Régimen chino reemplaza “política de un hijo” por “política de dos hijos”

29 de Octubre de 2015 Actualizado: 29 de Octubre de 2015

El Partido Comunista Chino anunció este jueves que comenzará a permitir a cualquier matrimonio tener hasta dos niños, dejando atrás la polémica política que durante los últimos 36 años limitaba la cantidad de hijos a uno por familia.

La política de un solo hijo originalmente buscaba reducir artificialmente el crecimiento de la población. Pero el rápido aumento de la población de edad avanzada y la caída de la población en edad laboral está profundizando el declive económico de China, y esas serían las razones principales por las que el Comité Central del Partido Comunista Chino tomó la decisión de aumentar a dos el número de hijos permitidos.

Pero medidas anteriores similares no causaron un gran impacto en el número de nacimientos. Aunque las autoridades relajaron esta política el año pasado, permitiendo a algunas parejas tener dos hijos, el número de familias que realmente presentaron una solicitud para un segundo hijo fue de sólo un millón, mucho menor de las cifras anticipadas por los funcionarios, de dos millones. Se estima que un gran número de personas no tienen los medios para criar a dos hijos.

A pesar de que la política pasó de limitar de un solo hijo a dos hijos, todavía no está claro qué pasará si alguna familia tiene más de dos hijos. La política de un solo hijo cosechó desde sus comienzos grandes críticas por las medidas que tomaba el régimen para implementarla. Entre los serios abusos que provocó la política, se incluyen abortos forzados en embarazos de hasta nueve meses, abortos selectivos de fetos femeninos y prácticas de control de la natalidad invasivas. Aunque las autoridades chinas niegan el uso de los abortos forzados, activistas como Chen Guangcheng han documentado tales casos.

“Las mujeres son forzadas a abortar bebés de hasta nueve meses de gestación, y en ocasiones estos abortos forzados son tan violentos que las mujeres también mueren, junto con sus bebés a término”, afirma en el sitio web de su organización Reggie Littlejohn, fundadora de Derechos de las Mujeres Sin Fronteras, una coalición internacional que se opone a los abortos forzados.

TE RECOMENDAMOS