China “te utilizará y luego te desplazará”, advierte experto a Tesla

Por Frank Fang y David Zhang
14 de Enero de 2022
Actualizado: 14 de Enero de 2022

La estrategia nacional de Beijing de forzar la transferencia de tecnología significa que Tesla acabará siendo expulsada del mercado chino, el mismo destino sufrido por otras empresas occidentales en el pasado, dijo Robert Atkinson, presidente de la Fundación de Tecnología de la Información e Innovación (ITIF), con sede en Washington.

“A fin de cuentas, la estrategia de China es bastante clara. Es que te utilizarán y luego te harán a un lado”, dijo Atkinson durante una reciente entrevista con NTD, el medio asociado a The Epoch Times.

“La estrategia china para Tesla, creo que es, oye, vamos a obtener algunos beneficios de Tesla. Pero, en última instancia, queremos que empresas como Geely y los demás fabricantes chinos de vehículos eléctricos dominen, no solo el mercado chino, sino gran parte del mercado mundial”, añadió.

El régimen chino es conocido por exigir a las empresas extranjeras que formen empresas conjuntas con compañías chinas, muchas de ellas respaldadas por el régimen comunista, para obtener sus conocimientos técnicos, su valiosa tecnología y su propiedad intelectual.

Tesla parecía haber esquivado ese riesgo cuando, en 2018, se convirtió en el primer fabricante de automóviles extranjero en establecer una fábrica de propiedad total en China sin una empresa china como socio. La fábrica, ubicada en Shanghai, comenzó a producir los Tesla Model 3 a finales de 2019.

Sin embargo, Atkinson dijo que Beijing sí recibe “transferencia de tecnología directa o indirecta” de Tesla. Es más, los fabricantes chinos de vehículos eléctricos también se beneficiarán, ya que algunos de los actuales trabajadores de Tesla acabarán cambiando de empleo y trabajando para los fabricantes chinos de vehículos eléctricos, añadió.

Por ejemplo, señaló a dos empresas de telecomunicaciones europeas, Nokia y Ericsson, dijo que las dos firmas solían tener una gran cuota del mercado chino antes de ceder a sus competidores chinos ZTE y Huawei.

“Creo que eso es lo que acabaremos viendo [con Tesla] en algún momento. La verdadera pregunta es ¿cuánto tiempo?” , dijo Atkinson.

Pero quizás lo más importante que deben saber todas las empresas extranjeras, dijo Atkinson, es que China no está renunciando a sus métodos actuales para obtener tecnologías occidentales.

“La transferencia forzada de tecnología, el robo de propiedad intelectual, la adquisición de conocimientos, como quiera llamarse, va a seguir siendo una parte fundamental de la economía china durante al menos una o dos décadas más”, advirtió.

La economía china se está volviendo más sofisticada, ganando rápidamente a la de Estados Unidos en los últimos 20 años, según la clasificación mundial de complejidad económica del Laboratorio de Crecimiento de la Universidad de Harvard. Una clasificación más alta en su Índice de Complejidad Económica (ICE) indica que un país exporta bienes más diversos y complejos.

En el año 2000, China ocupaba el puesto 39 en el índice ICE, mientras que Estados Unidos era el sexto país más complejo del mundo. En 2019, China saltó al puesto 16, mientras que Estados Unidos cayó a la 11ª posición. Japón ocupó el primer puesto tanto en 2000 como en 2019.

Para invertir la tendencia, Atkinson dijo que la Ley de Innovación y Competencia de Estados Unidos (USICA), un proyecto de ley aprobado en el Senado en junio del año pasado, es una pieza legislativa importante para fortalecer las capacidades de Estados Unidos en los sectores de tecnología avanzada.

Si se aprueba, una ley autorizaría unos 190,000 millones de dólares de gasto en investigación y desarrollo científico y 52,000 millones de dólares de financiación para impulsar la producción y la investigación de semiconductores en Estados Unidos, pequeños chips que alimentan todo tipo de dispositivos, desde teléfonos inteligentes y vehículos eléctricos hasta misiles.

La Cámara de Representantes aún debe aprobar su versión del proyecto de ley del Senado. En noviembre del año pasado, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, emitieron una declaración conjunta en la que anunciaban un acuerdo bicameral para celebrar una conferencia sobre el USICA.

Según Atkinson, podría haber una votación en la Cámara el próximo mes.

Hay más cosas que el gobierno estadounidense puede hacer, como negar el acceso al mercado estadounidense a las empresas chinas que se sabe se han beneficiado del robo de la propiedad intelectual o de las enormes subvenciones del gobierno, añadió Atkinson.

Los excesivos subsidios gubernamentales y el robo de propiedad intelectual fueron algunas de las prácticas comerciales ilegales de China que el Representante de Comercio de Estados Unidos encontró en su investigación de la “Sección 301” en 2018. Eso promovió la guerra comercial entre China y Estados Unidos y la firma de un acuerdo comercial de fase uno en enero de 2020. Bajo el acuerdo, China acordó comprar al menos 200,000 millones de dólares en bienes y servicios adicionales de Estados Unidos durante 2020 y 2021 y poner fin a la transferencia forzada de tecnología.

“Creo que al final del día, lo que tenemos que hacer en Estados Unidos es empezar a pedalear más rápido”, dijo Atkinson. “Si no lo hacemos, creo que en esencia se acabó el juego”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS