China obliga a nuevos usuarios de teléfonos fijos o móviles a realizarse escáneres faciales

Por Nicole Hao
04 de Diciembre de 2019
Actualizado: 04 de Diciembre de 2019

El régimen chino ha introducido escáneres faciales obligatorios para las personas que desean abrir una nueva cuenta telefónica, en otra medida como Beijing refuerza el control del ciberespacio.

A partir del 1 de diciembre, los operadores de telecomunicaciones tienen la obligación de recoger los escaneos faciales de las personas que solicitan un nuevo número de teléfono móvil o fijo. La norma fue anunciada por el Ministerio de Industria y Tecnología de la Información de China (MIIT) en septiembre.

El nuevo requisito es una actualización de una norma anterior del MIIT. Que a partir de enero de 2015, exigía que todos los solicitantes presentaran un documento de identidad e información personal válidos para registrarse para obtener un teléfono móvil o un número de teléfono fijo.

La medida ha sido criticada por sus intenciones Orwellianas, mientras que también se han planteado preocupaciones sobre la seguridad de los datos biométricos recogidos.

Escáneres faciales

Un representante de servicio al cliente de China Unicom, una empresa estatal de telecomunicaciones, dijo a AFP el 1 de diciembre que la nueva norma puede requerir que un cliente “se registre volteando la cabeza y parpadeando”.

Un residente de Beijing apellidado Chen, que visitó una tienda local de China Mobile el domingo, dijo a la edición en chino del Epoch Times el 2 de diciembre que el proceso no es tan simple como tomar una foto de retrato.

“La identificación china tiene un chip dentro… Ellos [el personal de China Mobile] pusieron mi identificación en el lector de identificación y me indicaron cómo posar en consecuencia”, dijo Chen. “No es fácil. Lo intenté tres o cuatro veces y finalmente pasé la prueba [de exploración facial]”.

“Al principio, tuve que parpadear de forma exagerada una vez [frente a la cámara]. Entonces abrí la boca una vez. Al final, tuve que girar mi cabeza hacia la izquierda, y luego hacia la derecha lentamente una vez”, dijo Chen.

“Dijeron [el personal] que la petición es obligatoria. Las poses pueden no tener que seguir la misma secuencia cada vez, pero nosotros [los clientes], debemos seguir las instrucciones”.

Después que Chen completara el escaneo facial y llenara un formulario con sus datos personales, el personal de China Mobile le dio un nuevo número de teléfono móvil y una tarjeta SIM.

De acuerdo con la nueva regla, los usuarios no están autorizados a transferir o revender sus tarjetas SIM de teléfonos móviles a otra persona. Los operadores de telecomunicaciones también deben verificar que sus clientes no poseen números de teléfono celular o fijo registrados bajo otros nombres.

Preocupaciones sobre la vigilancia

Los residentes y expertos chinos han expresado su preocupación por la nueva medida, diciendo que formaba parte de los planes del régimen de controlar a sus ciudadanos mediante la vigilancia a gran escala.

“El sistema de reconocimiento facial da mucho miedo. Después de que se instaló la red 5G [nueva generación de telecomunicaciones] en la mayoría de las regiones del país, ellos [el régimen] pueden encontrarte en cualquier momento”, dijo a Radio Free Asia el 2 de diciembre un hombre llamado Wang, de la ciudad de Nanjing, en el este de China.

Wang dijo que dos de sus nuevos colegas solicitaron nuevos teléfonos celulares y se les pidió que se sometieran a la exploración facial.

Jeffrey Ding, investigador de inteligencia artificial china en la Universidad de Oxford, dijo a la BBC el 1 de diciembre que si bien el objetivo declarado de esta medida era aumentar la ciberseguridad y reducir el fraude, también permitía al régimen controlar mejor a su población.

“Está relacionado con una campaña muy centralizada para tratar de controlar a todo el mundo, o esa es al menos la ambición”, dijo Ding.

La revista financiera china Caixin informó el 30 de noviembre que se han instalado cámaras de reconocimiento facial en muchos lugares y negocios de todo el país. Y se utilizan “para hacer pagos, para registrar la asistencia en el lugar de trabajo y para tomar el metro”.

En el informe se da un ejemplo de un edificio residencial en el distrito de Changning de la ciudad de Shanghai. Los residentes locales vieron a un trabajador instalando un anuncio en los ascensores en septiembre. El trabajador dijo: “Es un anuncio, pero hay una cámara de reconocimiento facial instalada en él”, según el medio.

Según los medios de comunicación estatales chinos, la Universidad Farmacéutica China de la ciudad de Nanjing instaló en agosto cámaras de reconocimiento facial en cada aula para monitorear a los estudiantes en tiempo real. Las cámaras, según los informes, pueden incluso detectar cuando un estudiante se queda dormido o distraído y no escucha al maestro.

Según el estudio de mercado de reconocimiento facial de China de 2019, un informe del Instituto de Investigación Industrial Zhongshang (una de las mayores empresas consultoras industriales de China). Dijo que el régimen compró más de 10,000 millones de yuanes (1420 millones de dólares) de equipos de reconocimiento facial en 2018. El estudio preveía que en 2019 el mercado estaría valorado en unos 12,000 millones de yuanes (1700 millones de dólares).

El régimen chino ha utilizado sistemas de reconocimiento facial para controlar a la población durante varios años. El sistema ha ayudado a las autoridades a rastrear a criminales y disidentes, y también facilita la implementación del sistema de crédito social de Beijing.

El sistema de crédito social asigna a cada ciudadano un puntaje de “confiabilidad” social. Una persona con un bajo puntaje de crédito social puede que no se le permita abordar un tren o un avión, o que su hijo no sea admitido en una escuela de buena reputación.

Por ejemplo, un sistema de reconocimiento facial instalado en una calle muy concurrida registra a las personas en cruces peatonales. A las que luego se les impone una cierta multa, al tiempo que se les retiran puntos de su puntaje de crédito social.

Seguridad de datos

También se ha expresado preocupación por la seguridad de los datos biométricos recogidos por las cámaras de reconocimiento facial.

El 11 de septiembre, el periódico estatal chino Beijing Youth Daily informó que su reportero, haciéndose pasar por un comprador en línea, logró comprar en una tienda en línea datos personales de unas 2000 personas.

El informe dice que los datos incluyen información personal y entre 50 y 100 fotografías de cada persona.

El reportero se puso en contacto con una de las personas cuyos datos personales fueron filtrados, un médico llamado Li, de la provincia de Guangxi.

“Li se sorprendió cuando se enteró de que sus fotos y datos faciales se vendían en línea. Dijo que nunca autorizó a nadie a recopilar sus datos personales, ni permitió que nadie los vendiera”, dice el informe.

Un ciudadano chino emprendió recientemente acciones legales contra un zoológico por la recopilación de datos biométricos. Guo Bing, profesor adjunto de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Zhejiang, demandó al Parque Safari de Hangzhou el 28 de octubre, después de que el parque exigiera que todos los visitantes se sometieran a un escáner facial para entrar en sus instalaciones.

 

A continuación

¿Qué es el comunismo y cuál es su objetivo?

TE RECOMENDAMOS