China se apresura para contener nuevo brote de COVID-19, 100 días antes de Juegos Olímpicos de Invierno

Por Dorothy Li
28 de Octubre de 2021
Actualizado: 28 de Octubre de 2021

Beijing se ha apresurado a endurecer las restricciones a los viajes y a ampliar las campañas de vacunación en un esfuerzo por vencer los crecientes contagios de COVID-19; mientras comienza la cuenta regresiva de 100 días para los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022, un funcionario afirma que el brote plantea el mayor desafío.

Pang Xinghuo, vicedirector de los Centros de Prevención y Control de Enfermedades de Beijing, declaró en una reunión informativa celebrada el 27 de octubre que China se encuentra en una fase crítica de control del COVID-19.

Hasta el lunes, China ha notificado casi 250 casos de transmisión local en el reciente brote, 21 de ellos en Beijing y 110 en Mongolia Interior, una región vecina a la capital.

Es probable que esta cifra no refleje el total real, ya que se sabe que el régimen no informa completas las cifras del virus.

No obstante, las autoridades han estado en alerta máxima, ya que la mayoría de los infectados tienen antecedentes de viajes entre regiones.

Los dos primeros casos confirmados de la nueva ola, una pareja de Shanghai, habían viajado por el noroeste de China en coche y en avión durante la temporada alta de turismo a principios de octubre. Dieron positivo en las pruebas del virus del PCCh (Partido Comunista Chino) el 17 de octubre.

El reciente brote de COVID-19, la enfermedad causada por el virus del PCCh, se ha extendido a 11 provincias y a la capital, Beijing, en diez días.

“Controlar el virus es realmente el mayor reto al que nos enfrentamos para albergar los Juegos de Invierno”, declaró el miércoles a la prensa Zhang Jiandong, un alto funcionario del Comité Organizador de Beijing para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno de 2022.

Está previsto que Beijing albergue los Juegos del 4 al 20 de febrero, y los Paralímpicos del 4 al 13 de marzo.

Epoch Times Photo
Una niña recibe la vacuna contra el COVID-19 en una escuela de Handan, en la provincia septentrional china de Hebei, el 27 de octubre de 2021. La ciudad comenzó a vacunar a los niños de entre 3 y 11 años. (-/AFP vía Getty Images)

La cuenta regresiva de 100 días para los Juegos presionó al gobierno para que impusiera restricciones más duras contra el virus, ya que los casos siguen aumentando en medio de una alta tasa de vacunación.

A partir de esta semana, las autoridades de Beijing prohibirán la entrada en la capital a las personas que hayan estado en zonas infectadas en los 14 días anteriores. No hay excepciones, incluso si son residentes de Beijing.

Pan Hongxu, subdirector de la Oficina de Seguridad Pública de Beijing, dijo en la conferencia de prensa del miércoles que la policía ha iniciado 19 investigaciones penales sobre presuntas infracciones de seguridad por el COVID-19 y ha sancionado administrativamente a 13 personas.

El alto funcionario policial dio cinco razones típicas, entre ellas el incumplimiento de las órdenes de permanecer en el hogar. Un residente fue detenido el 23 de octubre por golpear presuntamente a un miembro del personal de la comunidad cuando intentaba salir de su recinto residencial.

Mientras tanto, la capital ha comenzado a desplegar vacunas de refuerzo desde el 22 de octubre, ya que el régimen se comprometió a organizar unos Juegos de 2022 “sencillos y seguros”.

En julio, más del 80% de los adultos de Beijing estaban completamente vacunados. En el caso de los que tienen entre 12 y 17 años, más del 80% había recibido al menos una dosis en agosto.

Las autoridades sanitarias de la ciudad culparon el miércoles a la variante delta de un aumento de las infecciones en tres distritos de la capital.

China anunció el lunes que los niños de tres años empezarán a recibir las vacunas chinas. Sin embargo, las tres vacunas aprobadas para los de 3 a 17 años están todavía en fase de pruebas clínicas. Tampoco hay una respuesta definitiva sobre sus niveles de protección contra la variante delta, altamente infecciosa.

Epoch Times Photo
Una pancarta que representa un alambre de púas con forma de anillos olímpicos se ve junto a un cartel del Museo Olímpico durante una protesta organizada por activistas tibetanos y uigures contra los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022, en Lausana, Suiza, el 23 de junio de 2021. (Fabrice Coffrini/AFP vía Getty Images)

Además del brote del COVID-19, el régimen se ha enfrentado a crecientes peticiones internacionales para boicotear los juegos en protesta por el historial de derechos humanos del régimen.

Durante la ceremonia de encendido de la antorcha en Atenas a principios de este mes, los activistas de derechos humanos desplegaron una pancarta en la que se leía “No a los Juegos Genocidas” y ondeaba una bandera tibetana, aunque la ceremonia en sí no se interrumpió.

Grupos de derechos y algunos legisladores estadounidenses han pedido al Comité Olímpico Internacional que posponga los Juegos de Invierno y traslade el evento a menos que China ponga fin al genocidio en curso contra los uigures y otros grupos minoritarios musulmanes.

Activistas y expertos en derechos de la ONU han dicho que al menos un millón de musulmanes han sido detenidos en campos en Xinjiang, China, desde 2017, una acusación negada por el régimen comunista.

Aunque ningún país ha dicho que sus atletas vayan a hacer un boicot, los legisladores europeos, británicos y estadounidenses han votado para que sus diplomáticos lo hagan.

Con información de Reuters y Eva Fu.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS