China utiliza prácticas desleales para desafiar el predominio de EE.UU. en biofarmacéuticos, dice informe

Por Cathy He
26 de Agosto de 2019 Actualizado: 26 de Agosto de 2019

El régimen chino está tratando de desafiar el predominio de Estados Unidos en biofarmacéuticos mediante el uso de una variedad de medios desleales, una estrategia que amenaza la innovación mundial en materia de medicamentos, según un informe reciente.

El régimen ha planificado la expansión global del sector biofarmacéutico como parte de su ambicioso plan industrial “Made in China 2025”, según un informe del centro de estudios de la Fundación de Tecnología de la Información e Innovación (ITIF por sus siglas en inglés) de Washington. El objetivo del plan es que el gigante asiático se convierta en una potencia manufacturera de alta tecnología para el año 2025.

Con este fin, el régimen ha desplegado un “conjunto de prácticas desleales”, como por ejemplo, la débil protección de la propiedad intelectual (PI) para los fabricantes extranjeros de medicamentos, las políticas industriales que favorecen a las empresas nacionales y el robo de secretos comerciales, dijo a La Gran Época el autor del informe Robert Atkinson, presidente del ITIF.

“Es hora de reconocer que China está involucrada en una carrera por la ventaja competitiva en las ciencias biológicas y busca esa ventaja a través de medios desleales, además de los legales”, dice el informe.

Construyendo genéricos

Según Atkinson, la estrategia de China consta de dos etapas: a corto plazo, construirá una industria de los medicamentos genéricos de clase mundial para generar ingresos. Luego desarrollará su propia industria nacional, convirtiéndose finalmente en un líder mundial en biotecnología.

El crecimiento de la industria de los genéricos en el país asiático se vio impulsado en parte por la débil protección de la propiedad intelectual, según el informe.

Por ejemplo, para obtener la aprobación de un nuevo medicamento en China –a diferencia de los Estados Unidos y otros países desarrollados– una empresa no necesita demostrar que su medicamento no infringe una patente ya existente.

“Han creado intencionadamente un sistema de PI sesgado a favor de las empresas genéricas chinas”, dijo Atkinson.

“Su sistema judicial está formado de una manera que sistemáticamente está sesgado [en contra de las empresas extranjeras]. Cuando una empresa extranjera presenta un caso por infracción de patente, es llamativo (…) lo poco que ganan. La mayoría de las veces la empresa china de genéricos ganará”, añadió.

Tales empresas chinas, dijo Atkinson, son “polizontes” de la inversión de las empresas biofarmacéuticas extranjeras y les quitan su cuota de mercado. Esto resulta en una menor inversión de Estados Unidos en nuevos medicamentos, en detrimento de la innovación mundial en medicamentos, remarcó.

El mercado chino de medicamentos genéricos está “construido sobre las decenas de miles de millones de dólares que las empresas farmacéuticas occidentales han invertido para desarrollar nuevos medicamentos”.

“Eso es (…) un gran desafío no solo para las compañías farmacéuticas de Estados Unidos, sino también, en última instancia, para el ritmo de la innovación mundial y de la medicina”, dijo.

Robo de PI

Según el informe, el espionaje económico es también otra herramienta empleada por el régimen para impulsar el desarrollo de su industria biofarmacéutica.

Las empresas biofarmacéuticas estadounidenses, entre ellas Abbott Laboratories y Wyeth, también se convirtieron en blanco de los hackers chinos, mientras que otras fueron víctimas del robo de propiedad intelectual por parte de empleados deshonestos que luego venden la información a los competidores chinos.

Por ejemplo, Yue Xue, un bioquímico chino estadounidense que trabajó en GlaxoSmithKline en 2018, se declaró culpable de robar secretos comerciales de un centro de investigación en Filadelfia con la esperanza de establecer una empresa rival en China, financiada en parte por el régimen chino.

En enero, un exempleado chino de una empresa líder de dispositivos médicos fue condenado por robar secretos comerciales. Después de robar la propiedad intelectual, el exempleado viajó a China y obtuvo financiamiento del régimen chino para abrir una empresa rival utilizando la información robada.

Continuar innovando

Las autoridades estadounidenses deben tomar medidas más contundentes contra los casos de robo comercial por parte de chinos, incluidos los que investigan en instituciones académicas y de investigación, dijo Atkinson.

El informe recomienda que se destinen más fondos al Instituto Nacional de Salud (NIH por sus siglas en inglés) para que pueda controlar mejor el abuso de los chinos que transfieren a China propiedad intelectual de investigaciones financiadas por el NIH.

Las actuales negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China, dijo Atkinson, también deberían incluir los abusos comerciales del régimen chino en el sector biofarmacéutico.

Las empresas biofarmacéuticas de EE. UU. necesitan innovar más rápido para mantenerse por delante de China, según el informe. Por lo tanto, cualquier medida para garantizar la asequibilidad de los medicamentos no debería limitar la capacidad de las empresas de invertir en I+D a fin de desarrollar nuevos medicamentos, según el informe.

“La principal manera en que Estados Unidos puede competir con China y seguir siendo el líder mundial en ciencias biológicas es seguir desarrollando rápidamente nuevos medicamentos”, dijo Atkinson.

“El desarrollo de las mejores y más recientes medicamentos requiere fuertes inversiones en investigación y desarrollo, las cuales se verían debilitadas por políticas como el control de los precios de las drogas”.

Atkinson dijo que, dado que actualmente la estrategia del régimen se basa en gran medida en copiar, cuanto más puedan hacer las empresas estadounidenses para desarrollar mejores medicamentos, más podrán llevar la delantera.

De esta manera, “los chinos podrían tener todos los genéricos que quisieran, y eso no haría ninguna diferencia”, dijo.

***

Mira a continuación

Los negocios son una guerra

TE RECOMENDAMOS