China instala cámaras dentro de los hogares ampliando su red de vigilancia

Por ALEX WU
17 de Septiembre de 2020
Actualizado: 17 de Septiembre de 2020

El mundo representado en “1984” y “Animal Farm” de George Orwell se utiliza a menudo como una analogía de los estados totalitarios como China. El Partido Comunista Chino (PCCh) implementó recientemente la táctica del “Gran Hermano”, con una vigilancia y control de los ciudadanos elevada a un nuevo nivel, construyendo redes de Internet para vigilar e implicar por asociación a “todo el clan”, espiando furtivamente los teléfonos celulares privados e incluso instalando cámaras en el interior de los hogares.

Como se revela en los documentos internos del PCCh obtenidos en exclusiva por The Epoch Times, bajo el nombre de contención COVID-19, el régimen ha estado expandiendo sistemáticamente su ya masiva red de vigilancia, gastando en ello cientos de millones de yuanes, contratando a un numeroso personal e incorporando más departamentos gubernamentales. Las medidas involucradas se han vuelto cada vez más invasivas, violando directamente la propia constitución de China.

El PCCh consolida y amplía el sistema de vigilancia

The Epoch Times obtuvo recientemente documentos internos de los gobiernos locales que muestran que la vigilancia de la población por parte del PCCh amplió los sistemas de vigilancia por Internet y vídeo de “Skynet” y el “Proyecto Xueliang” del departamento de seguridad pública (policía de China), extendiéndose a los departamentos de gestión urbana, protección del medio ambiente y transporte y educación. El régimen está construyendo un sistema de vigilancia integral tridimensional, utilizando recursos de varios departamentos. Ni siquiera los hogares privados se salvan. Se trata de una invasión sistémica de la privacidad, como se muestra en los documentos internos de varias regiones.

Por ejemplo, el Comité Político y Jurídico de la comuna de Cixian de la ciudad de Handan, provincia de Hebei, publicó el “Informe de la encuesta sobre el fortalecimiento y la innovación de la gestión social”. En el documento se afirma que en 2019 el “Proyecto Xueliang” se utilizó para mejorar la construcción estandarizada del centro de gestión integral, que requería “compartir y conectar gradualmente los recursos de vigilancia de los departamentos de seguridad pública, gestión urbana, protección del medio ambiente, supervisión de la seguridad, supervisión de los alimentos y las drogas, transporte, educación y otros departamentos a la plataforma de vigilancia del centro de gestión integral del condado”.

Según el “Reporte de Trabajos Claves para la Informática” de 2020 del gobierno municipal de Dingzhou de la provincia de Hebei, el objetivo de la labor de informática de este año es integrar los recursos de videovigilancia de la ciudad, lo que incluye “integrar los equipos de videovigilancia de los departamentos de seguridad pública, gestión urbana, policía de tráfico y protección del medio ambiente”. Ni siquiera se escatima en el sistema de vigilancia de automóviles en línea, ya que en el documento se exige “activar la plataforma de vigilancia para el servicio de vigilancia de automóviles en línea”.

Si el pueblo chino hace tiempo que se ha vuelto insensible a las violaciones de la privacidad por parte del gobierno, entonces la vigilancia secreta del PCCh, que se revela a continuación, puede superar el límite inferior de cualquiera. Incluso si uno trata de esconderse en casa, el “Gran Hermano” sigue vigilando.

El “Gran Hermano” dentro de los hogares

Hace dos años, cuando el régimen chino instaló cámaras en las puertas de las casas de sus residentes causó una protesta pública y atrajo la atención de los medios de comunicación internacionales por su descarada invasión de la privacidad de los individuos. Ahora el régimen lo lleva a cabo a un nuevo nivel, instalando cámaras en el interior de las casas donde viven las personas.

En un documento filtrado del “Comité de Gestión Integral de la Gobernanza Social” de la ciudad de Tangshan, provincia de Hebei, la organización de mantenimiento de la estabilidad del PCCh emitió el aviso de “Puntos clave para la gestión integral de la seguridad social y la construcción de la seguridad en la ciudad de Tangshan en 2017”. Esto requiere promover la construcción del “Proyecto Xueliang” mediante “la extensión de la vigilancia por vídeo a los hogares de las personas o el uso de aplicaciones para acceder y comprobar los teléfonos móviles de las personas”. El “Proyecto Xueliang” se refiere al sistema de vigilancia por vídeo construido para la vigilancia de las zonas rurales, complementario del “Proyecto Skynet”, que abarca las zonas urbanas.

La videovigilancia “extendida a los hogares de las personas” no se limita a Tangshan. La revista Bitter Winter, que desde hace mucho tiempo se ocupa de los derechos humanos en China, informó en abril de 2019 que recibió información de personas de muchas provincias, entre ellas Hangzhou y Zhejiang. El departamento de seguridad pública ordenó a los propietarios locales que instalaran cámaras en las casas y apartamentos de alquiler bajo el nombre de “prevención de robos” y que “deben aceptar la vigilancia policial”.

El comentarista de actualidad, Li Linyi, dijo que esto demuestra que la vigilancia del PCCh se está volviendo cada vez más “desvergonzada”. Después de que el mantenimiento de la estabilidad fue actualizado a este sistema de vigilancia tridimensional, se ha vuelto más agresivo hacia la privacidad y los derechos humanos de los chinos.

Método de vigilancia invasiva utilizado en la persecución a Falun Gong

Esas medidas de vigilancia invasivas y agresivas se han utilizado en la persecución de los practicantes de Falun Gong (Falun Dafa) por parte del PCCh. En febrero, durante el cierre nacional debido a la pandemia de COVID-19, la practicante de Falun Gong, Chang Xiuhua, del condado de Huanan, ciudad de Jiamusi, provincia de Heilongjiang, fue secuestrada por la policía de seguridad nacional del PCCh y enviada al centro de detención de Jiamusi. Sin embargo, debido al encierro, el centro de detención se negó a acogerla. Entonces el policía de seguridad nacional, Li Xiaolin, junto a otros oficiales locales decidieron poner a Chang en “cuarentena” forzada en su casa durante seis meses, con una cámara instalada en el interior de su hogar para un monitoreo en tiempo real las 24 horas. Para los expertos en leyes, esto es absolutamente ilegal.

“Desde un punto de vista legal, esto es obviamente ilegal. (…) La policía no tiene derecho a instalar una cámara en la casa de una persona para monitorear cada uno de sus movimientos. Lo que se refleja en este caso es la completa privación de los derechos humanos, los derechos de privacidad y otros derechos como la libertad de movimiento individual. El PCCh sabe que es ilegal que lo hagan”, dijo Chen Jiangang, un exabogado de derechos humanos del territorio y profesor visitante de la Escuela de Derecho de la American University, en una entrevista a The Epoch Times el 25 de agosto.

Según el artículo 245 de la ley penal de China, “todo aquel que realice ilegalmente un registro corporal o haga un registro en una propiedad privada será condenado a una pena de prisión de duración determinada no superior a tres años o a una detención penal”, declaró a su vez el exabogado de derechos humanos del continente, Peng Yongfeng, en una entrevista el 28 de agosto. “El personal judicial que abusa de sus facultades y comete los delitos mencionados en el párrafo anterior será castigado severamente”.

Peng dijo que la policía de seguridad nacional del condado de Huanan violó la ley. “La policía utiliza equipos para vigilar a los practicantes de Falun Gong e incluso instala cámaras en sus casas, lo que viola gravemente los derechos de los ciudadanos, viola el derecho a la privacidad de los ciudadanos e infringe la información personal. Estos derechos están protegidos por la ley de China”.

The Epoch Times reveló en informes anteriores que el PCCh ha usado la excusa de “luchar contra COVID-19” para expandir su vigilancia en China continental, incluyendo el fortalecimiento de la gestión de la red para mantener la estabilidad del régimen. La gestión de la red es un sistema recientemente adaptado por Beijing para vigilar y controlar a los residentes individuales. Se utilizó con frecuencia en Tíbet. A los residentes locales se los agrupaba y asignaba a un gestor de la red que obtenía de ellos información personal muy detallada.

Redes de Internet controlan a los ciudadanos

El PCCh gastó mucho dinero para construir redes de Internet en cada ciudad para vigilar a los ciudadanos y castigarlos en grupo, como una moderna “implicación de todo el clan”. Esto lo hacen directamente las ramas del Partido Comunista en lugar de las organizaciones gubernamentales. Esto es similar a aquello de la era de Mao Zedong cuando las ciudades se dividieron en redes como unidades socialistas estrechamente controladas por las ramas del Partido. Ahora esto se hace a través de Internet, como revelan los documentos internos obtenidos por The Epoch Times.

La Comisión de Leyes Municipales de Huangshan explicó en un documento interno que una de las medidas para fortalecer la construcción de seguridad (mantener la estabilidad) es basarse en las redes de Internet y extender su alcance en el control social de la ciudad. Concretamente, incluye la construcción de la sucursal del Partido en cada red para integrar la red grupal del Partido con la red de gestión social y el uso de la “integración de la red dual” para fortalecer la red.

El PCCh también gastó 300 millones de yuanes en la construcción de una “Skynet” para cubrir tanto las zonas urbanas como las rurales, reveló el documento.

La Comisión Jurídica Municipal de Bengbu reveló en el documento titulado “Esforzarse por mejorar el sistema moderno de apoyo estándar para la gestión social municipal”, que la ciudad de Bengbu contrató para la red de Internet a más de 1000 personas a tiempo completo con un título universitario o superior en 2017 y 2018. Se asignaron 80 millones de yuanes cada año por solo mantenerlos para cubrir toda la ciudad con la densidad de “un equipo de la red por cada red”.

Según el documento filtrado “Calendario del proyecto” de la ciudad de Wuhu, provincia de Anhui, el “Proyecto Xueliang”, iniciado en agosto de 2018, tuvo una inversión total de 290 millones de yuanes; en comparación con los presupuestos de la ciudad de 1650 millones de yuanes y 1080 millones de yuanes en educación y atención médica de ese año. En 2018, la población de Wuhu era de casi 4 millones de habitantes.

El documento también reveló una función especial del sistema integral de información de la gobernanza del Comité Político y Jurídico de la provincia de Anhui, que se denomina “perfil del pueblo”. Cuando se introduce la información de identificación de una persona, el sistema informático puede sacar el mapa de relaciones de la persona. La empresa iFlytek que ayudó al gobierno de Anhui a construir el sistema de información fue sancionada por Estados Unidos en 2019.

Según el análisis de Li Linyi, esta función significa que el PCCh incluye en su sistema de vigilancia para el mantenimiento de la estabilidad del Partido, las fichas de las relaciones de los parientes y amigos de las personas. Esto en realidad por parte del PCCh la “implicación de todo el clan”, vigilando y castigando a las personas y sus familias, amigos y relaciones sociales, en la era moderna.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

PCCh usa red de cuentas falsas en Twitter para desinformar sobre la pandemia

TE RECOMENDAMOS