China y Grecia muestran que no todas las deudas son iguales

30 de Junio de 2015 Actualizado: 30 de Junio de 2015

Si Grecia fuese China, no tendría problemas con su deuda. Ambos países tienen una deuda total de varias veces su PIB con la diferencia de que Grecia continúa con pequeños ajustes hacia el borde de la quiebra.

La diferencia entre la moratoria (Grecia) y fingir que no pasa nada (China) radica en el grado de control que cada uno de estos países tiene sobre sus sistemas monetarios.

Grecia prácticamente carece de control sobre su situación. La mayor parte de su deuda pública está en manos de instituciones extranjeras y su sistema bancario depende del apoyo de un banco central extranjero. Grecia no puede hacer algo sin antes tener el consentimiento de sus acreedores o del Banco Central Europeo (BCE).

China, por su lado tiene el control total sobre su sistema monetario y sobre la banca. Eso no significa que parte de la deuda que el gobierno local creó para gastar en proyectos de infraestructura de dudoso cobro sea mejor que la deuda pública griega, no lo es.

Sin embargo, mediante el control de los bancos y de los gobiernos locales, así como del Banco Central, China puede maniobrar ampliamente y fingir tanto como quiera.

Un ejemplo de ello es el acuerdo de canje de la deuda corriente realizado por los gobiernos locales y los grandes bancos estatales para obtener 2,8 millón de millones de dólares en préstamos del gobierno local.

Según The Wall Street Journal, los gobiernos locales están autorizados para emitir bonos con los rendimientos más bajos (tanto como del 3,41 por ciento) que los que daban los préstamos bancarios (alrededor de 7 por ciento en promedio). Los rendimientos promedio de los bonos para el sector privado son del 7.44 por ciento, de acuerdo con el China Beige Book.

Debido a los bajos rendimientos, nadie en su sano juicio compraría tales bonos, también porque los gobiernos locales tienen mal crédito desde que la burbuja inmobiliaria estalló.

“Todavía tenemos que comprar los bonos del gobierno local, porque creemos que los rendimientos son muy bajos y, desde un punto de vista comercial, estos bonos no otorgan suficientemente liquidez”, dijo al WSJ Wang Ming, socio de Shanghai Yaozhi Asset Management Co.

Los gobiernos locales dependen más de las propiedades inmobiliarias para obtener ingresos que de los impuestos. Pero esta fuente de ingresos se secó.

Lo que es similar a los inversores europeos vendiendo en masa la deuda pública griega y transfiriéndola al sector público en los primeros días de la crisis.

Sin embargo, dado que el régimen chino controla los bancos y los gobiernos locales, puede obligar a los bancos a canjear préstamos de alto rendimiento por bonos de bajo rendimiento y reproducir este ciclo una y otra vez continuamente, por lo que ningún gobierno local entra en moratoria.

Los bancos nunca podrán recuperar su dinero, pero siempre y cuando en realidad no tengan que suscribir los préstamos, se mantendrán en el negocio. Gracias al Banco Popular de China, el riesgo de esos bonos y préstamos ahora también se puede transferir al banco central, es así porque son activos admitidos como garantía cuando los bancos quieren obtener dinero fresco del banco central.

Así que es posible que los griegos desearan negociar solo con ellos mismos.

TE RECOMENDAMOS