China impulsa programa de donación de órganos y agrava la preocupación por la sustracción forzada

Por Sophia Lam
30 de Noviembre de 2023 7:23 PM Actualizado: 30 de Noviembre de 2023 7:23 PM

Desde julio de este año, el principal organismo de control de la donación de órganos humanos de China ha vuelto a hacer campaña para que los ciudadanos chinos se registren en su base de datos de “donación voluntaria de órganos humanos”.

El 24 de julio, el Centro Administrativo de Donación de Órganos de China (CODAC, por sus siglas en inglés) publicó en su sitio web un aviso en el que lanzaba una serie de actividades de “temporada de propaganda nacional” para promover la donación de órganos entre los chinos.

El aviso del CODAC, titulado “Aviso sobre el lanzamiento de la Actividad de la Temporada Nacional de Registro y Promoción de la Donación Voluntaria de Órganos Humanos 2023”, no está disponible en su sitio web. Sin embargo, en su página web se menciona la promoción como un “gran acontecimiento” en julio, con el lema “compromiso con la vida, difusión de un gran amor”, junto con un “relevo vital de donación de órganos” de tres meses de duración que se celebrará simultáneamente en todo el país.

Este es uno de los intentos más recientes del régimen comunista de coaccionar a los ciudadanos chinos para que realicen “donaciones voluntarias de órganos humanos”.

El CODAC fue establecido como una afiliación de la Sociedad de la Cruz Roja de China por el gobierno central del régimen chino el 6 de julio de 2012.

The Epoch Times descubrió en las plataformas de noticias online de China que escuelas, instituciones médicas, organizaciones gubernamentales y empresas de todo el país han publicado informes, promocionando su participación en la campaña. Al parecer, los estudiantes de secundaria están inscritos en el sistema de donación de órganos.

Los múltiples intentos de The Epoch Times por ponerse en contacto con el CODAC y la Comisión Nacional de Salud de China no han recibido respuesta en el momento de la publicación. de este artículo.

Los observadores chinos temen que el Partido Comunista Chino (PCCh) esté utilizando la campaña para encubrir la sustracción forzada de órganos y para convertir a los ciudadanos chinos comunes en víctimas potenciales de la sustracción de órganos.

Temores de los internautas

Los internautas chinos afirman que se les obligó a donar en plataformas de redes sociales chinas como Douyin, la versión china de TikTok, y Weibo, y acusan a las autoridades de obligarlos a registrarse como donantes voluntarios, introduciendo sus datos personales en la base de datos de donaciones voluntarias sin su consentimiento o incluso sin su conocimiento.

En un reciente video, una internauta denunciaba que la administración sanitaria del condado de Linshu había exigido recientemente a todos los miembros del Hospital de Maternidad y Salud Infantil que se inscribieran como donantes voluntarios de órganos.

“Nuestro director y nuestros adjuntos se han inscrito como donantes voluntarios. Como patata pequeña, ¿me atrevo a no registrarme? Me gustaría pedirles su opinión”, decía la internauta en el video.

Añadió que, si un donante cambia de opinión, debe esperar hasta después de 2024 para realizar cualquier cambio o darse de baja en el registro de donantes voluntarios, tal y como está escrito en el anuncio.

“Todos los departamentos del hospital deben promover y lanzar activamente la campaña de donación y completar el registro en el plazo de una semana. A continuación, la lista de donaciones debe presentarse al departamento de educación científica”, escribió la administración sanitaria del condado en su aviso, según la internauta.

The Epoch Times se puso en contacto con el Hospital Materno-Infantil del condado de Linshu el 22 de noviembre y no había recibido respuesta hasta la fecha de publicación.

Varios internautas de Douyin afirmaron que habían sido registrados como “donantes voluntarios de órganos” sin su conocimiento.

“Estaba en clase y no sabía que mis órganos habían sido donados”, posteó un estudiante universitario en Douyin.

