China está desplazando a la Unión Europea como socio de Latinoamérica, advierte Borrell

Por Débora Alatriste
17 de Diciembre de 2020
Actualizado: 17 de Diciembre de 2020

Josep Borrell advirtió este jueves que China está “desembarcando” cada vez más en América Latina, y que eso podría llevar a que desplazara a la Unión Europea como socio de la región.

El alto Representante para la Política Exterior de la UE hizo la afirmación al hablar sobre las dificultades que enfrentan los países de la UE y los cuatro de MercoSur–Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay– para ratificar el acuerdo comercial que lleva casi 20 años negociándose.

“Creo que eso debe poder tener una solución política porque si no establecemos más y mejores relaciones con América Latina seremos desplazados por China”, dijo Borrell durante una entrevista con EFE el 17 de diciembre.

Asimismo, agregó que “China está desembarcando en América Latina más que en África”, y señaló que cada vez hay más inversiones de Beijing en los países latinoamericanos.

“Hablas con cualquier ministro de exteriores, sobre todo los que están en la fachada pacífica, y te dicen que China está desembarcando en América Latina con inversiones, con actividades culturales, con comercio”, agregó Borrell.

Parte de estas inversiones pertenecen a la iniciativa de la Franja y la Ruta, un proyecto de política exterior con inversiones de capital chino en la construcción de diversos proyectos de alto costo. Sin embargo, esta iniciativa ha sido objeto de escrutinio, ya que la mayoría de los proyectos se financian a través de prestamistas controlados por el régimen chino, lo cual deja a los países prestatarios con enormes cargas de deuda y debiendo ceder recursos naturales como forma de pago.

Por otra parte, los conservacionistas dicen que estas “inversiones” no cumplen con las normas ambientales y tendrán un costo para la biodiversidad mundial, a pesar de las afirmaciones de Beijing en la iniciativa de que los proyectos “fortalecen la cooperación en la protección ecológica y ambiental y construyen un ecosistema sólido”.

Hasta el 2019, los países de Latinoamérica que se adhirieron a la iniciativa son Panamá, Ecuador, Venezuela, Chile, Uruguay, Bolivia, Costa Rica, Cuba y Perú. Mientras que países como Argentina y Colombia han señalado querer unirse.

“[El régimen chino] nos han desplazado. Ya no somos el segundo socio comercial de América Latina, el segundo ahora es China”, dijo Borrell. “Entonces tenemos que ocupar el espacio para seguir teniendo influencia y para beneficiarnos del desarrollo de América Latina y América Latina también lo necesita”.

Además de las inversiones, China es uno de los principales prestamistas de América Latina. Entre 2005 y 2017 recibió cerca de USD 150,000 millones del gigante asiático, préstamos que superan los del Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la CAF- Banco de Desarrollo de América Latina, en el mismo periodo, de acuerdo con un informe de América Economía.

Sin embargo, estos préstamos tienen entre sus objetivos el apoderamiento de los recursos naturales o estratégicos del país endeudado.

“La clave es recordar siempre que el principal interés de China en América Latina es promover sus intereses, no los intereses latinoamericanos. No existe un particular énfasis, por ejemplo, en un mayor desarrollo económico, asistencia humanitaria, combate a la corrupción ni menos de promoción de la democracia”, dijo Eric Farnsworth, vicepresidente del Council of the Americas (COA).

Por otro lado, la influencia cultural de China en la región se ha visto principalmente a través de los Institutos Confucio (IC), los cuales tienen presencia en 23 países de los 33 pertenecientes a Latinoamérica. Los IC están dirigidos por una agencia del régimen chino con sede en Beijing y aunque son calificados como programas educativos y culturales, las agencias de inteligencia los han citado como parte de las herramientas de propaganda del Partido Comunista Chino para ejercer influencia en el extranjero y controlar actividades al gusto a Beijing en los campus que los albergan.

El alto funcionario español también habló de la ayuda de la Unión Europea para América Latina por la pandemia del virus del PCCh, comúnmente conocido como nuevo coronavirus, donde señaló que se han destinado “más de 2500 millones de euros”–cifra que calificó como “una gota de agua en el océano de las necesidades de un país como de los países latinoamericanos”.

“América Latina no ocupa en la agenda europea el papel que tendría que tener”, resaltó el alto representante.

Un par de días atrás, Borrell dijo que Latinoamérica es un socio político y comercial fundamental para la Unión Europea.

“La UE es el primer contribuyente en materia de ayuda al desarrollo en la región y en volumen de inversión extranjera directa con casi 800,000 millones de euros; más del total de la inversión de la UE en China, India, Japón y Rusia juntos”.

“Salvar” el acuerdo con Mercosur y modernizar los acuerdos con México y Chile son tres grandes dosieres comerciales que la UE tiene en su agenda del primer semestre de 2021.

Con información de EFE y del reportero de The Epoch Times, Omid Ghoreishi.

Siga a Débora en Twitter: @DeboraAlatriste


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

China sufre una oleada de impagos empresariales

TE RECOMENDAMOS