China utiliza las redes sociales para difundir propaganda a nivel mundial

Por Bowen Xiao
25 de Marzo de 2020 Actualizado: 25 de Marzo de 2020

Las plataformas de redes sociales son herramientas importantes que utiliza el Partido Comunista Chino (PCCh) como parte de su campaña de desinformación global que tiene como objetivo manipular la narrativa que rodea la pandemia a su favor.

Innumerables artículos de noticia y artículos de opinión están siendo publicados en Facebook y Twitter desde las cuentas de medios estatales de China, donde a menudo promocionan falsas teorías de conspiración sobre el virus del PCCh o echando la culpa a Estados Unidos. Al mismo tiempo, un número considerable de diplomáticos chinos están promoviendo activamente las narrativas sancionadas por el estado en sus propias cuentas de redes sociales.

En los últimos días, los medios de comunicación estatales han estado promoviendo los hashtags “Trump Pandemic” y “Trump Virus” en las redes sociales, y algunos en los Estados Unidos los siguen. El impulso de propaganda ha despertado la preocupación de los legisladores estadounidenses en ambos partidos. Dicen que tal campaña no solo es deshonesta, sino peligrosa.

The Epoch Times se contactó con los portavoces de Twitter y Facebook, pero no recibió una respuesta sobre si las empresas estaban al tanto de la campaña de desinformación, cómo la estaban contrarrestando o si tenían planes de hacerlo.

Walter Lohman, director del Centro de Estudios Asiáticos de The Heritage Foundation, dijo que Estados Unidos debería ser escéptico ante cualquier información o números provenientes del PCCh porque los datos son “altamente sensibles políticamente, lo que los hace poco confiables”.

“China se ve claramente en una lucha a largo plazo por la influencia política que precede a la pandemia de coronavirus y continuará mucho después de que se resuelva”, dijo Lohman a The Epoch Times.

El fomento de desinformación, que se ha dirigido cada vez más a los Estados Unidos, es una táctica común utilizada por el PCCh como parte de su estrategia global más amplia. Las cuentas fantasmas del PCCh también han estado invadiendo Twitter para defender al régimen comunista, atacar a los Estados Unidos y repetir estas narrativas de propaganda.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, ha sido una de las voces más activas en la difusión de información en Twitter y fue una de las primeras en afirmar que el virus provenía de los Estados Unidos. Lijian tiene más de 500.000 seguidores en Twitter. Muchas de sus publicaciones de conspiración todavía están publicadas en Internet.

Ray Walsh, experto en privacidad digital de ProPrivacy, dijo a The Epoch Times: “No hay duda de que el gobierno chino comprende que las redes sociales ofrecen un potencial extremadamente poderoso para difundir la desinformación.

“Este potencial viral para la difusión de la desinformación es lo que hace que las redes sociales sean una herramienta tan útil para difundir noticias falsas y causar discordia y confusión”.

Walsh dijo que es probable que el PCCh también esté intentando “convencer a su propia gente”, no solo a otros países, al intentar sembrar la conspiración de que el virus proviene de Estados Unidos.

La gente en China no tiene acceso a estas plataformas de redes sociales y el régimen comunista alimenta un flujo constante de propaganda allí. Aunque las narrativas impulsadas por China pueden cambiar rápidamente, los objetivos son los mismos: dejar de hacerse responsables de su manejo fallido del virus del PCCh y retratar una imagen de que han contenido con éxito el brote.

Los documentos internos del gobierno obtenidos por The Epoch Times han puesto en evidencia cómo el régimen no informó a propósito los casos del virus del PCCh y censuró las discusiones sobre el brote, ayudando a alimentar la propagación de la enfermedad.

Los legisladores están instando a Twitter a prohibir a los funcionarios del PCCh de la plataforma de redes sociales, y un grupo de senadores está pidiendo la creación de un nuevo grupo de trabajo para contrarrestar directamente la propaganda.

“No es muy sorprendente, aunque sí es descarado”, dijo Lohman, refiriéndose a la desinformación. “China ha tenido durante mucho tiempo una tarea de guerra política, persiguiendo a Taiwán, tibetanos, uigures, Falun Gong y otros enemigos percibidos del estado chino”.

Hay una serie de posibles razones por las que Estados Unidos ha sido el objetivo principal de la propaganda de China. Otros países occidentales, como Italia, también han sido blanco de los medios de comunicación estatales, pero en menor medida.

Estados Unidos es visto por China como su principal competidor, dijo Lohman. También es probable que China “participe en lo que percibe como un comportamiento de ojo por ojo” en su guerra comercial con Estados Unidos, que “ha atacado un pilar clave de la legitimidad del PCCh”.

Otra razón es que Trump se ha referido repetidamente a China como la fuente del virus del PCCh, que surgió en Wuhan en diciembre de 2019, y Beijing tiene la intención de evitar ser considerado responsable, agregó Lohman.

En las últimas semanas, el PCCh no ha reportando nuevos casos del virus. También alega que China ahora enfrenta una amenaza mayor: infecciones importadas del extranjero. Sin embargo, una serie de documentos internos del gobierno obtenidos por The Epoch Times muestra que la situación en la ciudad de Wuhan es mucho peor de lo que se informó oficialmente. Los ciudadanos chinos también describen una realidad diferente.

Es difícil determinar la realidad de la situación en China, dijo Lohman.

“En una nación del tamaño de China, con 1300 millones de personas, es difícil imaginar que se haya erradicado el coronavirus y que se estén importando todos los casos nuevos”, dijo.

“Es una pregunta abierta, por ejemplo, si el coronavirus puede estar en el sistema chino de prisiones y campos de trabajo, ya que no están abiertos a inspección externa”, dijo Lohman. “Del mismo modo, se desconoce, pero es difícil dar crédito a la idea de que en todo el ejército chino de 2 millones de personas, no ha habido casos de coronavirus”.

Combatiendo la propaganda

El senador Ben Sasse (R-Neb.) y el representante Mike Gallagher (R-Wis.) escribieron en una carta del 20 de marzo al CEO de Twitter, Jack Dorsey, que los funcionarios chinos deberían ser expulsados ​​de la plataforma.

“Al prohibir Twitter en China, el Partido Comunista Chino mantiene a sus ciudadanos en la oscuridad. Al poner propaganda en Twitter, el Partido Comunista Chino está mintiendo al resto del mundo”, escribieron los legisladores.

Dijeron que la propaganda que ofusca el origen del virus del PCCh “socava potencialmente los esfuerzos para contener y controlar el brote” y que “este comportamiento hace más que justificar su eliminación de la plataforma”.

El 25 de marzo, el senador Josh Hawley (R-Mo.) presentó una resolución pidiendo una investigación internacional sobre el encubrimiento inicial del virus del PCCh por parte del régimen. La resolución también pide a China que pague a “todas las naciones afectadas porque China mintió sobre la propagación del virus”.

Mientras tanto, una resolución bipartidista presentada por el representante Jim Banks (R-Ind.) el 24 de marzo busca condenar al régimen chino por minimizar intencionalmente el brote del virus del PCCh. La resolución está codirigida por el representante Seth Moulton (D-Mass.) y cuenta con más de 35 copatrocinadores.

The Epoch Times se refiere al nuevo coronavirus como el virus del PCCh porque el encubrimiento y el mal manejo de la epidemia por parte del Partido Comunista Chino, que comenzó en la ciudad china central de Wuhan, permitió que el virus se extendiera por toda China y creara una pandemia global.

Eva Fu contribuyó a este informe.

Descubra

El virus del PCCh sigue los vínculos con la China comunista

TE RECOMENDAMOS