Científico principal de Google renuncia por el motor de búsqueda con censura en China

Por Colin Fredericson - La Gran Época
16 de Septiembre de 2018 Actualizado: 16 de Septiembre de 2018

Un investigador científico senior de Google renunció después de que se filtrara a los medios de comunicación la noticia de un proyecto para un motor de búsqueda en China.

Jack Poulson, que trabajaba para el departamento de investigación e inteligencia de máquinas, renunció el 31 de agosto, reportó The Intercept.

La historia publicada el 1 de agosto por The Intercept acerca de los planes de Google para desarrollar un motor de búsqueda censurado en China causó un escándalo en la compañía. Hubo fuentes que filtraron la noticia sobre el proyecto, el cual era solo conocido por una fracción de los empleados.

Poulson planteó el asunto con sus superiores. Decidió dimitir a mediados de agosto, ya que Google continuaría con sus planes.

Él no quería participar en una empresa que censuraría la información a petición de los funcionarios comunistas chinos, simplemente para regresar al mercado chino.

“Debido a mi convicción de que la disidencia es fundamental para el funcionamiento de las democracias, me veo obligado a renunciar para evitar contribuir o beneficiarme de la erosión de la protección de los disidentes”, escribió Poulson en su carta de renuncia, obtenida por The Intercept.

Primer motor de búsqueda censurado de Google en China, 2006-2010

Para que Google vuelva a tener acceso al mercado chino de búsqueda, tendría que alojar servidores y almacenar datos de los usuarios dentro de China continental. Las autoridades chinas tendrían acceso a esos datos. Poulson teme que esta situación se utilice para oprimir a los disidentes políticos.

Google acusó a China de hacer precisamente eso, cuando descubrió que China hackeaba las cuentas de correo electrónico de activistas políticos en sus servidores antes de su publicitada salida en 2010 de China, según The Wall Street Journal y Spiegel Online.

“Considero que nuestra intención de capitular ante las demandas de censura y vigilancia a cambio de acceso al mercado chino es una pérdida de nuestros valores y de la posición negociadora gubernamental en todo el mundo”, continuó Poulson en la carta, viendo cómo el cambio de opinión de Google podría sentar un mal precedente.

“Hay una posibilidad demasiado real de que otras naciones intenten aprovechar nuestras acciones en China para exigir el cumplimiento de sus demandas de seguridad”.

Google no respondió a las preguntas de grupos de derechos humanos, periodistas y otros acerca de su cambio de opinión sobre la censura. Los empleados dentro de Google tampoco recibieron respuesta alguna de la empresa cuando cuestionaronlas implicaciones éticas del proyecto. Algunos dejaron la empresa junto con Poulson.

Google fue elogiado cuando dejó el mercado chino en 2010. La decisión fue encabezada por el cofundador de Google, Sergey Brin. Él atribuyó la decisión a su experiencia de pasar sus primeros años bajo la Unión Soviética y notar las mismas “señales” autoritarias de opresión en la China comunista.

Google había operado un motor de búsqueda censurado en China entre 2006 y 2010. Un ingeniero que trabajó en ese proyecto escribió una carta en la que se arrepentía de haber ayudado a Google en su colaboración con las autoridades chinas en aquel entonces, y aconsejó a Google que no volviera a China.

El exingeniero de Google Brandon Downey criticó la justificación básica de Google para querer trabajar con las autoridades chinas. Describió la decisión de la compañía de esta manera:

“Mira, China ya está censurando Internet. Así que, ¿por qué, por lo menos, no le damos a la gente la información que podemos, porque algo es mejor que nada?”.

Él respondió a esa justificación de esta manera:

“Google ya lo hizo una vez, y terminó en un desastre”.

También ofreció una disculpa por haber participado en el primer proyecto de censura de Google en China.

“Quiero decir que lamento haber ayudado a hacer esto. No sé en qué medida esto contribuyó a reforzar el apoyo político al régimen de censura en la RPC, pero fue un error. No hizo nada más que beneficiarme a mí y a mi carrera, por lo que encaja con la definición clásica de comportamiento moralmente negligente: conseguí cosas y a cambio probablemente empeoré la vida de otras personas”.

***

Mira a continuación

Los negocios son una guerra

TE RECOMENDAMOS