China adopta una nueva retórica para culpar a EE.UU. de la pandemia

Por Frank Fang
20 de Enero de 2021
Actualizado: 20 de Enero de 2021

Beijing nuevamente está difundiendo la teoría no comprobada de que el virus del PCCh puede haberse originado en Estados Unidos.

Hua Chunying, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, dijo en una sesión informativa diaria el 18 de enero que el gobierno de EE.UU. debería invitar a expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para “llevar a cabo el rastreo de origen” en Estados Unidos, dando a entender que la fuente del virus podría estar en Estados Unidos.

También pidió a los políticos estadounidenses que “respetaran la ciencia” y “dejaran de echarles la culpa” para que hubiera cooperación internacional en la lucha contra el virus.

Hua hizo estas observaciones al criticar una hoja informativa publicada recientemente por el Departamento de Estado de EE.UU., en la que se afirmaba que el Partido Comunista Chino “ha impedido sistemáticamente una investigación transparente y exhaustiva del origen de la pandemia de COVID-19, optando en su lugar por dedicar enormes recursos al engaño y la desinformación”.

COVID-19 es la enfermedad causada por el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como el nuevo coronavirus. Se originó en la ciudad central china de Wuhan, pero los investigadores de todo el mundo aún no tienen claro cuándo y cómo surgió el virus por primera vez.

Según la hoja informativa, varios investigadores del Instituto de Virología de Wuhan se enfermaron con síntomas similares a los de COVID-19 en otoño de 2019, lo que contradice la afirmación de un investigador del instituto que dijo que había “cero infecciones” entre el personal de laboratorio y los estudiantes.

“Cualquier investigación creíble sobre el origen de COVID-19 exige un acceso completo y transparente a los laboratorios de investigación de Wuhan, incluyendo sus instalaciones, muestras, personal y registros”, según la hoja informativa.

Hua negó las afirmaciones de la hoja informativa e insistió en que China estaba cooperando con las investigaciones sobre el origen del virus. También sugirió que los laboratorios de EE.UU. deberían estar abiertos a las investigaciones de la OMS.

A principios de 2020, se les negó continuamente a los expertos de EE.UU. el acceso a Wuhan para realizar investigaciones.

El régimen chino raramente admite sus propios errores y a menudo atribuye las crisis internas a la actuación de “fuerzas extranjeras” en un esfuerzo por conseguir que el pueblo chino se acate a las reglas del Partido.

La declaración de Hua no fue la primera vez que Beijing intentó atribuir el origen del virus a Estados Unidos. Otro portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Zhao Lijian, sugirió que fueron los militares estadounidenses los que “llevaron la epidemia a Wuhan” a través de Twitter en marzo de 2020.

El PCCh también trató de culpar a Italia. A finales de 2020, los medios de comunicación estatales chinos afirmaron que el virus que se propagaba por el mundo era “una especie de variante que estaba mutando en el norte de Italia”, citando a Alexander Kekulé, director del Instituto de Investigación de Bioseguridad de Alemania.

En una entrevista por correo electrónico con el periódico indio Hindustan Times el mes pasado, Kekulé declaró que sus palabras fueron sacadas de contexto de su libro y de su entrevista con la televisión alemana.

“El origen del virus en China se describe en detalle en mi libro, y también los esfuerzos de China para ocultar la magnitud del brote desde el principio. Nunca declaré que el virus provenía originalmente de Italia, esto es pura propaganda”, escribió al medio indio.

La India también fue blanco del juego de acusaciones de China. El medio estatal chino Global Times publicó una historia el 29 de noviembre del año pasado diciendo que la primera transmisión de humano a humano ocurrió en el “subcontinente indio”, varios meses antes del brote en Wuhan, citando un estudio chino que aún no había sido revisado por colegas.

El estudio chino, titulado “La transmisión críptica temprana y la evolución del SARS-CoV-2 en humanos”, fue realizado por tres investigadores, uno de ellos afiliado a la Academia China de Ciencias, administrada por el estado. El estudio, que apareció por primera vez en el sitio web del documento de investigación SSRN en noviembre del año pasado, fue posteriormente retirado.

Actualmente, un equipo de expertos de la OMS se encuentra en Wuhan, esperando que termine su período de cuarentena obligatoria antes de empezar a trabajar en la zona para investigar el origen del virus. Llegaron a Wuhan el 14 de enero.

El lunes, Garrett Grigsby, director de la oficina de asuntos globales del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. dijo al Consejo Ejecutivo de la OMS que el equipo de expertos debería tener acceso a “cuidadores, expacientes y trabajadores de laboratorio” en Wuhan, según Reuters.

“Tenemos el solemne deber de asegurarnos de que esta investigación crítica sea creíble y se lleve a cabo de forma objetiva y transparente”, añadió.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Critican a un académico chino por cuestionar el recuento de muertes por virus del PCCh en China

f

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS