Ciudades chinas emiten más bloqueos y cancelan eventos públicos mientras brotes de COVID-19 empeoran

Por Nicole Hao
30 de Diciembre de 2020
Actualizado: 30 de Diciembre de 2020

Las ciudades de Beijing, Dalian y Shenyang emitieron más restricciones a medida que se descubrieron nuevos casos de COVID-19.

Algunos residentes de Dalian dijeron a The Epoch Times en chino, que sus experiencias les recordaban a los informes sobre Wuhan durante el pico de la epidemia.

El conjunto residencial Guanshanyue en Dalian fue bloqueado por casi diez días hasta ahora. En la noche del 28 de diciembre, los residentes gritaron desde las ventanas de sus departamentos, rogando a las autoridades que les proporcionaran comida y otras necesidades vitales.

El martes, la Comisión Nacional de Salud de China anunció nuevas cifras de infección en Beijing, Dalian y Shenyang, mientras confirmaba a los portadores asintomáticos (contados en una categoría aparte), sin mencionar dónde fueron detectados.

Pero los datos del gobierno central contradecían los de los gobiernos locales.

Dalian

En el distrito de Jinpu New, los funcionarios comenzaron a usar precintos de papel para bloquear las puertas de la gente. Si el precinto se rompe, las autoridades asumirán que la familia violó las regulaciones y la aislarán en los centros de cuarentena.

Aquellos que sean encontrados conduciendo sin permiso serán multados con 300 yuanes (46 dólares) y perderán sus licencias de conducir.

Desde el 28 de diciembre, solo se permite la circulación de personas que conduzcan camiones para entregar mercancías. Los conductores deben permanecer dentro de su vehículo durante todo el viaje y no pueden abrir el camión o la ventana. La gente del distrito abrirá el camión para descargar la mercancía.

Se colocaron precintos de papel en las ventanas y puertas de los camiones para asegurar que los conductores sigan las reglas.

Un residente de Dalian lloraba en el teléfono mientras explicaba la situación de su familia. Temiendo represalias de las autoridades por hablar con los medios, eligió identificarse con un seudónimo, Zhang.

Zhang y sus hermanos viven en otro distrito, pero sus padres viven en el distrito de Jinpu New, que está totalmente bloqueado. El 25 de diciembre, uno de los padres de Zhang tuvo un ataque al corazón. Zhang llamó a una ambulancia. Sin embargo, ningún médico se ocupó del padre después de que la ambulancia transportó al paciente al hospital.

“Mi padre llevaba tres días en la sala de emergencias del hospital. Ningún doctor lo visitó”, dijo Zhang. “Después de que mis padres preguntaran muchas veces, la enfermera les dijo que el paciente necesitaba hacer dos pruebas de ácido nucleico antes de cualquier diagnóstico”.

El padre de Zhang se hizo dos pruebas. Una enfermera informó a la familia que los 10,000 yuanes (1531 dólares) que pagaron se habían agotado. En China, el paciente debe pagar los honorarios por adelantado antes de cualquier tratamiento o diagnóstico.

Otras familias podrían estar en la misma situación. El 27 de diciembre, la comisión de salud de Dalian ordenó a 18 hospitales locales que dejaran de admitir nuevos pacientes y cancelaran la mayoría de las operaciones planeadas.

Shenyang, la capital de la provincia de Liaoning, también cerró al menos cinco de sus hospitales más grandes y todos los hospitales y clínicas más pequeños y medianos.

Otros brotes

Dos de los pacientes positivos para COVID-19 detectados en Beijing eran conductores que compartían auto. Las autoridades pronto cerraron 10 áreas del distrito de Shunyi el martes. También prohibieron a los estudiantes universitarios salir del campus.

El gobierno de Beijing también dijo que estaba cancelando las reuniones a gran escala como las festividades en los templos y los eventos deportivos, y controlando el tamaño de los eventos externos como las fiestas anuales.

El gobierno central no anunció las nuevas infecciones que las autoridades provinciales de Heilongjiang detectaron en la ciudad de Heihe, que limita con Rusia, así como los portadores asintomáticos encontrados en la ciudad de Hangzhou, provincia de Zhejiang y la ciudad de Wuxi, provincia de Jiangsu.

Las autoridades de Wuxi afirmaron que el portador contrajo COVID-19 mientras estaba en el extranjero. Sin embargo, el hombre entró en China procedente de Egipto el 12 de diciembre y había dado negativo cuatro veces en los últimos 17 días.

No está claro cuál es la verdadera escala de estos brotes, dado el historial de las autoridades chinas de ocultar infecciones.

Controles más estrictos para año nuevo

La Comisión Nacional de Salud organizó una videoconferencia el martes para acordar las tareas relacionadas con la epidemia para el año nuevo, señalando que la prevención de la propagación de COVID-19 en las zonas rurales será fundamental.

“[Cada poblado] debe reforzar el control de cuadrículas en las zonas rurales y fortalecer el tratamiento en los hospitales designados”, dijo la comisión. El control de cuadrículas forma parte del sistema de vigilancia del régimen chino, que divide los barrios en pequeños bloques, con un funcionario, conocido como “administrador de cuadrícula”, encargado de vigilar a todos los residentes dentro del bloque.

El gobierno de Beijing también instó a los residentes a quedarse en casa durante las fiestas.

Un espectáculo de luces de Año Nuevo también fue cancelado.

Con información de Reuters.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Shanghái cierra comunidades tras test positivo de un empleado del aeropuerto

TE RECOMENDAMOS