El internauta anónimo dijo que había recibido un mensaje del “Centro de Donación de Órganos Humanos de China” diciéndole que se había registrado como donante voluntario y pidiéndole que introdujera un código de verificación. El internauta respondió que no sabía que sus órganos habían sido donados y que se negaba a donarlos.

“Si te niegas, debes entrar en nuestro sitio web y rellenar un formulario de negativa”, le dijo el centro en un mensaje. “Una vez que hayas firmado el compromiso, no podrás cambiarlo. De lo contrario, su crédito personal se verá afectado”.

A principios de enero, una mujer apellidada Fan fue vista llorando en un videoclip, diciendo que estaba aterrorizada al encontrar sus datos biológicos registrados en el sistema de donación de órganos humanos. “Perdí mi certificado de identidad y, al despertarme, descubrí que mis datos estaban en el sistema de donación de órganos. Estoy muy asustada”, dijo Fan.

Otro internauta llamado “Las montañas son altas y el camino es largo” criticó al régimen comunista por mantener su información en el sistema de donación.

“Es inútil retirarse del sistema porque toda tu información permanece allí”, escribió en Weibo.

Datos “falsos”

Wang Zhiyuan, presidente de la Organización Mundial para Investigar la Persecución contra Falun Gong (WOIPFG, por sus siglas en inglés), dijo que el PCCh “ha estado fabricando datos falsos sobre la ‘donación voluntaria de órganos’ del pueblo chino para ocultar los delitos de larga data del PCCh de la sustracción de órganos a los practicantes de Falun Gong”.

Annie (alias), exesposa de un neurocirujano que extrajo órganos de miles de prisioneros de conciencia de Falun Dafa en China, a principios de la década del 2000, habla en una conferencia de prensa, en Washington, D.C., el 20 de abril de 2006. (The Epoch Times)

“Al mismo tiempo, allana el camino y sienta las bases para el saqueo de órganos del pueblo chino por parte del PCCh mediante el establecimiento del llamado sistema de donaciones”, declaró el Dr. Wang a The Epoch Times en una entrevista reciente.

El Dr. Wang afirmó que el PCCh sigue “inventando mentiras para encubrir su delito de la sustracción forzada de órganos”.

“Al principio, el PCCh se limitó a negar que utilizara órganos de presos ejecutados. Más tarde tuvo que admitirlo al aumentar exponencialmente los trasplantes de órganos. Sin embargo, los datos publicados revelan que el número de personas condenadas a muerte en China rondaba las 1600 al año de media en la década en torno a 1999”, afirma el Dr. Wang, quien añade que las cifras oficiales de trasplantes de órganos publicadas por el PCCh superaban las 10,000 al año.

Según Lancet, China realizó 11,000 trasplantes de órganos en 2006, ocupando el segundo lugar en número de trasplantes por país.

El doctor Wang acusó de “falsos” los datos del PCCh.

“A principios de 2006, se habían realizado en China más de 90,000 trasplantes de órganos de diversos tipos”, según un informe de investigación de la WOIPFG publicado en 2012.

Los datos pueden ser inferiores a la cifra real debido a la censura de la información y el encubrimiento por parte del PCCh, añadió el Dr. Wang.

“Soy médico y he pasado 30 años ayudando y salvando pacientes”, dijo el doctor Wang en el documental “Harvested Alive – 10 Years’ Investigations of Live Organ Harvesting“. “Nunca pensé que pasaría 10 años investigando cómo los médicos mataban a seres humanos inocentes”.

El Dr. Wang comenzó su carrera médica en 1972 y se matriculó en la Cuarta Universidad Médica Militar de China en 1975, especializándose en medicina aeroespacial. Ocupó diversos cargos, como médico militar de aviación y director de medicina militar de aviación.

