China lanza campaña mundial de desinformación en un intento de trasladar la culpa del virus

Por Bowen Xiao
18 de Marzo de 2020 Actualizado: 20 de Marzo de 2020

Una amplia y agresiva campaña de desinformación desatada a nivel mundial por el Partido Comunista Chino (PCCh), generada por una mezcla de fracasos internos, tiene como objetivo dar un giro a la narrativa sobre la pandemia, y está sucediendo en tiempo real.

El impulso propagandístico del régimen chino, que se ha intensificado en las últimas semanas, sirve para múltiples propósitos, principalmente para desviar su culpa por la incorrecta manipulación del virus del PCCh, sembrar la discordia a nivel internacional y presentar una imagen de que el régimen supuestamente ha contenido el brote.

Exfuncionarios del gobierno de Estados Unidos, expertos en China y consultores de seguridad nacional dijeron a The Epoch Times que la campaña de desinformación apunta a un problema mayor: las aspiraciones globales de Beijing. La campaña ha ayudado a despertar la ira de los ciudadanos chinos, alejándolos del régimen y acercándolos a Estados Unidos, quien ha sido cada vez más blanco de su propaganda. Aunque algunos en Estados Unidos la están creyendo.

“El engaño, la desinformación, la manipulación, la distorsión de los hechos, el oscurecimiento de sus verdaderas intenciones y la paciente y constante erosión de la voluntad de resistir a otros es algo que alimenta en gran medida las ambiciones globales del Partido Comunista Chino de dominar el mundo”, dijo Frank Gaffney, exsecretario asistente de defensa para la Política de Seguridad Internacional durante la administración de Reagan, a The Epoch Times.

“Esto es solo una manifestación de eso, pero es particularmente insidiosa, y es una de la que deberíamos estar atentos ahora”, dijo Gaffney, quien es presidente ejecutivo del Centro de Política de Seguridad.

“Porque de alguna manera, es la vanguardia de un esfuerzo más grande, a largo plazo y más peligroso que ellos [China] están montando”.

Los documentos internos del gobierno obtenidos por The Epoch Times han puesto de relieve cómo el régimen no informó a propósito de los casos del virus del PCCh y censuró las deliberaciones sobre el brote, contribuyendo a alimentar la propagación de la enfermedad, que ahora se ha confirmado que ha infectado a más de 200.000 personas a nivel internacional.

Los funcionarios chinos y los medios de comunicación estatales han amplificado las teorías de conspiración en plataformas de redes sociales como Twitter, y últimamente han impulsado afirmaciones de que el origen del virus proviene del ejército de EE. UU., o que los esfuerzos de contención del PCCh ganaron tiempo para que el resto del mundo se preparara.

Los medios de comunicación estatales chinos, muchos de los cuales tienen un sitio web en inglés, han impulsado estas teorías casi a diario, y algunos artículos incluso amenazan directamente a Estados Unidos, como se vio en un editorial del 17 de marzo en Xinhua, que decía: “El lado estadounidense debería corregir inmediatamente sus conductas erróneas (…) antes de que sea demasiado tarde”.

Aunque los ciudadanos chinos tienen bloqueado el uso del Twitter, los bots han estado invadiendo la plataforma para defender el régimen comunista, atacar a Estados Unidos y hacer narrativa propagandística. Un portavoz de Twitter no respondió a una solicitud de comentarios sobre si estaban al tanto de los bots y si tenían algún plan para eliminarlos.

Otra narrativa que está ganando fuerza en los medios de comunicación estadounidenses es la idea que llamar al brote el virus Wuhan es racista, a pesar de que los medios de comunicación estatales chinos han utilizado el término, como se ha visto en Xinhua, el Global Times y otros. Enfermedades anteriores como el Ébola, el Zika, el virus del Nilo Occidental, la enfermedad de Lyme y la gripe española son todas denominadas con el lugar de donde surgió el virus.

Joseph Bosco, un exfuncionario de la Oficina del Secretario de Defensa de China (2005-2006) dijo a The Epoch Times que el objetivo de la extensa campaña de desinformación del régimen es “trasladar la culpa y escapar de la responsabilidad por su grave negligencia y falta de cooperación con las organizaciones internacionales de salud”.

Bosco, consultor de seguridad nacional y becario del Instituto de Estudios Coreanos-Americanos, dijo que hay una razón subyacente por la que Estados Unidos fue el objetivo específico.

“La China comunista ve a EE. UU. como el principal obstáculo para sus ambiciones globales agresivas”, dijo. “Busca mejorar la credibilidad y legitimidad del PCCh, y deslegitimar a EE. UU. y a Occidente”.

