Un “crimen perfecto” sin sobrevivientes: Investigadores detallan la atroz industria de sustracción de órganos en China

Por Eva Fu
18 de Febrero de 2022 10:19 AM Actualizado: 18 de Febrero de 2022 10:28 AM

Gozaban de buena salud cuando los pusieron en la mesa de operaciones para que los médicos extrajeran sus órganos. Muchos de ellos aún respiraban. Cuando el trabajo estuvo terminado, los cuerpos fueron arrojados al incinerador, sin dejar rastro.

La escena escalofriante había sido una realidad que han vivido los presos de conciencia en China en el marco de la sustracción forzada de órganos impulsada por régimen comunista chino. Esa realidad ha sido expuesta por dos investigadores en un seminario web virtual organizado por el Instituto Hudson, con sede en Washington, el 17 de febrero.

“No hubo cargos, ni audiencia, ni apelación”, dijo David Kilgour , exsecretario de Estado de Canadá para Asia-Pacífico quien, junto con el abogado canadiense de derechos humanos David Matas, pasó años investigando el tema.

“Un policía simplemente dijo: ‘Vas a ir a este campo de trabajo’… estarás trabajando 16 horas al día”, dijo. “Entonces, un día, alguien entrará, los agarrará, les dará un poco de potasio, y luego les sacarían los órganos y sus cuerpos serán quemados”.

“Así es como funciona el estado de derecho en China en términos de obtención de órganos”.

Es un “crimen perfecto, porque en realidad no hay sobrevivientes”, agregó la moderadora Nina Shea, abogada de derechos humanos y excomisionada de la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de los Estados Unidos, ahora miembro principal del Instituto Hudson.

La industria de extracción de órganos de miles de millones de dólares, que floreció al mismo tiempo que el régimen, intensificó una brutal campaña de erradicación contra el grupo espiritual Falun Gong a principios de la década del 2000 y el Partido Comunista Chino (PCCh) la ha estado ocultando durante décadas.

Incluso en Occidente, los funcionarios y los organismos médicos se han mostrado reacios a enfrentar el problema, hasta 2019, cuando un tribunal popular independiente en Londres concluyó, “más allá de toda duda razonable”, que la sustracción de órganos a los reclusos de Falun Gong ha tenido lugar durante años “en una escala significativa”.

Una recreación de la sustracción de órganos en China a practicantes de Falun Gong, durante un mitin en Ottawa, Canadá, 2008. (The Epoch Times)

Annie (alias), una exempleada de un hospital chino en el noreste de China, fue la primera en arrojar luz sobre el horrible abuso en 2006. En testimonios a The Epoch Times luego corroborados por otros, ella reveló cómo su exesposo, un militar cirujano del mismo hospital, extrajo a la fuerza las córneas de los practicantes de Falun Gong.

Su relato fue lo que reunió a Matas y a Kilgour para investigar el problema. Más tarde publicaron un informe titulado Cosecha sangrienta, donde examinaron cientos de hospitales en China, basándose en informes de los medios, revistas médicas y archivos. Sus hallazgos fueron que el régimen chino ha estado utilizando a los practicantes de Falun Gong como un banco de órganos viviente mientras subestima significativamente la cantidad de trasplantes realizados cada año.

Los denunciantes Annie y Peter en una rueda de prensa en Washington, D.C., el 20 de abril de 2006. Este fue su primer testimonio público sobre las atrocidades de la sustracción de órganos a gran escala en China. (The Epoch Times)

El esposo de Annie les dijo a Matas y a Kilgour en una entrevista que realizó más de 2000 operaciones de extracción de córnea durante un período de dos años a partir de 2001. Estaba tan atormentado por su conciencia que comenzó a tener pesadillas, lo que despertó las sospechas de Annie.

Los dos se separaron después de que Annie decidiera que no podía aceptar su complicidad en el acto. Ambos escaparon al extranjero tras recibir amenazas de muerte.

“Este es un crimen nacional”, dijo en un comunicado a The Epoch Times en abril de 2006.

El exmarido de Annie sintió un profundo remordimiento cuando abrió la ropa de un paciente y vio que se caía una pequeña caja, según Annie, quien leyó el relato en un diario que llevaba su exmarido. La pequeña caja contenía un pin redondo de Falun Gong con una nota escrita en papel.

“Mamá, te deseo un feliz cumpleaños”, decía.

A pesar de la deserción de Annie y de otros, la maquinaria de extracción de órganos ha seguido funcionando, atrayendo a turistas de trasplantes de todo el mundo que fueron tentados por las promesas de los hospitales chinos de coincidencias de órganos y cirugías rápidas.

“En todas partes hay escasez de órganos y los órganos se asignan según las prioridades, pero en China, todo el sistema funcionaba como si hubiera un suministro inagotable de órganos”, dijo Matas. “Todo lo que tenían que hacer era presentarse y pagar el dinero”.

“Todo el sistema está compartimentado, y todos pretenderían estar deliberadamente ciegos a los otros componentes del sistema”, dijo.

(Izq. a der.) David Kilgour, David Matas, y Ethan Gutmann autores de “Bloody Harvest/The Slaughter: An Update” (Cosecha Sangrienta/La Matanza: Una actualización).

Kilgour recordó haber hablado con un paciente de Asia a quien se le presentaron cuatro riñones coincidentes en sucesión durante unos meses. Los primeros tres riñones fueron rechazados por su cuerpo, y el cuarto fue un éxito. El médico, que vestía uniforme militar, presentó el primer riñón compatible poco después de su primera reunión.

“Toman todos los órganos, no solo un riñón”, dijo Kilgour. “Así que cuatro personas murieron para que este hombre pudiera tener un buen riñón. ¿No es increíble?

Dos docenas de condados en Virginia aprobaron recientemente resoluciones para condenar la sustracción de órganos en China e instar a sus residentes a no participar en el turismo de órganos en el país, al igual que el Senado del estado de Texas.

Algunos funcionarios estadounidenses están buscando acciones en el Congreso para que se señale a los perpetradores.

Los dos investigadores coincidieron en que los organismos internacionales deben hacer más sobre el tema. Kilgour, por su parte, dijo que estaba “avergonzado” de que Canadá no haya aprobado ninguna legislación sobre la sustracción de órganos.

“Hay algunos, pero no suficientes”, dijo Matas, instando a los países a interrumpir cualquier tipo de colaboración con el sistema chino de trasplante de órganos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.