China: Cuarentena obligatoria y prácticas desleales para inquilinos

Por Olivia Li
18 de Febrero de 2020
Actualizado: 18 de Febrero de 2020

Muchas personas abandonaron sus ciudades de origen para visitar a sus familias y celebrar el feriado del Año Nuevo chino. El Ministerio de Transporte estima que alrededor de 160 millones de personas necesitan viajar para llegar a casa y poder regresar a trabajar, principalmente en ciudades de primer y segundo nivel.

La mayoría de las compañías chinas debían reanudar el trabajo alrededor del 10 de febrero. Sin embargo, a su regreso, se exigió a las personas que se pusieran en cuarentena por 14 días, algunas no pudieron tomar posesión de sus propiedades alquiladas, y en la última semana varias compañías tuvieron incidentes de pacientes recientemente confirmados que interactuaron con otros empleados antes de que los resultados de sus pruebas estuviesen disponibles. Dichas empresas tuvieron que cerrar y poner a todos los empleados en cuarentena.

Además, más de 80 ciudades chinas se encuentran actualmente en un estado de bloqueo completo. Los que están varados en una de estas ciudades no pueden irse y, por lo tanto, no pueden volver a trabajar.

Reglas hostiles para inquilinos

Según los medios estatales chinos, más de 10 ciudades chinas establecen la regla de que aquellos que no poseen una propiedad en su ciudad tienen prohibido pisar la ciudad.

A los inquilinos de estas ciudades se les dijo que no podían ingresar a sus apartamentos. Algunas propiedades de alquiler fueron selladas para evitar la entrada.

Por ejemplo, en la ciudad de Jinhua de la provincia de Zhejiang, cada comunidad residencial tiene un sitio de registro que verifica los registros de propiedad para asegurarse de que todos aquellos que no son propietarios de propiedades en Jinhua no tengan un lugar para quedarse.

En un punto de control de tráfico en la ciudad de Jinhua, provincia de Zhejiang, un letrero blanco dice: “Los que no poseen una propiedad en Jinhua tienen absolutamente prohibido entrar”.

Del mismo modo, en la ciudad de Yangzhou de la provincia de Jiangsu, uno tiene que presentar una identificación residencial y un certificado de propiedad para ingresar a la ciudad.

Shenzhen atribuye la responsabilidad al arrendador. “Si algún inquilino está infectado con el nuevo coronavirus, o si el propietario no recopila información confiable del inquilino sobre su estado de salud, el propietario será responsable”, dice la regla.

Muchos propietarios están demasiado asustados para alquilar sus propiedades debido a esta nueva regla.

En Nanjing, provincia de Jiangsu, se pidió a los propietarios que notificaran a sus inquilinos que no regresaran a la ciudad. Cualquier inquilino que deba regresar será puesto en cuarentena por 14 días y sujeto a monitoreo de salud las 24 horas durante ese tiempo.

De acuerdo con un aviso público, en Chengdu, provincia de Sichuan, a los propietarios también se les aconseja que rechacen a los inquilinos que regresen de lugares fuera de Chengdu.

“Si cree que necesita absolutamente acomodar a su inquilino, debe cumplir con los siguientes criterios”, dice el aviso, “Primero, el inquilino debe prometer la cuarentena por 14 días. En segundo lugar, como propietario debe supervisar al inquilino para asegurarse de que la auto cuarentena se realice estrictamente y proporcionar alimentos y las necesidades diarias durante el período de cuarentena. Tercero, tanto el propietario como el inquilino deben pagar cada uno 500,000 yuanes (USD 71,468), que se utilizarán para compensar a los vecinos en los casos en que el inquilino esté infectado”.

Mayor difusión de COVID-19 entre los empleados

Tres empleados de Chongqing Titanium Industry Co., Ltd. fueron diagnosticados con COVID-19 luego de que la compañía reanudó sus operaciones diarias. Uno era un paciente asintomático que se había mezclado con otros 131 empleados. Ahora, toda la compañía está cerrada.

La Plaza Tianying es un rascacielos de 46 pisos y un conocido edificio de oficinas de clase A en Guangzhou, provincia de Guangdong. El administrador de la propiedad publicó un aviso el 15 de febrero que decía: “Después de que todos regresaron al trabajo, un empleado de una compañía en el piso 13 fue diagnosticado con COVID-19. Por lo tanto, se notificó a todos los empleados de esta empresa que dejaran de trabajar el 14 de febrero y ahora están en cuarentena”.

Se confirmó que un vendedor que trabajaba dentro de un centro comercial en Shenzhen había sido infectado con COVID-19 el 14 de febrero. Después de regresar a Shenzhen, trabajó durante un día y luego solicitó licencia por enfermedad cuando desarrolló síntomas. Como resultado, todo el tercer piso del centro comercial permanecerá cerrado hasta el 29 de febrero.

También se encontraron pacientes confirmados entre los empleados de la planta de cemento Hailuo en la provincia de Hunan y una planta de energía en la provincia de Shanxi. Ambas compañías tuvieron que suspender inmediatamente las operaciones.

Pérdidas comerciales insoportables

Beijing Benz publicó un documento de la compañía que indica que si la compañía no reanuda las operaciones normales, sus pérdidas comerciales superarán los 400 millones de yuanes (USD 57,135,520) todos los días.

El restaurante Xibei, una conocida marca de catering, tiene 400 restaurantes en todo el país. Mientras tanto, solo operan alrededor de 100 restaurantes y solo ofrecen servicio de entrega de alimentos. Se estima que las pérdidas de Xibei en los últimos 30 días son de 700-800 millones de yuanes (USD 99,977,150 a USD 114,253,040).

Según la Oficina Nacional de Estadísticas de China, el PBI total del país en 2019 fue de 99 billones de yuanes (usd 14 billones). Eso significa que el retraso en la producción por un día causaría una pérdida total de 270 mil millones de yuanes (USD 38.56 mil millones).

Video relacionado

¿El régimen chino está ocultando la gravedad del coronavirus?

TE RECOMENDAMOS