China ofrece vacunar a atletas olímpicos contra COVID-19

Por Nicole Hao
09 de Marzo de 2021
Actualizado: 09 de Marzo de 2021

El ministro de Relaciones Exteriores de China se ha ofrecido a vacunar a todos los atletas olímpicos que participarán en los Juegos Olímpicos de Invierno en Beijing el próximo año, a pesar de la muerte de los habitantes de Hong Kong que recibieron una vacuna COVID-19 fabricada en China.

La diplomacia de las vacunas es una de las principales agendas que ha llevado a cabo el régimen chino en los últimos meses. Sin embargo, incluso los médicos chinos cuestionan la eficacia y seguridad de las vacunas fabricadas en China.

El ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, habló el 7 de marzo sobre la diplomacia de las vacunas chinas en una conferencia de prensa durante la reunión de las Dos Sesiones, la conferencia anual más importante del régimen.

Yi dijo que China ha exportado vacunas COVID-19 a 43 países y las ha donado a 69 países en vías de desarrollo. También dijo que China donó vacunas a las fuerzas de paz de las Naciones Unidas y le gustaría “suministrar vacunas a los atletas que participarán en los Juegos Olímpicos”.

Wang dijo que China tiene 17 tipos de vacunas que se están probando ahora. Tres de ellas fueron aprobadas por el régimen chino para uso de emergencia, dos tipos de Sinopharm y la vacuna CoronaVac de Sinovac.

Una exposición de vacunas inactivadas con la vacuna SARS-CoV-2 (Vero Cell), desarrolladas por el Instituto de Productos Biológicos de Wuhan, subsidiaria del Grupo Biotec Nacional de China (CNBG) de Sinopharm Group, durante la Segunda Exposición Mundial de la Salud que se llevó a cabo en Wuhan, China, el 13 de noviembre de 2020. (Getty Images)

Muertes en Hong Kong

La mayoría de las vacunas que han recibido los habitantes de Hong Kong son suministradas por el fabricante chino Sinovac.

En la madrugada del 8 de marzo, un hombre de 71 años de Hong Kong murió 5 días después de recibir la vacuna CoronaVac, fabricada por Sinovac (aunque no había presentado algún síntoma tras recibir la vacuna). Era la tercera muerte tras la vacunación con CoronaVac en Hong Kong, aunque las autoridades hongkonesas no relacionaron sus muertes con la vacunación.

El 9 de marzo, el Departamento de Salud de Hong Kong anunció que un hombre de 51 años había sufrido un ataque al corazón y se encontraba en estado crítico en la unidad de cuidados intensivos (UCI) de un hospital.

Recibió la vacuna CoronaVac el 3 de marzo y tenía antecedentes de diabetes, hipertensión e hiperlipidemia. El 6 de marzo, comenzó a toser esputo y a sentir dificultad para respirar.

Es el tercer paciente que necesita tratamiento en la UCI después de ser vacunado en Hong Kong.

El secretario de Servicio Civil de Hong Kong, Patrick Nip Tak-kuen, dijo en un programa de radio, la mañana del 9 de marzo, que los efectos adversos graves en curso de las vacunas COVID-19, fabricadas en China, hicieron que menos personas estuvieran dispuestas a vacunarse en la ciudad.

Nip dijo que solo el 72 por ciento de las personas que programaron una cita recibieron sus vacunas el 8 de marzo, una cifra mucho más baja que las anteriores y que representa las preocupaciones de la gente sobre la seguridad de la vacuna. Nip también dijo que en el período inicial del Programa de Vacunación COVID-19, que se inició el 22 de febrero, más del 90 por ciento de las personas que hicieron citas recibieron las vacunas.

Los viales de la vacuna CoronaVac, desarrollada por Sinovac Biotech de China, se exhiben en Bangkok, Tailandia, el 24 de febrero de 2021. (Lillian Suwanrumpha/AFP a través de Getty Images).

Debate en Perú

Un científico en Perú desencadenó una acalorada discusión sobre la eficacia de las vacunas chinas. El hecho ocurrió después de que revelara que la tasa de eficacia era inferior al umbral del 50 por ciento, un margen establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la aprobación reglamentaría de las vacunas.

Perú está utilizando las dos vacunas desarrolladas por Sinopharm.

El 7 de marzo, un científico peruano, que perteneció al Instituto Nacional de Salud Ernesto Bustamante, le dijo al diario El Comercio que recibió una copia completa del informe de ensayos clínicos sobre vacunas Sinopharm, elaborado por la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), antes de revelar el 5 de marzo los datos de los ensayos al público.

“El informe dijo que la eficacia de la vacuna de Sinopharm fabricada en Wuhan es del 33,3 por ciento, y la vacuna de Sinopharm fabricada en Beijing es del 11,5 por ciento”, dijo Bustamante. “Soy un profesional que ayuda a las personas a comprender los asuntos técnicos. No había intención de alarmar a nadie, y mucho menos boicotear un plan de vacunación”.

En Perú, hay dos grupos que debaten el tema. Uno apoya a Bustamante y el otro está en su contra.

El 6 de marzo, el Ministerio de Salud peruano publicó un comunicado que decía que Sinopharm le dijo al ministerio que su vacuna COVID-19 alcanzó el 79.34 por ciento de efectividad en sus últimos ensayos clínicos en los Emiratos Árabes Unidos (EAU), sin precisar si la vacuna era la versión de Wuhan o de Beijing.

Esta fue la respuesta oficial al discurso de Bustamante del 5 de marzo en Willax Televisión.

El ministerio no ha publicado datos sobre los ensayos de la vacuna Sinopharm en Perú, pero pidió a la gente que no crea en los rumores.

Antes de que el debate se intensificara en Perú, el Instituto Butantan, financiado por el estado de Brasil, publicó datos el 12 de enero que mostraban que la eficacia de CoronaVac en los ensayos clínicos de última etapa del país era del 50,4 por ciento, lo suficiente para superar el umbral del 50 por ciento establecido por la OMS para su aprobación reglamentaria.

Las vacunas desarrolladas en EE.UU. tienen una eficacia mayor. Pfizer-BioNTech logra una eficacia del 95 por ciento y Moderna logra un 94,1 por ciento de efectividad.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS