Ciudad china enfrenta crisis alimentaria tras un duro cierre por COVID-19 impuesto por las autoridades

Por Frank Fang
25 de Enero de 2021
Actualizado: 28 de Enero de 2021

El reciente aumento de las infecciones por el virus del PCCh en China dificulta la supervivencia de los habitantes de Tonghua, una ciudad situada cerca de la frontera con Corea del Norte, en la provincia nororiental china de Jilin.

La Sra. Liang, empresaria del distrito de Dongchang, en Tonghua, dijo al periódico Epoch Times en lengua china, que las autoridades locales comenzaron a sellar su comunidad el 15 de enero, casi una semana antes del anuncio oficial.

Los funcionarios municipales de Tonghua anunciaron que los residentes de Dongchang serían sometidos a una “gestión de aislamiento” a partir de las 10 de la noche, hora local, del 21 de enero. El anuncio decía que no se permitiría a los residentes salir de sus casas y que los funcionarios locales les entregarían los artículos de primera necesidad.

Sin embargo, la “gestión del cierre” no se limitó al distrito de Dongchang, sino que incluyó otras zonas de Tonghua.

Liang dijo que de forma abrupta, las autoridades locales decidieron sellar los hogares. Los funcionarios locales pusieron sellos en sus puertas una mañana temprano sin ningún aviso previo.

Ahora, aislada, la mujer dice que se está quedando sin comida y que muchos de sus amigos se enfrentan a una crisis alimentaria similar. No pueden salir de su casa, ya que le han dicho que serían detenidos por la policía si intentan salir.

“Yo me quedé sin carne. La única verdura que tengo es una sola col china. También me quedé sin fideos y me queda media bolsa de arroz. Así que tengo comida para uno o dos días. Ni siquiera tengo huevos. No sabía que íbamos a estar aislados durante tanto tiempo”, dijo Liang.

La mujer añadió que nadie le ha entregado provisiones de alimentos como había prometido el gobierno y que los servicios de entrega de alimentos por Internet son lentos y caros.

El problema de la escasez de alimentos no se limita al distrito de Dongchang. Las familias de otras partes de Tonghua también se enfrentan al mismo problema, dijo Linag.

Según los datos oficiales del gobierno, de la comisión provincial de salud de Jilin, hasta el 24 de enero al menos 196 personas de Tonghua dieron positivo al virus del PCCh (Partido Comunista Chino), conocido comúnmente como nuevo coronavirus.

Sin embargo, debido al historial de las autoridades chinas de reportar las infecciones por debajo de lo normal y encubrir la información, es difícil evaluar la verdadera magnitud del brote actual. Tonghua tiene una población de unos 2.3 millones de habitantes.

Liang también se quejó de cómo el gobierno local había modificado una de sus políticas. Inicialmente se dijo a los residentes que podían solicitar un certificado por hogar, que permite a una persona por hogar salir de la casa cada tres días. Pero la política nunca se materializó.

“Definitivamente hay pánico entre la población”, dijo Liang, añadiendo que a los habitantes se les debería permitir salir de sus casas para comprar comida al menos dos veces por semana.

Un hombre de negocios de Dongchang, que no quiso dar su nombre por miedo a las repercusiones de hablar con medios de comunicación independientes, dijo que su familia solo tenía comida para una semana más, y que se había quedado sin fruta. Además indicó que no habían recibido ningún suministro de alimentos de los funcionarios locales y que sus puertas fueron selladas.

A continuación manifestó preocupación por su mujer, quien va a dar a luz a finales de marzo y no sabe si ella podrá seguir asistiendo a los controles regulares del embarazo, ya que su hospital está siendo utilizado como hospital de cuarentena.

En una rueda de prensa celebrada el 24 de enero, Jiang Haiyan, representante del alcalde de Tonghua, se disculpó por los retrasos en la entrega de artículos de primera necesidad a los hogares.

Su disculpa fue inmediatamente recibida con fuertes críticas en la plataforma de redes sociales china Weibo, el equivalente a Twitter en China.

Un internauta de Tianjin escribió: “No quiero ver disculpas. Quiero ver que la población tenga alimentos para comer y tome la medicación que necesita (…) que los niños pequeños tengan leche en polvo para beber”.

“De qué sirven las disculpas. Ha pasado un año desde que comenzó el brote epidémico y todavía no podemos entregar los suministros a la gente de manera oportuna”, escribió otro internauta de Beijing.

Con información de Guo Xiaohua y Zhang Yujie.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS