China está armando a los chinos en todo el mundo para apoyar al PCCh

Por Gordon G. Chang
23 de Agosto de 2022 4:57 PM Actualizado: 23 de Agosto de 2022 4:57 PM

Comentario

“Promover la gran unidad del pueblo chino es la responsabilidad histórica del trabajo del frente unido patriótico de China en la nueva era”, dijo el gobernante chino Xi Jinping a fines del mes pasado a los dirigentes del Partido Comunista en Beijing. “Para hacer bien el trabajo, debemos (…) unir verdaderamente a todos los chinos de los diferentes partidos, nacionalidades, clases, grupos y con diferentes creencias, y aquellos que viven bajo diferentes sistemas sociales”.

“Diferentes sistemas sociales” es la jerga del Partido para “otros países”.

Las palabras de Xi suenan benignas, pero la intención no lo es. En resumen, Xi, en la Conferencia de Trabajo del Frente Unido del Partido, dijo que esperaba unir, en otras palabras movilizar a los chinos étnicos de todas partes para apoyar al PCCh, para convertir efectivamente a cada individuo chino en un agente del PCCh.

“El Partido Comunista Chino simplemente no acepta que las personas que adoptan la ciudadanía extranjera ya no estén en deuda con la patria representada por el Partido Comunista Chino”, dijo Charles Burton, del Instituto Macdonald-Laurier con sede en Ottawa, en declaraciones al programa CBS Eye on the World, el 17 de agosto. “No hay escapatoria a esta identificación étnica basada en ser descendientes del Emperador Amarillo”.

Los predecesores de Xi también apelaron a los chinos de ultramar, por lo que en cierto sentido no hubo nada nuevo en sus palabras el mes pasado. Sin embargo, hay motivos para una gran preocupación. De hecho, Mao Zedong trató de utilizar poblaciones de etnia china fuera de China para derrocar a sus gobiernos. Xi venera a Mao, ha adoptado muchas de las tácticas de Mao y seguramente está tan decidido como Mao en utilizar a los chinos para cumplir sus órdenes. Xi habla en serio al ver a todos los chinos del mundo como una sola fuerza unificada.

Muchos de esos “diferentes sistemas sociales” —especialmente Estados Unidos— son escrupulosos cuando se trata de señalar a las personas por su raza. Pero los políticos estadounidenses no pueden ignorar el hecho de que el llamado del Partido Comunista a los chinos de ultramar se basa abiertamente en la raza.

“Todos compartimos los mismos ancestros, historia y cultura, todos somos hijos e hijas de la nación china y descendientes del dragón”, dijo Yang Jiechi, ahora el principal diplomático de China, en 2013 mientras se dirigía a un grupo de niños de etnia china en el extranjero que asistían a un evento turístico de “rastreo de las raíces”, patrocinado por el gobierno.

El régimen patrocina estas giras para adoctrinar. En Taishan, en la provincia de Guangdong, durante una gira a fines de la década pasada, a los niños extranjeros se les pidió que cantaran “Descendants of the Dragon”, canción de la era de los 80. El llamado de la raza es inconfundible, como deja en claro esta parte de la letra: “Con ojos marrones, cabello negro y piel amarilla, somos para siempre descendientes del dragón”.

De hecho, el régimen de China pide, engatusa, amenaza e intimida a los descendientes de dragones para que cometan crímenes por “la Madre Patria”. Como indican los exitosos procesos legales estadounidenses, algunos chinos étnicos son especialmente susceptibles a estos llamados.

Sin embargo, en febrero, el Departamento de Justicia de Estados Unidos puso fin a su “Iniciativa China” de la era Trump, que se concentraba en los esfuerzos de aplicar la ley contra el espionaje chino. Pero tras el llamado de Xi Jinping a los chinos en el extranjero para que trabajen para China, es hora de restablecer ese programa y dedicarle más recursos.

Muchos han llamado a la iniciativa de “racista”, pero cualquier programa nuevo simplemente respondería a los llamados basados ​​en la raza del Partido Comunista.

La abrumadora mayoría de los estadounidenses de ascendencia china, especialmente aquellos que han huido de China recientemente, son leales a Estados Unidos, pero algunos chinos en Estados Unidos hacen alarde de su apoyo al comunismo chino. El ondear banderas de la República Popular China en los barrios chinos de Estados Unidos, especialmente en San Francisco antes de la pandemia, era particularmente inquietante y sugería una deslealtad a la república estadounidense.

¿Pueden los estadounidenses de ascendencia china ser leales a ambos, tanto a Estados Unidos como a China? No.

El Partido Comunista de China se ha convertido en una amenaza existencial para Estados Unidos y todas las demás sociedades. El régimen chino, especialmente en los últimos años bajo el secretario general Xi, ha estado impulsando la noción de que tiene el Mandato del Cielo para gobernar tianxia, ​​”Todo lo que está bajo el cielo”. La promoción de tianxia significa, entre otras cosas, que el Partido ve al gobierno de EE. UU. como ilegítimo y a Estados Unidos como nada más que una sociedad tributaria o colonia.

Para empeorar las cosas, el estado chino ha sido abierto sobre su hostilidad hacia Estados Unidos. Entre otras cosas, en mayo de 2019, el Diario del Pueblo, el autodenominado “portavoz” del Partido y, por lo tanto, la publicación más autorizada en China, declaró una “guerra popular” contra Estados Unidos.

Permítanme terminar con una nota personal, mientras la sangre de dragón fluye orgullosamente por mis venas. Mi padre, que llegó a este país a principios de 1945, procedía de un pequeño pueblo agrícola de la provincia de Jiangsu, de Shanghái, hacia el otro lado del caudaloso río Yangtze. La familia de mi madre tiene sus raíces en Dundee, Escocia, pero no me he sentido identificado con esa mitad de mi herencia. Yo crecí en Nueva Jersey, inmerso en las historias de papá sobre el Emperador Amarillo y por supuesto de las historias de los dragones.

No obstante, mi padre como narrador nunca perdió la oportunidad de elegir o contarles a sus cuatro hijos lo maravilloso que era su país adoptivo. Él siempre decía: “China es mi lugar de nacimiento, pero Estados Unidos es mi hogar”.

Nosotros, los “chino-estadounidenses” —aborrezco el término, debemos recordar dónde vivimos ahora. No podemos quedarnos ajenos como hasta ahora nos hemos dado el lujo de hacer.

Aunque técnicamente no tenemos la obligación de demostrar nuestra lealtad a Estados Unidos, debemos como grupo entender que un poder hostil está tratando de armarnos. Xi Jinping nos ha pedido abiertamente que nos convirtamos en una fuerza subversiva para ayudarlo a destruir el país que ahora llamamos hogar.

Por lo tanto, es hora de que comencemos a limpiar nuestras propias filas. Esto significa, entre otras cosas, no tolerar exhibiciones que promuevan el comunismo chino en nuestro país. Además, significa no gritar “racismo” cada vez que las fuerzas del orden arresten a alguien de ascendencia china. Si no tomamos la iniciativa en estas tareas, otros naturalmente lo harán por nosotros.

Podemos pensar que es injusto, pero ahora tenemos que tomar una decisión.

Después de todo, nuestro país, Estados Unidos de América, está en peligro porque un estado extranjero, la República Popular China, lo está atacando y espera usarnos para derribarlo.

El Partido Comunista de China se refiere a nosotros como “fuerzas patrióticas en el extranjero”. Las personas en nuestras comunidades querrán saber de qué país nos sentimos patrióticos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


 

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.