China sobornó y espió en Micronesia para reprimir a los opositores, dice expresidente

Por Andrew Thornebrooke
04 de Diciembre de 2023 7:45 PM Actualizado: 04 de Diciembre de 2023 7:45 PM

Agentes comunistas chinos se dedicaron al soborno y el espionaje en Micronesia como parte de un esfuerzo por suprimir las opiniones negativas sobre el intento de expansión del régimen en la región, según el expresidente de la nación insular del Pacífico.

En respuesta, el entonces presidente David Panuelo envió una serie de cartas, ahora filtradas, a otros miembros de su gobierno, advirtiéndoles de la “guerra política” del Partido Comunista Chino (PCCh) en la región.

“Quiero dejar muy claro que nuestra política exterior es que somos amigos de todos y enemigos de ninguno”, dijo Panuelo durante una entrevista con el programa “American Thought Leaders” de EpochTV. “[Pero] sentí que tenía que adoptar una postura firme para asegurarme de que se protegía la soberanía de nuestra nación”.

Uno de los objetivos generales del PCCh era asegurarse de que Micronesia apoyara abiertamente a China durante una guerra por Taiwán o permaneciera neutral en el conflicto.

Afirmó que, aunque ama al pueblo chino, sus tradiciones y su cultura, la influencia maligna del PCCh amenazaba la propia soberanía de Micronesia y la estabilidad del Indo-Pacífico en su conjunto.

Por ello, según el Sr. Panuelo, era necesaria una respuesta decisiva por su parte.

“Con el paso del tiempo, he aprendido que debo tomar algunas medidas audaces para garantizar la protección de la soberanía de nuestra nación y también para la región del Pacífico en su conjunto, porque la seguridad es muy importante”, afirmó.

El PCCh se infiltra en las islas del Pacífico

El Sr. Panuelo dijo que los esfuerzos del PCCh formaban parte de una campaña más amplia para expandirse por la región, utilizando de hecho a las naciones insulares del Pacífico como peones en su plan para socavar a Estados Unidos y el orden internacional.

En un momento dado, recordó, envió una carta al primer ministro de las Islas Salomón, Manasseh Sogavare, para expresar su preocupación por un amplio acuerdo que el PCCh pretendía firmar con 10 naciones de la región y que habría permitido la expansión de las fuerzas policiales y navales chinas por toda la región.

“China pretendía firmar ese tipo de acuerdo de gran alcance”, declaró Panuelo. “Podría ser de carácter general, pero les daría acceso al Pacífico desde el punto de vista económico, político y probablemente estratégico”.

Dijo que instó al Sr. Sogavare para compartir el documento y prometer no permitir que China militarizar las islas o “escalar las tensiones”.

“Escribí al primer ministro Sogavare de manera muy amistosa, porque es como un hermano para mí, y como familia, compartimos lo que nos preocupa”, dijo el Sr. Panuelo.

La revisión resultante del acuerdo descubrió que el PCCh había insertado efectivamente en el acuerdo un lenguaje que habría concedido al régimen derechos económicos y militares expansivos y sin precedentes en la región, permitiéndole prospectar las zonas económicas exclusivas de las islas del Pacífico e incluso controlar quién entraba y salía de sus naciones.

“Revisamos ese acuerdo de desarrollo común y nos dimos cuenta de que, al firmarlo, habríamos cedido y comprometido nuestra soberanía”, declaró Panuelo.

“[Descubrimos que] permitiría a los chinos entrar y también mirar los minerales de nuestra zona económica exclusiva; les daría acceso a saber quién entraba en nuestro país, quién salía de nuestro país por medios electrónicos a través de aduanas e inmigración, entre otras cosas”.

El acuerdo fue finalmente archivado después de que el Sr. Panuelo escribiera a sus colegas líderes del Pacífico, instándoles a trabajar por “los intereses colectivos del Pacífico”.

Sin embargo, el acto provocó represalias por parte del PCCh.

Tras la filtración de una de las cartas, un gobernador regional de Micronesia informó a Panuelo que un agente del PCCh se había puesto en contacto con él y había intentado sobornarlo para que denunciara públicamente la carta.

El gobernador confió en mí y me dijo: “Señor Presidente, por supuesto, les dije que no, porque eso sería traición”, dijo Panuelo.

“Estoy seguro de que [el PCCh] fue a los demás estados a hacer cosas similares”.

EE. UU es un socio vital en el Indo-Pacífico

Micronesia es una de las tres naciones del Indo-Pacífico que mantienen Pactos de Libre Asociación con Estados Unidos. Estos acuerdos dan a las naciones acceso a los programas económicos estadounidenses a cambio de conceder a Estados Unidos privilegios de seguridad en la región.

El Sr. Panuelo dijo que los líderes de las islas del Pacífico no deben ser disuadidos de defender los valores compartidos por las islas del Pacífico y los Estados Unidos y no deben ceder ante el temor de represalias por parte de naciones más grandes como la China comunista.

“Durante mi etapa como presidente, siempre dije que las naciones compactas deben ser las que defiendan con firmeza la democracia y el Estado de derecho, porque estas cosas funcionan bien”, afirmó.

“Trabajar junto con los aliados para preservar el orden internacional basado en normas, los valores compartidos que tenemos, es algo en lo que debemos ser fuertes”.

En este sentido, Panuelo afirmó que nunca sintió que Micronesia fuera un peón atrapado entre dos potencias porque entendía lo que se necesitaba para que la nación insular prosperara objetivamente.

“Los medios de comunicación me han preguntado varias veces si, como pequeño país insular, me siento atrapado entre dos superpotencias. Y mi respuesta fue: ‘No’, porque sin duda conozco los intereses de nuestra nación”, dijo.

“Creo que si se sabe eso, resulta más fácil porque conocemos a nuestro socio [Estados Unidos]… y con quién trabajar para avanzar juntos en la seguridad general del Pacífico y de todo el mundo”.

Del mismo modo, el Sr. Panuelo expresó su gratitud por lo bueno que ha resultado la relación de Micronesia con China, aunque señaló que la propaganda del régimen a menudo intentaba caracterizar erróneamente la relación entre ambas naciones.

“Nuestra relación con China siempre es y será sólo en términos económicos y técnicos y no puede ser estratégica”, dijo. “Pero China siempre aprovecha la oportunidad para salir unilateralmente con comunicados de prensa que califican nuestra relación de asociación estratégica, aunque nosotros hayamos dicho: ‘No, no es una relación estratégica’.

“Siempre lo han hecho, y se les da bien la propaganda de llevar a cabo ese mensaje”.

Con información de Jan Jekielek.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.