Estados Unidos pueden combatir el empuje de desinformación “luchando contra las mentiras del PCCh aduciendo la verdad”, dijo Bosco. Dijo que la administración debería “exigir e imponer la reciprocidad en todos los aspectos de las relaciones entre EE. UU. y China”, como el presidente Donald Trump ha mencionado antes.

La campaña de desinformación no ha pasado desapercibida. En los últimos días, Trump, funcionarios de la administración y políticos de EE. UU. han hablado en contra del reciente empuje propagandístico de China. En una reunión informativa del 17 de marzo, Trump dijo, “China estaba publicando información falsa, que nuestros militares les dieron este [virus]. Eso es falso, y en lugar de discutirlo, tengo que decir de dónde vino. Vino de China”.

Bonnie Glaser, exconsultora de los Departamentos de Defensa y de Estado de EE. UU., dijo que Beijing busca proteger la imagen de su país tanto a nivel internacional como interno. Señaló que ya hay varios casos legales que los estadounidenses están presentando contra China, incluido el Berman Law Group, que recientemente presentó una demanda colectiva federal contra el régimen chino por causar la pandemia.

“Dañará la imagen global de China si se culpa a Beijing de haber manejado mal la epidemia en su inicio y de haber permitido que afecte al resto del mundo”, dijo Glaser a The Epoch Times por correo electrónico. Glaser es asesor principal para Asia y director del Proyecto de Energía de China en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

“China quiere que la vean como un jugador global responsable que puede contribuir eficazmente a abordar los problemas mundiales”, dijo. “Demostrando la efectividad del sistema de gobierno interno de China, Beijing puede avanzar en su objetivo de liderar la reforma del gobierno global y promover el modelo chino como una opción para que los países en desarrollo lo copien”.

Si el régimen se retrata a sí mismo de haber manejando la crisis de manera efectiva, “el PCCh puede debilitar aún más el atractivo de la democracia y el capitalismo en todo el mundo”.

Internamente, China está impulsando activamente su propaganda sobre el virus a sus propios ciudadanos. El asesor de seguridad nacional de EE. UU., Robert O’Brien, durante un discurso en la Fundación Heritage, con sede en Washington, el 11 de marzo, dijo que el régimen había intentado inicialmente censurar a los médicos que trataban de hablar sobre el brote, “para que la palabra de este virus no pudiera salir”.

“Esto probablemente le costó a la comunidad mundial dos meses en responder”, dijo O’Brien.

En las últimas semanas, el régimen chino también está impulsando la narrativa de una disminución en el número de infecciones, y animando a la gente a volver a China. Li Lanjuan, experto principal de la Comisión Nacional de Salud de China, dijo a los medios estatales chinos que si todo va bien, China podría quedar libre de todas las nuevas infecciones para el 20 de marzo.

Gaffney dijo, “Debemos asegurarnos de que el pueblo de China esté (…) expuesto a la verdad”. Se habla mucho ahora de la reciprocidad, especialmente con respecto a los periodistas”.

El PCCh expulsará a periodistas estadounidenses radicados en China que trabajan para The New York Times, The Wall Street Journal y The Washington Post como represalia por las recientes acciones de la administración Trump contra los medios de comunicación estatales chinos en Estados Unidos.

Se perciben beneficios adicionales para el régimen al enfocarse en contra de Estados Unidos.

Al centrarse en Estados Unidos, el PCCh atrae la atención de todo el mundo y les permite retractarse de algunos de sus recientes acuerdos con Washington en materia de inversiones comerciales y propiedad intelectual, según Peter Huessy, presidente y fundador de GeoStrategic Analysis, una empresa de defensa y seguridad nacional de Potomac, Maryland.

Huessy dijo a The Epoch Times que la desinformación de China tiene un impacto terrible y hace más difícil proteger la salud y el bienestar de la gente no solo de Estados Unidos, sino a nivel mundial.

“Toda la estrategia china es la desinformación masiva y mala dirección”, dijo. “Aunque China pretende ser un miembro responsable de la comunidad internacional, en realidad está haciendo mucho para debilitar el estado de derecho y los derechos humanos”.

The Epoch Times se refiere al nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, como el virus del PCCh porque el encubrimiento y la mala gestión del Partido Comunista Chino permitieron que el virus se propagara por toda China y provocara una pandemia mundial.

***

A continuación

Propaganda china muestra a fallecidos por coronavirus como “ciudadanos ejemplares”

TE RECOMENDAMOS