China fomenta los viajes por fiestas pese a los cierres locales para evitar el brote del COVID-19

Por Nicole Hao
30 de Septiembre de 2020
Actualizado: 30 de Septiembre de 2020

Mientras China se prepara para celebrar ocho días feriados por el Festival del Medio Otoño, las autoridades de las ciudades turísticas más populares afirman que es seguro visitarlas—a pesar de los cierres y las restricciones escolares que sugieren que las infecciones por COVID-19 aún no han disminuido.

China tendrá feriados nacionales a partir del 1 de octubre para conmemorar el festival, así como el aniversario de la toma del país por el Partido Comunista Chino (PCCh).

La ciudad de Qingdao, un municipio en la costa este de China que es un importante destino turístico, reportó dos portadores asintomáticos al finalizar el 24 de septiembre. Desde entonces, las autoridades organizaron pruebas masivas de COVID-19 y afirmaron que es seguro visitar la ciudad durante la próxima temporada de feriados.

Sin embargo, una universidad de Qingdao confinó a todos sus estudiantes para evitar la propagación del COVID-19, y solo permite que los estudiantes tomen un día libre y les prohíbe viajar.

Recientemente, las escuelas de todo el país emitieron reglas para limitar los planes de viaje de los estudiantes.

“La economía china está en mal estado. Cada gobierno local está tratando de aprovechar la oportunidad para promover el consumo durante los feriados”, dijo Tang Jingyuan, analista de asuntos de China con sede en Estados Unidos. “Los turistas estimularán la economía local porque necesitan hospedaje, comida y transporte, y visitarán sitios turísticos y comprarán recuerdos”.

Tang agregó que las autoridades no iban a lanzar abiertamente políticas de cierre estrictas porque a principios de septiembre, Beijing organizó una conferencia en la que el líder chino, Xi Jinping, promocionó el éxito del país en la lucha contra el virus y entregó premios.

“[El régimen] no permitirá que las noticias negativas rechacen su logro político”, dijo Tang.

Los residentes se someten a pruebas de COVID-19 en Ruili, en la provincia de Yunnan, al suroeste de China, el 15 de septiembre de 2020. (STR/AFP a través de Getty Images)

Nuevas infecciones

Justo antes de la medianoche del 24 de septiembre, la Comisión de Salud Municipal de Qingdao anunció dos infecciones por el virus del PCCh.

La comisión dijo que la ciudad realizará pruebas de ácido nucleico para COVID-19 una vez cada dos semanas a ocho tipos de personas de alto riesgo, entre ellos el personal médico, los trabajadores portuarios, y las personas que ingresaron a China desde otro país.

La agencia dijo que dos trabajadores que descargaron mariscos congelados importados de un barco de carga la noche del 19 de septiembre dieron positivo. Eso llevó a que la comisión afirmara que el brote se debió a mariscos congelados contaminados, aunque se sabe que los productos alimenticios no propagan el virus.

La esposa de uno de los pacientes infectados es cocinera en la escuela secundaria No. 4 de Qingdao, mientras que el otro paciente vive en un apartamento que comparte con dos compañeros.

La comisión afirmó que ellos eran portadores asintomáticos, que sus familiares o compañeros de apartamento estaban libres del virus, y que no se encontraron otras infecciones en la ciudad.

El 26 de septiembre, la emisora ​​estatal CCTV citó al subdirector del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Qingdao diciendo que la ciudad estaba segura y que la gente podía disfrutar de las festividades en la ciudad.

El horizonte que mira desde un fuerte que fue construido por Alemania durante la Primera Guerra Mundial en Qingdao, provincia de Shandong, en el este de China, el 24 de julio de 2014 (WANG ZHAO/AFP a través de Getty Images)

Durante las fiestas, muchos chinos viajan por el país para visitar lugares turísticos famosos o visitar a sus familiares.

Si bien la provincia de Yunnan y otras regiones turísticas también están promocionando sus sitios turísticos, hace solo unas semanas, el 19 de septiembre, el gobierno de Yunnan anunció que toda la provincia entraría en estado de “tiempos de guerra”, debido a una nueva ola de infecciones por el virus del PCCh que comenzó en la ciudad de Ruili. Ruili fue puesta bajo cuarentena el 14 de septiembre.

Sin embargo, el 22 de septiembre, los funcionarios de Ruili anunciaron repentinamente que habían flexibilizado el cierre.

Un residente es examinado por el COVID-19 en Ruili, en la provincia de Yunnan, suroeste de China, el 15 de septiembre de 2020 (STR/AFP a través de Getty Images)

Estudiantes de la QUST

Un estudiante de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Qingdao (QUST) dijo a la edición china de The Epoch Times en una entrevista telefónica que él y sus compañeros han estado encerrados en el campus desde el 12 de septiembre. El campus, ubicado en el distrito de Sifang, fue bloqueado por paredes de malla de alambre recién instaladas, dijo.

Aunque la universidad no anunció nuevos casos en septiembre, los estudiantes no pueden salir del campus.

“Debemos solicitar un permiso especial del director del campus si realmente necesitamos salir, lo cual es complicado y requiere tiempo”, dijo el estudiante.

La oficina del director de la QUST confirmó el bloqueo cuando fue contactada por The Epoch Times. La recepcionista dijo que la universidad no permite que los estudiantes se vayan a casa durante las fiestas.

Varios dueños de negocios locales que tienen tiendas o negocios cerca de la QUST dijeron a The Epoch Times que debido al cierre, los estudiantes no podían visitar sus negocios—lo cual ha afectado sus ventas.

Un entrevistado compartió publicaciones en el tablero de anuncios del campus, donde los estudiantes preguntaron al personal de la universidad por qué los profesores podían entrar y salir del campus libremente, pero ellos no podían. Un estudiante se quejó hace poco de que la universidad instaló más puertas en el campus para asegurarse de que los estudiantes no salgan sin permiso.

Todos los entrevistados hablaron bajo condición de anonimato por temor a represalias por parte de las autoridades chinas.

La Universidad de Ciencia y Tecnología de Qingdao de China cierra el campus luego de que la ciudad anunciara dos infecciones por el virus del PCCh el 24 de septiembre. En los tableros de anuncios, los estudiantes dejan mensajes criticando las estrictas medidas de cierre. (Proporcionado a The Epoch Times por el entrevistado)

Los funcionarios de educación en algunas ciudades chinas también dijeron a los estudiantes y profesores que no salieran durante las fiestas. La oficina de educación de la ciudad de Fuzhou en la provincia de Fujian, al sur de China, dictaminó el 26 de septiembre que los estudiantes y maestros de todos los grados que abandonen Fujian durante las fiestas deben ponerse en cuarentena durante 14 días y someterse a una prueba de ácido nucleico al regresar.

El régimen chino ha utilizado el formato del “mismo enfoque para todos” para dictaminar cuarentenas obligatorios en universidades de todo el país debido al COVID-19.

La semana pasada, los estudiantes del Instituto de Ciencia y Tecnología de Guangzhou en la provincia de Guangdong se quejaron de que la política de cierre provocó que la basura se acumulara en el campus y que los precios de los alimentos locales aumentaran.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Le puede interesar

Documental: El encubrimiento del siglo – La verdad que el PCCh ocultó al mundo

TE RECOMENDAMOS