“China es su propio mayor enemigo”, dice informe francés sobre los esfuerzos de influencia mundial de Beijing

Por Eva Fu
25 de Septiembre de 2021
Actualizado: 25 de Septiembre de 2021

A pesar de los amplios esfuerzos de Beijing por imponer su propio modelo autoritario en el mundo libre, su mayor enemigo es él mismo, según un centro de estudios afiliado al gobierno francés.

Las conclusiones provienen de un informe de casi 650 páginas en francés titulado “Operaciones de influencia china” del Instituto de Investigación y Estudios Estratégicos de la Escuela Militar (IRSEM), un organismo independiente afiliado al ministerio de las Fuerzas Armadas francesas.

Beijing se está aislando en la escena mundial después de haber dado un giro agresivo en el frente diplomático en los últimos años, indica el informe publicado a principios de esta semana. Este comportamiento provocó un aumento de las reacciones contrarias, incluso en los países que tradicionalmente mantenían relaciones amistosas con el régimen chino.

Las relaciones de China con Occidente se deterioraron notablemente alrededor del 2017, según el documento.

Un ejemplo notable es Suecia, que fue el primer país occidental en establecer relaciones diplomáticas con el régimen después que el Partido Comunista Chino tomó el control de China.

Aunque Beijing había gozado de una opinión pública relativamente favorable en Suecia, el punto de inflexión comenzó con el nombramiento de un nuevo embajador chino, Gui Congyou, en 2017, indica el informe.

La retórica provocadora de Gui —amenazando a los funcionarios suecos para que no asistieran a una ceremonia de entrega de premios a un disidente chino detenido, objetando a los medios de comunicación locales que informaban críticamente sobre China y presionando a un hotel de Estocolmo para que cancelara una celebración del Día Nacional de Taiwán— fue “desastrosa”, dicen los autores. El ministerio de Asuntos Exteriores de Suecia convocó a Gui unas 40 veces desde su llegada en 2017. Los parlamentarios del país solicitaron su expulsión en dos ocasiones. La calificación pública de China también se desplomó, ya que el 80 por ciento de los suecos tiene ahora una opinión negativa de Beijing, en comparación con menos de la mitad hace cuatro años.

Manifestantes sostienen pancartas y carteles mientras asisten a una manifestación en Sidney para pedir al gobierno australiano que boicotee los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022 por el historial de derechos humanos de China, el 23 de junio de 2021. (Saeed Khan/AFP vía Getty Images)

En Australia, donde China representa casi un tercio de sus ingresos por exportaciones, los ánimos también cambiaron contra el régimen comunista.

Las sanciones comerciales impuestas por Beijing a Canberra por pedir una investigación independiente sobre el origen del virus el año pasado solo le ha significado a China una mayor resistencia contra su influencia, incluso en el mundo académico. En tanto, Australia aprobó una ley en diciembre de 2020 para poner obstáculos adicionales a las empresas vinculadas a China que deseen adquirir activos australianos.

Escenas similares se han desarrollado en otros lugares. África reaccionó en contra del enorme proyecto chino de “La Franja y la Ruta”, criticando a esta iniciativa de construcción de infraestructuras por agotar los recursos naturales, contaminar las tierras y abusar de los trabajadores.

Un trabajador chino transporta materiales para la primera línea de ferrocarril que une China con Laos, una parte clave del proyecto “La Franja y La Ruta” de Beijing a través del Mekong, en Luang Prabang, el 8 de febrero de 2020. (AIDAN JONES/AFP vía Getty Images)

Por su parte Canadá denunció la detención arbitraria de Beijing de sus ciudadanos tras el arresto de la ejecutiva de Huawei, Meng Wanzhou, una medida que los críticos calificaron de diplomacia de rehenes. La represión de las libertades en Hong Kong por parte del régimen enfureció a Reino Unido y sus graves abusos de los derechos humanos en Xinjiang han hecho que la imagen de Beijing se hunda aún más entre las democracias occidentales.

El informe señala que en febrero, seis estados de Europa Central y Oriental en la cumbre “17 + 1” con China, que se retrasó durante mucho tiempo, eligieron enviar un representante de nivel inferior en lugar de su jefe de estado habitual, lo que indica una “pérdida de interés” en el compromiso con Beijing, que probablemente tenga que ver con la imagen empañada del régimen, según el informe. El asediado bloque se redujo aún más en mayo, después de que Lituania se retirara del grupo.

Los autores dijeron que esperaban que el informe sirva de advertencia a los dirigentes de Beijing sobre las consecuencias de sus acciones.

El “comportamiento contraproducente” que Beijing adoptó en los últimos años “plantea un problema de impopularidad para China de tales proporciones que, en última instancia, podría debilitar indirectamente al Partido, incluso de cara a su propia población”, indicaron los autores.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS