China deberá rendir cuentas ante la ONU sobre violaciones a los DDHH

Por La Gran Época
06 de Noviembre de 2018 Actualizado: 06 de Noviembre de 2018

Activistas de Derechos Humanos pidieron a las Naciones Unidas y a sus Estados miembros que presionen a China para que rinda cuentas sobre violaciones a las los grupos étnicos y religiosos, entre ellos tibetanos y uigures.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU se reunirá por tercera vez desde 2009, y por primera vez con Xi Jinping en el poder, en un Examen Periódico Universal (UPR) donde deberá responder sobre las denuncias. El UPR se desarrollará entre el 5 y 19 de noviembre, en un proceso que implica una revisión de los reportes de Derechos Humanos de todos los Estados Miembros de la ONU.

La situación en este momento dentro del Tíbet ha ido de mal en peor, con Xi Jinping al mando“, dijo Tenzin Khampo, Codirector de la Asociación de Jóvenes tibetanos en Europa, según la agencia Reuters.

“China se someterá a su tercer examen periódico universal, y queremos que esta vez las Naciones Unidas hagan a China responsable. Si las Naciones Unidas fracasan esta vez, es un fracaso para toda la humanidad, y esto no podemos verlo, porque como las Naciones Unidas realmente son para defender la protección de los derechos humanos, si tratan los derechos humanos de esta manera cada vez, esto será una vergüenza para toda la humanidad”, agregó Khampo.

A principios de este año, Free Tibet y  Tibet Watch detallaron “casos de detenciones arbitrarias, torturas, muertes en prisión, así como violaciones generalizadas de la libertad de expresión, movimiento y religión de los tibetanos. Muchas de estas violaciones han empeorado desde que China tuvo su último EPU en 2013”, reportó Free Tibet.

En un documento publicado en abril de 2018, el Departamento de Estado de EE.UU. denunció a China por mantener la existencia de centros de educación, hospitales psiquiátricos, centros de detención no oficiales conocidos como “cárceles negras”, que afectan a grupos étnicos y religiosos como tibetanos, uigures y miembros de la práctica espiritual Falun Dafa, junto con los abogados defensores que enfrentan al régimen comunista.

 

Practicantes de Falun Dafa en Bangaluru, India,  en una protesta silenciosa frente un0000000000 Foro el 21 de julio de 2018. (Créditos: Veeresh/NTD India)

La República Popular China (PRC) es un estado autoritario en el que el Partido Comunista Chino (PCCh) es la autoridad suprema. “Los miembros del PCCh ocupan casi todos los puestos principales de gobierno y aparatos de seguridad. La máxima autoridad recae en el Buró Político (Politburó) del Comité Central del PCCh y su Comité Permanente de siete miembros. Xi Jinping continuó ocupando los tres puestos más poderosos como secretario general del PCCh, presidente del estado y presidente de la Comisión Militar Central”, dice el documento.

Xi Jinping, cabecilla del régimen chino. (Feng Li / Getty Images)

“La represión oficial de las libertades de expresión, religión, movimiento, asociación y reunión de los tibetanos en la Región Autónoma del Tíbet (TAR) y otras áreas tibetanas y de los uigures y otras minorías étnicas en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang empeoró”, añade el informe destacando “detenciones y procedimientos judiciales acelerados sin el debido proceso, en nombre de la lucha contra el terrorismo y el extremismo”.

Jóvenes monjes tibetanos novicios en las praderas de un campo nómada, el 14 de julio de 2015, en la meseta tibetana, condado de Madou, Qinghai, China. (Kevin Frayer/Getty Images)

En agosto, a su vez un panel de Derechos Humanos de la ONU dijo que China tendría hasta 1 millón de uigures en un sistema secreto de “campos de reeducación” en Xinjiang, donde reciben educación política.

“Es hora de que los estados de todas las regiones no liberen la presión; pero para garantizar que exista el tipo de escrutinio que sea apropiado y que esté justificado como para cualquier otro país del mundo, China no debe estar por encima de la ley, por lo que alentamos a los Estados Unidos en sus compromisos bilaterales y de otro tipo, y también a los Estados de todas las regiones, a responsabilizar a China de estas violaciones, utilizando todas las herramientas a su disposición”, dijo John Fisher, director en Ginebra de la organización Human Right Watch.

Una representación de la sustracción forzada de órganos en China por practicantes de Falun Dafa, durante un mitin pidiendo el fin de la persecución de Falun Dafa, en Ottawa, Canadá, en 2008. (La Gran Época)

“Una de nuestras mayores preocupaciones es la falta de coraje político y la autocensura que muchos Estados demuestran al no responsabilizar a China por sus violaciones masivas a los derechos humanos. Cuando observamos la escala de las violaciones que se producen en Xinjiang, región con más de un millón de uigures detenidos, si este fuera cualquier otro país del mundo, tendríamos una sesión especial del Consejo de Derechos Humanos, tendríamos llamamientos para la creación de un mecanismo de monitoreo, una misión de investigación … Debido a que es China, las respuestas han sido silenciadas. Es hora de que eso cambie. China es capaz de librarse de las violaciones a los derechos humanos en una escala masiva, porque otros países dejan que se salga con la suya, y muchos de ellos tienen intereses bilaterales y económicos”.

Te puede interesar

Cómo el comunismo en China hace casi 20 años intenta eliminar a 100 millones de chinos


TE RECOMENDAMOS