La WOIPFG ha estado llevando a cabo investigaciones para recabar pruebas sobre los empleados  y las instituciones médicas chinas implicadas en la sustracción forzada de órganos a practicantes de Falun Gong en China. Desde la primera publicación de informes de investigación el 9 de diciembre de 2004, el WOIPFG ha publicado un total de 16 listas de personal e instituciones médicas, policiales, jurídicas y otras entidades encargadas de hacer cumplir la ley implicadas en la sustracción de órganos.

El PCCh comenzó a reprimir la práctica pacífica en julio de 1999 debido a la popularidad de Falun Gong. El régimen comunista acosó, acechó, detuvo, arrestó y torturó aleatoriamente a los practicantes de Falun Gong, e incluso les extrajo los órganos vivos.

A fecha de 28 de junio de 2023, los informes de la WOIPGF incluyen 27,672 entidades, 891 instituciones médicas y 96,343 individuos, que han estado presuntamente implicados en la sustracción forzada de órganos a practicantes de Falun Gong.

Según la Comisión Nacional de Salud de China, en noviembre de 2023 había concedido autorización a un total de 188 instituciones médicas del país para realizar trasplantes de órganos humanos.

La sustracción forzada de órganos es una “industria oscura de enormes beneficios”

El Dr. Wang enfatizó que el PCCh ha establecido ahora un sistema completo de sustracción de órganos a personas vivas en China, convirtiéndolo en una “oscura industria de enormes beneficios”.

Cartel en el aeropuerto de Xinjiang que dice “visitantes especiales y canal de trasplante de órganos humanos”. Enver Tohti, testigo de la sustracción de órganos, declaró en una investigación que ese cartel en un aeropuerto de Xinjiang era un indicio del volumen de trasplantes de órganos que se realizaban en Xinjiang, China. (Enver Tohti)

“Este sistema no sólo proporciona órganos para alargar la vida de los altos cargos del PCCh, sino que también implica la venta de órganos en todo el mundo debido a los sustanciosos beneficios que reporta”, afirma el doctor Wang.

Es difícil saber el número exacto de personas asesinadas por sus órganos por el régimen comunista, ya que “en realidad no hay supervivientes” de las operaciones, según Nina Shea, abogada de derechos humanos y excomisionada de la Comisión Estadounidense para la Libertad Religiosa Internacional, ahora miembro sénior del Instituto Hudson.

Según el “Informe sobre las acusaciones de sustracción de órganos a practicantes de Falun Gong en China“, del que son coautores dos activistas canadienses de los derechos humanos, David Kilgour y David Matas, en julio de 2006, la magnitud de los beneficios de los trasplantes, en abril de 2006, se sugería en la siguiente lista de precios:

Riñón – 62,000 dólares
Hígado – 98,000-130,000 dólares
Hígado-riñón – 160,000-180,000 dólares
Riñón-páncreas – 150,000 dólares
Pulmón – 150,000-170,000 dólares
Corazón – 130,000-160,000 dólares
Córnea – 30,000 dólares

En julio de 2021, el máximo organismo de control sanitario de China —la Comisión Nacional de Salud (CNS)— emitió una notificación en la que daba instrucciones a cada provincia del país para que estableciera sus propios precios en relación con los diferentes órganos humanos, o “costes de obtención de órganos”, como decía la notificación.

Según un informe del periódico estatal chino Medical and Health del 30 de octubre de 2021, seis departamentos gubernamentales provinciales de la provincia central china de Henan, incluidos el departamento de salud, el departamento de finanzas y la Sociedad de la Cruz Roja, emitieron conjuntamente un aviso, estableciendo las “tarifas y normas de tarifas locales para la obtención de órganos donados” en la provincia de Henan.

The Epoch Times se puso en contacto con el Departamento de Salud de Henan para solicitar comentarios, pero hasta el cierre de esta edición no había recibido respuesta.

Los pacientes asiáticos son el principal grupo de pacientes que se someten a operaciones de trasplante de órganos en China debido al corto tiempo de espera. El número de pacientes es tan grande que se conoce como “turismo de trasplante de órganos”.

Según un reporte publicado en junio por The Epoch Times, Japón dio a conocer sus últimas cifras de viajeros para trasplantes, que mostraban que un tercio de ellos se habían trasplantado sus órganos en China.

Ushio Sugawara, exmiembro de una pandilla criminal japonesa, afirma que fue testigo de cómo colocaban a un practicantes de Falun Gong anestesiado en una mesa de operaciones para extirparle el hígado. Le cortaron los tendones poco antes de la operación para evitar que se diera a la fuga. El señor Sugawar abandonó la pandilla en 2015 y ahora es comentarista económico en Japón.

Corea del Sur es “conocida como uno de los principales consumidores de turismo de trasplantes a China”, según la Asociación Coreana para los Trasplantes Éticos de Órganos (KAEOT, por sus siglas en inglés) y Médicos contra la Sustracción Forzada de Órganos (DAFOH, por sus siglas en inglés). Ambos grupos no gubernamentales pidieron a Naciones Unidas que instara al gobierno surcoreano a poner fin a su complicidad en la sustracción forzada de órganos en China.

El Dr. Wang afirmó que es poco probable que el sistema de trasplantes forzados de órganos del PCCh, impulsado por una insaciable codicia, se detenga por sí solo. “Los objetivos de la sustracción de órganos se están ampliando más allá de los presos para incluir a los ciudadanos comunes, convirtiendo a cualquier persona en China continental en un objetivo potencial para la sustracción de órganos a personas vivas del PCCh”.

El gabinete del PCCh aprobó el “Reglamento sobre Donación y Trasplante de Órganos Humanos (Borrador de Revisión)” el 20 de octubre de 2023.

Tang Jingyuan, comentarista de temas de actualidad de china, dijo que la aprobación del reglamento es “un medio eficaz para legitimar formal y completamente la sustracción de órganos a demanda autorizada por el Estado del PCCh”.

El Sr. Tang señaló que se ha reportado de un alarmante número de jóvenes, incluidos adolescentes, que desaparecen en China.

“La abominable matanza del PCCh mediante la sustracción de órganos a petición se ha extendido de los practicantes de Falun Gong a los chinos comunes, y las normas revisadas [sobre donación y trasplante de órganos humanos] equivalen a utilizar la ley para encubrir sistemáticamente sus crímenes y tapar ciertas lagunas legales, haciendo más difícil que el mundo exterior investigue los oscuros secretos de sus asesinatos masivos sancionados por el Estado”, dijo Tang en una entrevista reciente con The Epoch Times.

Formas de detener la sustracción forzada de órganos

El Dr. Wang dijo que la sustracción forzada de órganos es “antihumana”. Hizo un llamamiento al mundo entero para detener la brutal práctica en China y “castigar al PCCh por su crimen genocida”. Dijo que la sustracción de órganos dirigida a niños y jóvenes es “inaceptable”.

En un foro celebrado en 2016 organizado por la WOIPFG, legisladores alemanes y destacados investigadores internacionales sobre la sustracción forzada de órganos en China propusieron una serie de medidas que el mundo podría adoptar para acabar con el crimen del PCCh: condena pública, dejar de formar a cirujanos chinos, denegar la entrada a médicos implicados en asesinatos por órganos, presionar a las empresas farmacéuticas occidentales, aprobar leyes que impidan el “turismo de trasplantes” y concienciar sobre la sustracción de órganos.

El 27 de marzo de 2023, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó la ley “Detener la Sustracción Forzada de Órganos de 2023“, que el Dr. Wang aplaudió como “un buen paso adelante” en un esfuerzo por detener el crimen del PCCh.

Sin embargo, aún está “lejos” de poner fin a las atrocidades del PCCh, dijo el Dr. Wang. “El mundo entero debe dar un paso adelante para detener al PCCh”.

Con información de Mary Hong, Eva Fu, Joan Delaney, Luo Qiong, Matthew Robertson y Li Li.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.