China impone nuevas restricciones de visado dirigidas a la prensa estadounidense

Por Agencia de noticias
06 de Septiembre de 2020
Actualizado: 06 de Septiembre de 2020

En la última ronda de represalias entre Beijing y Washington apuntando mutuamente a la prensa, las autoridades chinas han impuesto nuevas restricciones de visado a los periodistas extranjeros que trabajan para organizaciones estadounidenses de noticias en China.

La semana pasada, durante la renovación de rutina de sus credenciales de prensa —que normalmente son válidas por un año— a varios periodistas se les entregó una carta que decía que sus solicitudes estaban siendo procesadas, en lugar de una nueva tarjeta de prensa. Se les aconsejó que llevaran la carta junto con sus tarjetas de prensa vencidas como prueba de identidad periodística.

Dado que sus visas chinas están vinculadas a sus tarjetas de prensa, a estos periodistas se les emitió una nueva visa válida solo por unos dos meses, un periodo mucho más corto que el habitual de un año.

Las autoridades chinas han dejado en claro que las credenciales de prensa temporales, y las visas vinculadas a ellas, pueden ser revocadas en cualquier momento, dejando a los periodistas afectados en un limbo sin saber con certeza cuánto tiempo podrían permanecer en China.

El corresponsal estadounidense de CNN, David Culver, se encuentra entre los afectados por la última medida de Beijing. CNN se enteró de que los reporteros que están siendo intimidados incluyen ciudadanos estadounidenses y no estadounidenses de varios de los principales medios de comunicación estadounidenses, incluido el Wall Street Journal.

Funcionarios chinos le dijeron a Culver que la nueva restricción no tenía nada que ver con sus artículos, sino que era una “medida recíproca” en respuesta al trato que la administración Trump dio a los periodistas chinos en Estados Unidos.

Un portavoz de CNN confirmó el domingo la nueva visa reducida de Culver.

“Uno de nuestros periodistas con sede en Beijing recibió recientemente una visa válida por dos meses, en lugar de los doce habituales”, dijo el portavoz. “Sin embargo, nuestra presencia sobre el territorio en China se mantiene sin cambios y seguimos trabajando con las autoridades locales para asegurarnos de que continúe”.

En mayo, Washington limitó la duración de la estadía de la mayoría de los periodistas chinos radicados en Estados Unidos a 90 días. Beijing afirma que ninguno de sus periodistas ha recibido respuesta de las autoridades estadounidenses sobre el estado de sus últimas solicitudes de extensión de visa, lo que, según dicen, ha afectado seriamente su trabajo y su vida.

Si no se concede la aprobación, los periodistas chinos tendrán que salir de Estados Unidos a principios de noviembre, exactamente cuando expire la nueva visa china de Culver.

A principios de este año, Beijing expulsó con eficacia a una docena de periodistas de The New York Times, The Washington Post y The Wall Street Journal después de que la administración Trump limitara el número de ciudadanos chinos autorizados a trabajar en las oficinas estadounidenses de los medios de comunicación estatales de China, lo que dio como resultado importantes recortes de personal en estas operaciones.

Desde entonces, Washington ha designado a un número cada vez mayor de oficinas estadounidenses de las organizaciones de noticias estatales de China como “misiones extranjeras”, requiriéndoles que presenten documentación ante las autoridades estadounidenses sobre sus finanzas y personal. Beijing ha respondido exigiendo lo mismo de varios medios de comunicación estadounidenses en China.

David Stilwell, subsecretario para Asuntos de Asia Oriental y el Pacífico del Departamento de Estado de EE. UU., ha dicho que los medios de comunicación chinos recibieron la designación porque el gobierno de EE. UU. los ve como medios de propaganda “efectivamente controlados por el Partido Comunista Chino (actualmente en el poder)” en lugar de organizaciones de noticias independientes.

En una conferencia de prensa en Washington el miércoles, Stilwell dijo que los movimientos “recíprocos” de Beijing contra los medios estadounidenses eran represalias “enormemente desproporcionadas con nuestro simple deseo de equilibrar esta relación”.

“Hay 150 diplomáticos chinos o más aquí —gente de los medios de comunicación estatales chinos que trabajan para el ministerio de propaganda aquí en Estados Unidos operando sin restricciones— y solo quedan unos pocos periodistas estadounidenses en China en este momento”, dijo. “Dibujemos esa situación para que todos entiendan de lo que estamos hablando”.

Con información de CNN Wire.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS