universitarios estaban contentos de casarse con mujeres que nunca habían asistido a la universidad. En nuestra época, las mujeres con estudios universitarios esperan casarse con hombres con estudios universitarios. Y no hay suficientes hombres con estudios universitarios para todos.

Este problema no se limita a los universitarios. Yo soy médico de familia. Una joven de mi consulta, llamémosla Linda, tiene dos hijos pequeños. Nunca se ha casado. Nunca ha ido a la universidad. Me encontré con el padre de sus dos hijos. Me dijo lo mucho que quiere a Linda. Me dijo que le había propuesto matrimonio, dos veces, y que ambas veces Linda lo había rechazado. Le pregunté a Linda, con toda la delicadeza posible, por qué no quería casarse con el padre de sus dos hijos. Ella respondió: “Dr. Sax, ya tengo dos bebés en casa. No necesito un tercero”.

En todos los niveles, no solo entre los universitarios, las jóvenes que buscan un hombre para casarse buscan hombres que sean al menos tan competentes y trabajadores como ellas. Pero desde la década de 1980, el rendimiento académico de los chicos en la escuela secundaria ha disminuido en relación con el de las chicas, no principalmente porque las chicas lo hagan mejor, sino porque los chicos lo hacen peor.

Las tasas de matrimonio en Estados Unidos alcanzaron un máximo de 16.4 por 1000 al año en 1946. En 1990, la tasa de matrimonios seguía siendo de 9.8 por cada 1000. En la actualidad, la tasa de matrimonios es de 6.1 por 1000: es la más baja de la que se tiene constancia, que se remonta a la década de 1880. Aunque son muchos los factores que han contribuido al declive del matrimonio, los estudiosos coinciden en que uno de los principales factores que lo impulsan es la realidad de que muchas mujeres quieren que sus maridos ganen más que ellas. Las mujeres estadounidenses siempre han tendido a preferir a los maridos que ganan más que ellas, pero el creciente fenómeno de los jóvenes de bajo rendimiento significa que no hay suficientes hombres exitosos para todos.

Sin embargo, muchas mujeres siguen queriendo tener hijos. ¿Qué puede hacer una mujer que quiere tener un hijo pero no encuentra un marido adecuado? Entre las mujeres que han obtenido una licenciatura o un posgrado, aproximadamente una de cada cuatro mujeres de entre 32 y 38 años no estaba casada cuando tuvo su primer hijo, según la última encuesta publicada a principios de este mes, que el autor, Andrew Cherlin, analizó en el blog del Instituto de Estudios de la Familia. Esto supone un aumento de más de seis veces con respecto a 1996, cuando la proporción de mujeres solteras en ese grupo era solo del 4%.

¿Qué es lo que impulsa el aumento del número de chicos desmotivados y de jóvenes con bajo rendimiento? ¿Y qué podemos hacer al respecto? En mi libro “Niños a la deriva”, identifico múltiples factores que se han combinado para desvincular a los niños y jóvenes del trabajo duro y el rendimiento académico. La mala noticia es que estos factores son omnipresentes. La buena noticia es que los padres que entienden estos retos pueden dotar a sus hijos de las herramientas que necesitan para desarrollar su potencial.

Un factor importante es el colapso de la construcción de la masculinidad en nuestra cultura. Hace una generación, Sam Cooke tenía una canción de éxito número 1 en la que admitía que no sabía mucho de historia.

“Ahora no pretendo ser un estudiante de primera / pero estoy tratando de serlo / porque tal vez siendo un estudiante de primera, nena / pueda ganar tu amor por mí”.

Esa canción era característica de la cultura popular estadounidense de los años sesenta y setenta. Era una época en la que los Beach Boys podían aconsejar a los jóvenes que “fueran fieles a su escuela”. Es imposible imaginar a cantantes masculinos contemporáneos como Bruno Mars o Drake cantando sobre intentar sacar mejores notas en la escuela o sobre ser fieles a su escuela. En lugar de Sam Cooke admitiendo humildemente que “no sabe mucho de historia” pero prometiendo hacerlo mejor, tenemos a Lil Nas X presumiendo en su canción de éxito ganadora del Grammy que ” nadie puede decirme nada / tú no puedes decirme nada”.

Eso significa que los padres tienen que encontrar modelos masculinos positivos para sus hijos. Ese hombre puede ser un profesor, un entrenador, un pastor o un amigo de la familia. Si tienen suerte, el padre del chico también puede ser un modelo a seguir. También aconsejo a los padres que sumerjan a sus hijos en las historias de hombres buenos, hombres que encarnan los valores que queremos que nuestros hijos aprendan. En “Niños a la deriva”, sugerí las historias del primer ministro israelí martirizado Yitzhak Rabin, del pastor alemán Dietrich Bonhoeffer y del héroe abolicionista de la Guerra Civil Joshua Chamberlain, entre otros.

En “Boys Adrift”, también presenté pruebas de que las escuelas tienen parte de la culpa de la desvinculación de los chicos de la educación. Las escuelas americanas, con algunas excepciones, se han vuelto poco amigables con los chicos. Los chicos que hacen cosas que siempre han hecho los chicos -como señalarse con el dedo diciendo “bang bang, estás muerto”, o hacer un dibujo de una espada- ahora suelen tener problemas en la escuela. Pero reprender a un niño de primaria por masticar su pasta en forma de pistola no lo convierte en un niño florido que quiere hablar de sus sentimientos. Lo más frecuente es que esa disciplina dé lugar a un niño que diga: “La escuela es una estupidez. Me voy a casa a jugar a Grand Theft Auto, donde me recompensan por matar gente”.

Los padres necesitan encontrar colegios en los que los profesores y los administradores sepan cómo crear un entorno amigable para los chicos sin que sea antipático para las chicas. (Para los interesados, ofrezco talleres sobre cómo hacer precisamente eso, basados en mis visitas a más de 460 colegios en los últimos 20 años). He aquí algunos consejos para identificar una escuela amigable para los chicos:

  • En la escuela primaria se ofrecen al menos tres recreos al día, y los niños pueden jugar a la mancha durante el recreo.
  • En el instituto: Fíjate en la lista de estudiantes que obtienen honores académicos. Busca una proporción de 50-50 entre chicos y chicas. Si el 80% de los alumnos que figuran en el cuadro de honor son chicas, año tras año, es probable que la mayoría de los chicos de ese colegio consideren que los logros académicos no son masculinos.

En los institutos de éxito, el chico que es capitán del equipo de fútbol suele ser también uno de los mejores estudiantes. Eso ya no es común en los Estados Unidos, pero sigue ocurriendo. Yo lo he visto. Cuando ocurre, no es un accidente. Los responsables de la escuela han creado deliberadamente una cultura escolar en la que está bien que un chico sea un caballero y un erudito.
Encontrar una escuela que se adapte mejor a tu hijo puede requerir que te traslades de un estado a otro, como hicimos mi mujer y yo.

La mayoría de las mujeres quieren maridos que sean iguales a ellas en cuanto a motivación, ética de trabajo y logros. En la actualidad, nuestra cultura no consigue motivar a los chicos para que trabajen tan duro como sus hermanas. Eso significa que los padres tienen que intervenir y hacer el trabajo que antes hacía la cultura.

Es mucho pedir. Pero puede hacerse.

Este artículo fue publicado originalmente por el Institute for Family Studies.

El doctor Leonard Sax es el autor de “Niños a la deriva: Los cinco factores que impulsan la creciente epidemia de chicos desmotivados y jóvenes de bajo rendimiento” (Basic Books).


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.