Cine habilitó sala para que las personas pudieran ver “Mis huellas a casa” con sus perritos

Por La Gran Época
27 de Febrero de 2019 Actualizado: 27 de Febrero de 2019

‘A Dog’s Way Home’ o ‘Mis huellas a casa’ es una película estadounidense que narra la historia de una perrita llamada Bella, la cual debe recorrer más de 600 kilómetros en Estados Unidos para reencontrarse con su dueño Lucas, luego que fuera erradicada de su ciudad debido a una polémica ordenanza que prohibía tener canes de raza pitbull.

La producción, que fue dirigida por el director Charles Martin Smith y protagonizada por Jonah Hauer‑King, actualmente es exhibida en salas de cine de EE.UU. y Latinoamérica.

Debido a esta temática, un cine de Brasil en la ciudad de Sao Paulo quiso ir más allá y en la última semana habilitó una sala especial para que las personas pudieran ver la película en compañía de sus perros.

El cine abrió sus puertas a unos 180 perros de todas las razas y tamaños para “asistir” con sus dueños la película en un preestreno tan especial como diferente.

La sala del cine, con 250 lugares, se llenó por completo, aunque antes hubo que adaptarla con fundas y alfombras para recibir a las decenas de animales, que estuvieron además controlados por monitores y adiestradores profesionales durante la sesión.

No faltó agua ni comida para los 180 canes que abarrotaron por completo la sala del centro comercial Frei Caneca, situado en una de las calles más concurridas de la capital paulista, con la intención de conocer de mi primera “pata” la aventura de uno de los suyos.

Sentados en los pasillos, algunos en butacas y otros en el regazo de sus dueños, los perros disfrutaron de la iniciativa, pues varios de ellos se fueron con la panza llena y otros se relajaron hasta el extremo. Una mujer decidió que era la ocasión perfecta para ir “en familia” y se llevó con ella a tres perros pequeños.

La logística hasta llevar a la sala no fue fácil, pues los asistentes tenían que acceder a la misma únicamente por dos ascensores, lo que provocó imágenes curiosas con las personas cargando en brazos a sus mascotas, como si fueran bebés.

También hubo que tener cuidado, pues algunos perros no pudieron aguantarse e hicieron sus necesidades en el local, aunque la organización, pronosticando que algo así iba a ocurrir, repartió bolsas de plástico entre los asistentes.

(Con información de EFE y Bio Bio)

 

***

Te puede interesar

¿Cuál es el verdadero significado de la esvástica?

 

TE RECOMENDAMOS