China: financiador de América Latina

08 de Abril de 2015 Actualizado: 09 de Abril de 2015

Cuando la empresa más grande y más valiosa de Brasil vio un escándalo de corrupción que amenazaba su salud financiera, pidió ayuda a China. China estaba encantada de proporcionar los fondos necesarios, como lo ha venido haciendo a lo largo de América Latina en los últimos años.

El rescate financiero del gigante energético Petróleo Brasileiro SA (Petrobras) es el más reciente ejemplo de cómo China ha aprovechado su ayuda financiera en América Latina para ganar influencia política mientras adquieren valiosos recursos y nuevos mercados.

Petrobras ha estado en una situación desesperada. Antes de la oleada del viernes pasado en las noticias por la financiación proporcionada por China, sus acciones extranjeras en la Bolsa de Valores de Nueva York cayeron un 55 por ciento en los últimos 12 meses.

Incluso antes de la reciente caída de los precios del petróleo, Petrobras fue la empresa de energía más endeudada del mundo, con más de 120 mil millones de dólares en préstamos.

La investigación por corrupción que embrolla a Petrobras llevó a un escándalo político nacional y la renuncia de su CEO (presidente ejecutivo). El mes pasado, el ex director de los servicios de la compañía fue detenido por corrupción y lavado de dinero, el cuarto ejecutivo de la compañía acusado en la investigación.

Debido a probables amortizaciones en valores en los contratos resultantes de la investigación, los auditores de la empresa se negaron a firmar el comunicado de 2014 por las ganancias y estados financieros.

Los efectos secundarios por el escándalo podrían haber sido desastrosos, ya que sin estados financieros auditados, Petrobras sería desconectada de elevar la deuda o las acciones de los mercados de capital.

Ahí es cuando China entra, con el Banco de Desarrollo de China financiando al gigante en el aprieto con un crédito de 3,5 mil millones de dólares. El préstamo, anunciado el 1 de abril es parte de un convenio de colaboración de dos años entre la empresa estatal brasileña y el brazo  financiero de infraestructura China.

La financiación es sólo el más reciente acuerdo de financiación entre China y Brasil. De acuerdo con el Consejo Empresarial China-Brasil, en el período de cinco años entre 2007 y 2012, China invirtió en 60 proyectos por valor de 69 mil millones de dólares en Brasil. Una mayoría, 47 de las 60 inversiones, fue financiado parcial o totalmente por las empresas estatales de China (SOEs).

En 2013, el  banco estatal, China Construction Bank pagó 716 millones de dólares por una participación controladora en el  Brazil’s Banco Industrial e Comercial. Hoy en día, PetroChina Co. y CNOOC Ltd. tienen una participación combinada del 20 por ciento en el campo petrolero de Petrobras en la Cuenca de Santos al sur de Río de Janeiro.

En diciembre de 2014, China prometió 250 mil millones de dólares para invertir en América Latina en los próximos 10 años.

Recursos naturales

China es el mayor consumidor mundial de productos básicos. América del Sur tiene enormes depósitos de minerales, metales de tierra raros, y es la base de una de las mayores reservas de petróleo fuera del Medio Oriente.

De 2000 a 2011, el 86 por ciento de toda la inversión extranjera directa de China en América Latina y el Caribe fluyó en los sectores de materias primas y energía, de acuerdo con un estudio realizado por Enrique Peters, profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Estas inversiones ayudan a garantizar el suministro de los recursos naturales. El comercio bilateral entre China y América Latina creció de 12 mil millones de dólares en 2000 a 289 mil millones en 2013 de dólares, según el IMF. Como era de esperar, las exportaciones de América Latina a China fueron principalmente de cobre, mineral de hierro, soja y petróleo.

Petrobras es el mayor productor de petróleo en América del Sur. Los pagos de intereses sobre el préstamo de 3,5 mil millones provendrían de los ingresos por las ventas de petróleo a China. Efectivamente, el préstamo de China está libre de riesgo y los pagos de intereses compensan algo los costos del petróleo.

Para las naciones enganchando sus vagones a China, hay grandes riesgos. A diferencia de los fondos de China a Estados Unidos a través de compras fiscales, los préstamos a América Latina están garantizados por activos tangibles. Si las empresas entran en mora, China tomará campos de petróleo u otras propiedades -que son, en algunos casos, los únicos recursos de valor para estos países.

El efecto es aún más exagerado para Venezuela, que está tan endeudada con China que prácticamente le envía petróleo de forma gratuita. Y debido a la reciente caída de los precios del petróleo, Venezuela está enviando el doble de la cantidad de petróleo que hace un año para cubrir la misma deuda.

El logo de Petrobras en la sede corporativa de la empresa petrolera estatal brasileña. (Vanderlei Almeida / AFP / Getty Images)
El logo de Petrobras en la sede corporativa de la empresa petrolera estatal brasileña. (Vanderlei Almeida / AFP / Getty Images)

Esfera de influencia

Desde la Doctrina Monroe de 1823, Estados Unidos ha visto el Norte y el sur de América para que esté bajo su esfera de influencia. El presidente James Monroe consideraba cualquier interferencia en las Américas como actos de agresión contra los intereses estadounidenses.

La doctrina estaba dirigida a las potencias europeas, pero la influencia actual de China en la región está creciendo. Ideológicamente, Venezuela y Ecuador han sido dos de los mayores partidarios de China en la región, pero el papel de China como uno de los mayores financiadores de América Latina significa que su influencia se fortalecerá.

Días antes de que la compañía finalizara el préstamo de US$ 3,5 mil millones, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, dijo que el país sería un miembro fundador de la Infraestructura china liderada por el Asian Infrastructure Investment Bank (AIIB) (Banco de Inversiones de Infraestructura Asiático.

Brasil se unió al AIIb de China, y se espera que Argentina lo siga. China y Brasil ya son socios en el New Development Bank (Nuevo Banco de Desarrollo), establecido por los países BRICS, Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica para alentar la co-inversión.

Similar a las motivaciones de China detrás del AIIB (en parte destinado a debilitar a Japón como la influencia dominante de Asia), la incursión de China en América Latina podría ser visto como palanca para socavar la autoridad de Estados Unidos en la región.

Buscando mercados

China quiere aprovechar sus inversiones para asegurar un nuevo y vasto mercado de bienes y productos.

La recesión en Europa y el cambio de los patrones de consumo de Estados Unidos han desacelerado el crecimiento de las exportaciones chinas en los últimos años, con las fábricas de China funcionando por debajo de la capacidad y los inventarios de materias primas acumulándose. Estos factores contribuyeron a resultados más bajos que los deseados de crecimiento económico para el Partido Comunista Chino, que prevé aumentos oficiales del PIB en siete por ciento en 2015. Un pronóstico independiente de Lombard Street Research con sede en Londres es más pesimista, fijando el crecimiento por debajo del cinco por ciento este año.

Para lograr esos remotos resultados, China debe generar rápidamente demanda de sus productos. Los mercados emergentes de Brasil y Argentina son los principales candidatos para China.

Uno de esos sectores para el crecimiento son los automóviles. La China Chery Automobile Co. abrió una nueva fábrica en el estado brasileño de Sao Paulo a fines del año pasado. Se espera producir 50.000 coches en 2015, ampliando a 150.000 al año en 2018. Chery cuenta con alrededor de 100 concesionarios en Brasil para vender los coches.

En general, China vende a los mercados emergentes los bienes que siente que no pueden competir en Estados Unidos o Europa. Estos pueden incluir productos baratos de consumo, alimentos de baja calidad, y bienes de tecnología producidos por las marcas nacionales de China, incluyendo los coches.

Los países que reciben financiamiento de China hoy podrían incurrir en costos a largo plazo en el futuro. México y Centroamérica compiten directamente con China en la fabricación de bienes de consumo y de ropa. ¿Esas industrias se convertirán en riesgo?

En Nicaragua, las protestas estallaron a finales del año pasado por la construcción de un canal interoceánico que cortará la nación centroamericana en dos. El proyecto de 50.000 millones de dólares es financiado por una compañía china poco conocida que construirá, y luego poseerá y operara el canal de 172 millas por 50 años.

El proyecto fue patrocinado por el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega y agilizado por el ala izquierda del Congreso controlado por los sandinistas. Mientras que Ortega prometió crear 50.000 nuevos puestos de trabajo en Nicaragua, miles de trabajadores del canal serán traídos desde China. Las organizaciones ecologistas temen que la cifra que se necesitaría a nivel local, y los métodos chinos de mala calidad en la construcción plantean interrogantes sobre la solidez del propio canal.

Un terrateniente local de Nicaragua le dijo a la trabajadora autónoma Nina Lakhani, que escribe para el Daily Beast, “Ortega nos traicionó, nos vendió a los chinos”.

“¡Qué barbaridad!” ¡Eso es horrible!

TE RECOMENDAMOS