China anuncia nuevos casos de variante de Covid-19 mientras surgen superpropagadores en varias ciudades

Por Nicole Hao
03 de Enero de 2021
Actualizado: 03 de Enero de 2021

Los brotes del virus del PCCh en áreas del norte de China continuaron empeorando durante el fin de semana cuando las autoridades anunciaron que habían detectado pacientes infectados con la nueva variante del virus que surgió por primera vez en el Reino Unido.

La metrópoli de Shanghái y la provincia meridional de Guangdong informaron cada una de un paciente que dio positivo por B.1.1.7 , la nueva cepa del virus derivada del Reino Unido. Ambos eran estudiantes del Reino Unido que regresaron a China en diciembre del año pasado. Después de la secuenciación del genoma, se confirmó que tenían la nueva cepa, que es más contagiosa.

Mientras tanto, las autoridades de Shenyang y Dalian proporcionaron detalles sobre los superpropagadores locales que habían transmitido el virus a decenas de personas más.

Los lugareños dijeron a The Epoch Times que sabían de casos que sus gobiernos locales no anunciaron, lo que los llevó a sospechar que las autoridades habían estado encubriendo el brote.

Un trabajador médico toma una muestra de hisopo de un niño para realizar una prueba de COVID-19 en Shenyang, China, el 31 de diciembre de 2020 (STR / AFP a través de Getty Images).

Superpropagadores

Durante el fin de semana, las autoridades anunciaron más casos en Heihe de la provincia de Heilongjiang; las ciudades de Dalian y Shenyang en la provincia de Liaoning; Beijing, y Shijiazhuang en la provincia de Hebei.

Según las autoridades de Shenyang, todos los infectados en esta última ola tuvieron contacto con una mujer de apellido Yin, que llegó a Shenyang desde Corea del Sur el 29 de noviembre de 2020.

El periódico estatal The Paper creó un mapa que mostraba cómo los contactos de Yin se infectaron, entre ellos su nieta, sus compañeros de cuarto, el personal médico que la trató en el hospital por COVID-19 y los pacientes que estaban en camas cercanas.

Una persona de seguridad escanea la temperatura corporal de un hombre en Shenyang, China, el 2 de enero de 2021 (STR / AFP a través de Getty Images).

En Dalian, un paciente de 34 años de apellido Jin transmitió el virus al menos a otras 33 personas, según funcionarios de salud locales.

En una conferencia de prensa el 3 de enero, Zhao Lian, subdirector de la Comisión de Salud de Dalian, dijo que Jin opera un puesto de ropa dentro de un centro comercial local y contrajo la enfermedad en el lugar.

Jin participó en una reunión familiar después de experimentar síntomas y transmitir el virus a 10 de los 11 miembros de la familia que estaban allí.

Las autoridades de Beijing dijeron que el último diagnóstico fue un bebé de 8 meses. La madre y la abuela del niño dieron positivo el 31 de diciembre.

Pero la mayoría de los casos que las autoridades han revelado en los últimos días están relacionados con una mujer de 31 años que fue diagnosticada el 24 de diciembre de 2020.

Las personas se alinean para las pruebas de COVID-19 en Shenyang, China, el 2 de enero de 2021 (STR / AFP a través de Getty Images).

Casos no denunciados

La Sra. Li de Beijing dijo a la edición de The Epoch Times en chino que el brote en Beijing fue mucho peor de lo que anunciaron las autoridades, y señaló que escuchó se encontraron más pacientes diagnosticados en los distritos de Shunyi y Chaoyang.

“Mucha gente se infectó con el virus en Beijing y el gobierno no se atreve a informar ningún detalle”, dijo Li.

Dijo que las autoridades no quieren revelar la magnitud real del brote, que podría dañar su imagen, pero emitieron políticas estrictas de bloqueo para detener el brote y salvar su reputación.

Li también cuestionó la narrativa de los funcionarios respecto a que muchas de las infecciones fueron de personas que viajaron recientemente al extranjero.

“Me pregunto por qué estas personas estaban sanas cuando estaban fuera de China, pero se infectaron después de llegar a China”, dijo Li.

Un niño se somete a una prueba de frotis de COVID-19 en Shenyang, China, el 1 de enero de 2021 (STR / AFP a través de Getty Images).

Ming Xuan (un seudónimo) es un estudiante de Jinzhou Normal College, una escuela para capacitar maestros ubicada en el noreste de la provincia de Liaoning, dijo el 2 de enero a la edición de The EpochTimes en idioma chino que su escuela ha estado cerrada por completo desde el 27 de diciembre y no ha permitido que ningún estudiante salga del campus durante las vacaciones de invierno.

“Escuchamos que un estudiante universitario de otra ciudad regresó a Jinzhou con una prueba de ácido nucleico negativa y sin ningún síntoma. Pero después de venir aquí, dio positivo por COVID-19”, dijo Ming.

The Epoch Times no pudo verificar la infección que mencionó Ming, pero verificó con otros estudiantes, quienes confirmaron que la universidad estaba completamente cerrada y nadie sabía cuándo los estudiantes podrían regresar a casa para las vacaciones de invierno.

El 3 de enero, el condado de Qinghe en Xingtai, provincia de Hebei, anunció que un residente de la vecina Nangong fue diagnosticado con COVID-19. El condado alertó a sus residentes para que dejaran de ir a Nangong.

Sin embargo, las autoridades de Nangong no anunciaron ninguna infección.

Ese día, Shijiazhuang en Hebei también confirmó un nuevo paciente, pero la Comisión Nacional de Salud no anunció los dos casos diagnosticados en Hebei.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


A continuación

La influencia de las Big Tech en el equipo de Biden genera inquietudes

TE RECOMENDAMOS