China avanza con láseres espaciales y armas de microondas

30 de Marzo de 2017 Actualizado: 02 de Abril de 2017

El Ejército Popular de Liberación, el ejército del Partido Comunista Chino, anunció recientemente un avance en los programas clave sobre armas que pueden cambiar la naturaleza de la guerra.

Científicos chinos afirman que han tenido un éxito inesperado en el desarrollo de un arma de microondas de alta potencia (HPM), según The Diplomat. La revista señala que en enero, Huang Wenhua, subdirector del Instituto Noroeste de Tecnología Nuclear de China, fue premiado por su investigación sobre energía dirigida, la cual utiliza armas HPM.

Los sistemas HPM son capaces de destruir equipos electrónicos, y en una época en la que la mayoría de los sistemas de combate, desde tanques a aviones, radios a satélites dependen de la electrónica, las armas podrían cambiar la forma en que se combaten las guerras. Los buques de guerra estarán equipados con armas HPM para interceptar misiles lanzados.

El proyecto HPM, junto con otros proyectos que incluyen láseres y pulsos electromagnéticos, forma parte del programa “Assassin’s Mace” (o “Trump Card”) del régimen chino diseñado para derrotar a un oponente tecnológicamente superior al inhabilitar o destruir la tecnología que hace al oponente superior.

Michael Pillsbury, consultor del Pentágono, escribió en su libro de 2016 “La Maratón de los Cien Años”, que la primera vez que Estados Unidos perdió un juego de guerra simulado fue cuando se le pidió a su equipo que empleara las armas Chinas, Assassin’s Mace como oposición.

Escribió que en los ejercicios, “siempre que el equipo de China usaba tácticas y estrategias convencionales, Estados Unidos ganaba decisivamente. Sin embargo, en todos los casos en que China empleó los métodos de Assassin’s Mace, China fue el vencedor”.

Según Richard Fisher, investigador principal del Centro Internacional de Evaluación y Estrategia, los nuevos desarrollos del régimen chino van más allá del programa Assassin’s Mace y representan una base general hacia los “conceptos de guerra de quinta generación”.

Es un cambio hacia las áreas de la guerra cibernética, la guerra electrónica y la guerra espacial, utilizando armas autónomas.

La clave de este cambio, dijo, es el nuevo ramal de la nueva Fuerza de Apoyo Estratégica del Ejército Chino, presentada en diciembre del 2015. Fisher dijo que la nueva rama trae las nuevas armas militares bajo un mismo techo y demuestra “un armamento con amplias capacidades de información, además de armamento en el espacio exterior”.

La idea de la guerra espacial, en particular, fue el centro del escenario durante la Guerra Fría. Estados Unidos, el Reino Unido y la Unión Soviética firmaron el tratado sobre el espacio exterior en 1967, que ahora es ratificado por 105 países. Estableció leyes sobre el uso del espacio exterior y prohibió a cualquier nación colocar cabezas nucleares en el espacio.

Sin embargo, lo que el programa no prohibió fue el uso de armas convencionales en el espacio, y China, en particular, ha estado desarrollando armas diseñadas para destruir o inhabilitar satélites -que son el talón de Aquiles del ejército de Estados Unidos.

El 10 de marzo, el National Interest, una revista de temas internacionales, informó que “el ejército chino está desarrollando poderosos láseres, cañones de riel electromagnéticos y armas de microondas de alta potencia para su uso en una futura” guerra ligera “que involucra ataques espaciales a satélites.

Cita una revista militar china de 2013, en la que los investigadores revelaron la idea de colocar un láser químico de cinco toneladas en órbita terrestre baja. Ellos escribieron que “en futuras guerras, el desarrollo de las armas ASAT [anti-satélite] es muy importante” y que “el sistema de armas láser con base en el espacio será uno de los principales proyectos de desarrollo de ASAT”.

El artículo de Diplomat informó el 11 de marzo que los desarrollos de China en las armas de microondas de alta potencia “socavarían la eficacia incluso de los misiles más avanzados de los Estados Unidos”, y “las aplicaciones también podrían incluir su uso como arma anti satélite (ASAT) o incorporarla con misiles para superar las defensas aéreas enemigas”.

Fisher dijo que al usar la plataforma de láser espacial, China “realizaría el sueño de la iniciativa de defensa estratégica de Ronald Reagan”, ya que les otorga un sistema de defensa a gran escala que podría interceptar ojivas.

Fisher dijo en general, que la amenaza de los sistemas de armas de quinta generación está creciendo, y la doctrina militar china y los avances están haciendo un importante adelanto en esta dirección.

Con su sistema láser, en particular dijo, en un escenario de guerra con China, ellos podrían “derribar todos nuestros satélites que estamos usando que se enfocan en China, los satélites para comunicarnos con nuestras fuerzas, para llevar a cabo vigilancia óptica o electrónica. Podríamos muy pronto volvernos ciegos y vulnerables a los ataques chinos; y si lanzamos nuestros propios ataques, estos láseres podrían derribar las ojivas que se dispararan”.

Fisher dijo que este sistema iría mucho más allá del sistema de misiles antibalísticos conocido como THAAD, o el Terminal High Altitude Area Defense, que Estados Unidos está desplegando actualmente en Corea del Sur.

TE RECOMENDAMOS