Ciudad china lleva encerrada 1 año, residentes subsisten de ahorros sin ayuda del régimen

Por Nicole Hao
07 de Septiembre de 2021 5:26 AM Actualizado: 07 de Septiembre de 2021 12:45 PM

El régimen chino mantiene a los residentes de Ruili, una ciudad en la frontera con Birmania, encerrados por casi un año para frenar la pandemia de COVID-19 en el país, pero no reciben suficiente apoyo.

Un residente local dijo a The Epoch Times el 2 de septiembre que no ha podido trabajar durante la mayor parte de los últimos 12 meses. Como resultado, su familia no tiene ingresos, pero al no ser mendigos, el régimen solo les ha dado siete patatas en todo el año.

Por desgracia, las cosas podrían empeorar en el futuro, dijo Gao. “Nuestros ahorros solo pueden mantener a nuestra familia para vivir dos meses más. Es horrible, pero no tenemos solución”.

Utilizando un seudónimo, Gao, que vive con su familia en el municipio de Mengxiu, en Ruili, dijo que su situación es cada vez más desesperada. “Nosotros, los residentes ordinarios, no tenemos forma de ganarnos la vida. No tenemos ingresos (…) ¿Quién se atreve a protestar? Las tropas en la frontera quintuplican nuestra población. Si protestamos, nos detendrán inmediatamente”.

El residente explicó por qué la zona comercial de Jiegao en la ciudad, un centro de varios brotes repetitivos de COVID-19 en los últimos meses, fue declarada por el Partido Comunista como libre del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como nuevo coronavirus.

“El régimen anunció que Jiegao está libre del virus. Eso es porque en realidad está libre de gente. Todos los residentes fueron [obligados a] mudarse (…) No se nos permite ir allí”, dijo Gao. “Recientemente, se nos pidió [al total de 210,500 residentes en la ciudad de Ruili] que nos hiciéramos la prueba de COVID cada tres días en las zonas urbanas y una vez a la semana en las rurales”.

Para controlar la propagación del virus del PCCh, el régimen está aplicando un estricto control de los movimientos de la población.

“Todos los días, [el régimen chino] solo permite que entren en Ruili unas pocas docenas de personas procedentes de Birmania [también conocida como Myanmar], pero hay más de cien mil chinos que todavía están en Birmania y quieren volver (…) Ruili es el único puerto en el que [el régimen] permite la entrada de personas procedentes de Birmania”, dijo Gao.

Debido a que el paso de la frontera atraviesa muchas aldeas, varios chinos se casaron con ciudadanos de Birmania y, por tanto, tienen familiares en ambos países. Gao dijo que es muy difícil para los residentes salir de Ruili y aún más difícil para ellos volver a entrar en la ciudad.

Antes de la pandemia de COVID-19, los habitantes de la zona podían cruzar fácilmente la frontera por los distintos puertos utilizando un pase que era válido en ambos países. Tras la pandemia, el régimen chino expulsó a los ciudadanos birmanos y no apoyó el regreso de los ciudadanos chinos desde Birmania.

Parte de la puerta de la frontera entre China y Birmania en Muse, en el estado de Shan, Birmania, el 5 de julio de 2021. (STR/AFP vía Getty Images)

Un año de bloqueo

Durante los últimos 17 meses, el régimen chino ha estado cerrando las ciudades inmediatamente después de detectar cualquier infección local del virus del PCCh. Ruili fue bloqueada el 14 de septiembre de 2020 y, desde entonces, mantiene un continuo brote epidémico, lo que ha provocado que permanezca bajo confinamiento parcial o total.

“En el último año, hemos estado encerrados en casa la mayor parte del tiempo”, dijo Gao. “No tenemos ingresos. La vida de los residentes ordinarios es muy difícil. Las autoridades locales nos han dicho que si somos tan pobres como los mendigos que no tienen ahorros, podemos solicitar la seguridad social. Entonces, el gobierno nos dará algo de arroz y fideos instantáneos”.

“Actualmente, no hay oportunidades de trabajo en Ruili. Todas las fábricas y empresas están cerradas. Las autoridades nos han dicho que es muy posible que nos mantengan encerrados durante otro medio año”, añadió.

Sin embargo, los costes de vida son más altos que antes del brote, se quejó. Los precios de los alimentos han subido debido a los limitados proveedores aprobados por el gobierno y a los estrictos controles de transporte. Los niños asisten a clases online, pero la matrícula es tan alta como antes.

Algunos residentes locales se han ido o planean irse de la ciudad, pero tienen que solicitar un permiso especial y pagar por una prueba de COVID-19 en un hospital local, lo cual no es barato, dijo Gao.

En el caso de los residentes de Jiegao, ellos están en una situación peor, añadió, porque no han podido volver a casa durante meses y tienen que alquilar una habitación en otros municipios de Ruili, o si tienen suerte, quedarse con familiares o amigos.

Desde abril de 2020, el régimen chino ha estado afirmando que el brote del virus del PCCh está bajo control y solo ha anunciado un número limitado de infecciones cada día. El 5 de septiembre de este año, anunció un nuevo contagio de COVID-19 en la ciudad de Guangzhou, en la provincia de Guangdong, al sur de China. El régimen dijo que la paciente contrajo el virus del PCCh cuando retiraba la basura de un hotel que se utilizaba para poner en cuarentena a los pasajeros que regresaban a China desde el extranjero.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.