China ordena financiación bancaria para impulsar la producción nacional de carbón

Por Fran Wang
07 de Octubre de 2021 12:32 PM Actualizado: 07 de Octubre de 2021 12:32 PM

Beijing ha ordenado a sus bancos que apoyen las necesidades financieras de las empresas de carbón y energía. Con casi dos tercios de las provincias lidiando con el racionamiento de energía, la situación del suministro eléctrico en China sigue siendo un reto para la economía.

“Los bancos y otras instituciones financieras deben dar prioridad a los préstamos a las minas y centrales eléctricas cualificadas, hacer que se aseguren de incrementar la producción de carbón térmico y electricidad”, dijo la Comisión Reguladora de Bancos y Seguros de China en un comunicado (pdf) el 4 de octubre.

El país está inmerso en una crisis energética, ya que la escasez de carbón se combina con la elevada demanda de fabricantes, industrias y hogares. Esto ha hecho que los precios del carbón alcancen máximos históricos y ha obligado a restringir su uso de forma generalizada.

La actual crisis energética de China afecta a unas 20 provincias y regiones, que representan más del 66% de su producto interior bruto (PIB).

El banco de inversión de Wall Street, Morgan Stanley, calcula que la demanda de energía de China ha aumentado casi un 15% en los últimos 12 meses, mientras que la oferta de carbón nacional solo ha aumentado un 5% en lo que va de año.

El carbón ha sido durante mucho tiempo fundamental para la generación de energía en China y la economía en general, ya que representa aproximadamente el 70% (pdf) de la electricidad del país.

Más del 90% del carbón chino se extrae localmente, y el país ha producido alrededor de 3800 millones de toneladas de carbón cada año en la última década, el mismo nivel que el resto del mundo junto.

Sin embargo, Beijing ha desaconsejado la quema de carbón, ya que el líder del Partido Comunista Chino (PCCh), Xi Jinping, ha impulsado la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y la “neutralidad del carbono” para 2060. Xi se centra ahora en tener cielos azules en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022.

Desde que el PCCh fijó el objetivo de reducir la cuota del carbón en su combinación energética global, algunas instituciones financieras han dejado de conceder préstamos al sector.

Por otra parte, los precios del carbón se han disparado hasta alcanzar máximos históricos tras la decisión de Beijing de suspender las importaciones de Australia en 2020 debido a un conflicto comercial. Y los suministros de Indonesia, el mayor proveedor de carbón de China en el extranjero, se han visto obstaculizados por las persistentes lluvias.

Mientras tanto, la pena por violar las normas de seguridad en el lugar de trabajo se ha elevado de multas a posibles penas de cárcel en el recién modificado artículo 134 de las leyes penales del régimen, lo que disuade aún más a los operadores mineros de aumentar la producción.

El racionamiento energético de China amenaza con agravar la falta de impulso en todo el sistema financiero del país. El gigante bancario de Wall Street, Goldman Sachs, redujo su previsión de crecimiento de China para 2021 al 7.8% desde el 8.2%, citando “presiones vitales de retroceso” por la escasez de energía.

Los datos del índice oficial de directores de compras (PMI) del sector manufacturero de China en septiembre se situaron en 49.6, por debajo del 50.1 de agosto. El indicador económico cayó por debajo de la puntuación 50 por primera vez en los últimos 19 meses.

La marca de 50 separa el crecimiento mensual de la contracción.

“El PMI manufacturero cayó por debajo del punto crítico debido al bajo sentimiento de las industrias de alto consumo energético”, dijo la oficina de estadísticas del PCCh.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.