China sella las puertas de la gente y los habitantes de Xi’an ruegan por comida

Por Nicole Hao
12 de Enero de 2022
Actualizado: 12 de Enero de 2022

El régimen chino selló las casas de los residentes en Xi’an el 8 de enero, pero no dispuso un suministro fiable de alimentos, dicen los residentes. Después de estar encerrados durante casi tres semanas, les faltan alimentos y están al borde del colapso mental.

El régimen chino ha afirmado que el brote de COVID-19 en Xi’an está bajo control desde el 5 de enero. Sin embargo, el régimen ha actualizado las medidas de control y los residentes de Xi’an siguen sin poder salir de sus casas incluso el 11 de enero.

“Nunca me habían diagnosticado COVID-19. ¿Por qué han sellado mi puerta?” dijo Cai Jiaying (seudónimo), residente en el complejo Rongshang, comunidad de Changyanbao, distrito de Yanta, en Xi’an, a la edición en chino de The Epoch Times el 9 de enero: “Nuestro complejo residencial ha estado cerrado durante 21 días. (…) Al principio [del cierre], me consolé. Días más tarde, me desilusioné, y luego me sentí desesperada y sin esperanza. Esta mañana, me he vuelto loca”.

Cai dijo que ella y su marido solo habían comprado un poco de comida con éxito en las últimas tres semanas, y no sabían cuándo podrían comprar más.

“Me preocupa que pronto no tengamos nada que comer. No nos atrevemos a llenar el estómago. Nos vamos a la cama después de comer a las 3 o 4 de la tarde. Dormimos más para ahorrar comida”, dijo Cai. Dijo que la familia solo tenía en casa un pequeño tazón de arroz, 11 libras de harina de trigo, siete tazas de fideos instantáneos, un brote de bambú y un poco de carne. “La comida puede alimentarnos como mucho una semana”.

Otros residentes de Xi’an contaron historias similares a The Epoch Times en entrevistas telefónicas.

Epoch Times Photo
Miembros del personal con equipo de protección personal (EPP) rocían desinfectante fuera de un centro comercial en Xi’an, China, el 11 de enero de 2022. (STR/AFP vía Getty Images)

Continúa el confinamiento

El 11 de enero, las autoridades de Xi’an anunciaron que nueve comunidades de la ciudad habían sido reclasificadas a regiones de bajo riesgo, donde la gente tiene pocas posibilidades de entrar en contacto con los pacientes de COVID-19, y otras 44 seguían siendo regiones de alto o medio riesgo.

El régimen no mencionó cuántas comunidades había en la ciudad, ni los detalles de las políticas de confinamiento en las diferentes regiones de riesgo.

El 10 de enero, las autoridades locales anunciaron otra norma para dividir la ciudad, denominada “Zona cerrada”, “Zona controlada” y “Zona de prevención”. En general, a los residentes de las zonas cerradas no se les permite salir de sus casas por muy sanos que estén o por muy urgente que sea su necesidad de salir.

El régimen ha dicho que las zonas pueden bajar de categoría si ningún residente de la zona se ha contagiado con el virus del PCCh o ha tenido contacto con pacientes de COVID-19 en los últimos 14 días, y todos los residentes dan negativo en las pruebas realizadas en las 48 horas siguientes.

El virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como nuevo coronavirus, es el virus que causa la enfermedad COVID-19.

Epoch Times Photo
Miembros del personal con equipo de protección personal (EPP) rocían desinfectante fuera de un centro comercial en Xi’an, China, el 11 de enero de 2022. (STR/AFP vía Getty Images)

La vida en Xi’an

Encerrados en casa o en una residencia, los habitantes de Xi’an sufren.

“No sabemos cómo conseguir comida [después de que el régimen sellara la puerta de nuestra casa]. Solo tenemos unas cuantas hojas de col en casa”, dijo Xu Qianru (seudónimo), residente en la comunidad de Changyanbao, en el distrito de Yanta, a la edición en chino de The Epoch Times el 9 de enero. “Seguimos llamando a la empresa gestora del complejo residencial, pero nadie responde al teléfono”.

El departamento de Xu fue sellado por la empresa gestora en la noche del 8 de enero. Se enteró por sus vecinos de que todos los departamentos del complejo estaban sellados. “Varios miles de familias de nuestro complejo están encerradas en casa como nosotros (…) Nuestras vidas son realmente difíciles”, añadió Xu.

“Nos hemos comido todas nuestras provisiones [en las últimas semanas durante el cierre], y no podemos comprar nada. ¿Quieren ustedes [los funcionarios de Xi’an] que los más de diez mil residentes [del recinto] mueran de hambre?”, Yang Hai, residente de Hengdacheng en la calle de Dazhai, distrito de Yanta, se quejó en un video posteado en las redes sociales el 8 de enero.

Yang compartió fotos del complejo residencial, que mostraban que el régimen cerraba las puertas de la unidad residencial con alambres de hierro y sellaba las puertas de los apartamentos con papel.

“¿Nos tratan [los funcionarios], al pueblo, como animales?” criticó Yang. “¡No podemos recibir ningún material [comida] después de que las puertas estén selladas!”.

Los estudiantes universitarios de Xi’an llevan encerrados en los dormitorios desde finales de diciembre del año pasado, y no se les permite salir del edificio, ni siquiera ir a sus casas, aunque algunas de ellas estén en la ciudad.

“Somos seis chicas que compartimos una habitación (…) Permanecemos en nuestras literas de dos camas durante la mayor parte del día”, dijo Fu Hua (seudónimo) a la edición en chino de The Epoch Times el 8 de enero. “Estudiamos diferentes carreras y tenemos diferentes horarios de clase. [Desde que comenzó el cierre,] tomamos clases online en la residencia, y no podemos evitar interferir unas con otras”.

Fu dijo que se sentía frustrada por el encierro. Incluso preferiría ser enviada a un centro de cuarentena durante 14 días si el régimen le permitiera volver a casa después de la cuarentena.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS