China debería reunirse con Estados Unidos para tratar el control de armas, dice Departamento de Estado

Por Ella Kietlinska
10 de Julio de 2020
Actualizado: 10 de Julio de 2020

El Departamento de Estado de Estados Unidos dijo el jueves que Estados Unidos acogió con beneplácito el compromiso de China con las negociaciones de control de armas y que los “próximos pasos prudentes” deberían incluir reuniones cara a cara entre funcionarios estadounidenses y chinos.

La portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, emitió el comunicado un día después que un alto diplomático chino dijera que China “estaría feliz” de mantener conversaciones de control de armas con Estados Unidos y Rusia, pero solo si Washington estaba dispuesto a reducir su arsenal nuclear al nivel de China, que es aproximadamente 20 veces más pequeño.

Fu Cong, director del Departamento de Control de Armas del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, habla a los medios de comunicación en el Palacio Coburg en Viena, Austria, el 28 de julio de 2019. (Alex Halada/AFP/Getty Images)

“Pero en realidad, sabemos que eso no va a suceder”, agregó Fu Cong, jefe del departamento de control de armas del Ministerio de Relaciones Exteriores de China.

Aún así, los comentarios de Fu parecieron representar un ligero cambio después que meses atrás Beijing rechazara por completo una propuesta del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para unirse a Washington y Moscú en la negociación de un tratado trilateral de control de armas.

“Estados Unidos acoge con beneplácito el compromiso de China de participar en las negociaciones de control de armas”, dijo Ortagus. “Como tal, los próximos pasos prudentes deberán incluir reuniones cara a cara entre Estados Unidos y China”.

“Todos aportaremos diferentes perspectivas y objetivos a la mesa de negociación y seguramente tendremos desacuerdos”, dijo Ortagus. “Pero es hora de diálogo y diplomacia entre las tres mayores potencias de armas nucleares sobre cómo prevenir una nueva carrera armamentista”, agregó.

Ella dijo que Marshall Billingslea, enviado especial de Trump para el control de armas, invitaría a China a unirse a “negociaciones de buena fe” en Viena, Austria.

El mes pasado, Billingslea sostuvo conversaciones allí con un alto funcionario ruso sobre el tratado trilateral propuesto.

Estados Unidos dice que como una creciente potencia de armas nucleares, China debería unirse a él y a Rusia en un nuevo tratado.

Rusia y Estados Unidos juntos poseen más del 90% de las ojivas nucleares totales del mundo en 2020, según la Federación de Científicos Estadounidenses, que contó 6372 ojivas nucleares por Rusia y 5800 por Estados Unidos, y 320 ojivas nucleares por China.

“Estados Unidos también recomienda que China se reúna con Rusia en una fecha temprana para considerar los próximos pasos para las negociaciones trilaterales de control de armas”, dijo Ortagus.

Los misiles balísticos intercontinentales con capacidad nuclear DF-41 de China se ven durante un desfile militar en la Plaza de Tiananmen en Beijing, en el 70 aniversario de la fundación de la República Popular de China, el 1 de octubre de 2019. (GREG BAKER/AFP a través de Getty Images)

¿Por qué se necesita un nuevo tratado de control de armas nucleares?

Se produjeron cambios importantes en el entorno de seguridad internacional desde que se negoció el Nuevo Comienzo y probablemente estos cambios no podrían haberse previsto hace una década cuando se negoció el tratado de Nuevo Comienzo, dijo Billingslea en el Foro de Defensa de la UE en Washington, organizado por la Unión Europea y el Brookings Institution el jueves.

Algunos de estos cambios estuvieron relacionados con la actividad rusa en el ámbito internacional, como la anexión de Crimea, la participación rusa en el conflicto en el este de Ucrania que ocurrió unos años después de la ratificación del Nuevo Comienzo, dijo.

Entre las “atroces operaciones de inteligencia militar rusa en todo el mundo” se encuentran la ocupación ilegal de territorio en la República de Georgia, apuntalar al dictador ilegítimo en Venezuela, el despliegue de representantes mercenarios en Libia, dijo Billingslea.

Un informe emitido por el Departamento de Estado hace unas semanas muestra que “Rusia está violando casi todos los acuerdos que tenemos”, dijo Billingslea.

También redujo el umbral para el uso de armas nucleares, agregó.

Sin embargo, la actividad de China es aún más preocupante y ciertamente no podría haberse previsto hace una década, dijo Billingslea.

“Si bien [China] quiere que el mundo crea que mantiene solo un puñado de armas, sabemos que esto no es lo que está haciendo”, dijo.

China está construyendo su energía nuclear de una manera secreta y no transparente, el mundo necesita y “el mundo merece saber lo que está haciendo China”, explicó Billingslea. Agregó que China está a punto de realizar su programa para al menos duplicar el tamaño de su arsenal nuclear.

Aunque “China aparece con menos frecuencia que Rusia en los anales de los informes de cumplimiento de Estados Unidos. Sin embargo, esa infrecuencia no es exactamente para dar crédito a Beijing”, dijo el secretario de estado adjunto, Dr. Christopher Ford, en junio. La razón es que la RPC “se niega a participar en negociaciones de control de armas de buena fe”, por lo que hay muy poco con lo que evaluar el cumplimiento, dijo Ford.

Además, un informe del Departamento de Estado de 2020 muestra que China realiza pruebas nucleares y no cumple con sus “compromisos de no ayudar a otros a desarrollar misiles con capacidad nuclear”, dijo Ford.

De hecho, Rusia y China tienen una carrera armamentista y, por lo tanto, se debe establecer un nuevo régimen de control de armas con Rusia y China para “evitar una carrera armamentista tripartita sin precedentes y abordar las amenazas y desafíos de hoy”, dijo Billingslea.

El nuevo acuerdo debe ser verificable y no puede basarse solo en la confianza, ya que Rusia tiene un historial de incumplimiento frecuente y China mantiene sus actividades en secreto, agregó.

Reuters contribuyó a este informe.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


Mira a continuación

Los negocios son una guerra

TE RECOMENDAMOS