Yellen: La inflación depende de la pandemia, hay que controlarla para que baje

Por Katabella Roberts
15 de Noviembre de 2021
Actualizado: 15 de Noviembre de 2021

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, dijo el domingo que la pandemia de COVID-19 es un factor clave en el aumento de la inflación y que controlar el virus es primordial para bajar los altos niveles.

“Realmente depende de la pandemia”, dijo Yellen cuando en el programa Face the Nation de la CBS se le preguntó si cree que los precios para el promedio de los estadounidenses bajarán en el mes noviembre.

“La pandemia ha llevado la batuta de la economía y de la inflación y si queremos bajar la inflación, creo que seguir avanzando contra la pandemia es lo más importante que podemos hacer. Creo que es importante darse cuenta de que la causa de esta inflación es la pandemia”, dijo Yellen.

“Prácticamente ha cerrado nuestra economía. Elevó el desempleo a casi el 15 por ciento y hemos estado abriendo a tropezones. La pandemia es realmente responsable en el impacto de la inflación que estamos viendo”, añadió la secretaria del Tesoro.

Yellen dijo que espera que los niveles de inflación se reduzcan una vez que la economía se recupere de la pandemia y cuando los patrones de demanda vuelvan a la normalidad, la gente empiece a comer fuera de casa de nuevo y a viajar más y a gastar más dinero en servicios.

También reiteró que espera que la inflación disminuya y que los precios “vuelvan a la normalidad” en la segunda mitad de 2022, cuando se normalice la oferta de mano de obra.

“Cuando la oferta de trabajo se normalice y el patrón de la demanda se normalice, esperaría que, si tenemos éxito con la pandemia, lo que sería en algún momento de la segunda mitad del próximo año, yo esperaría que los precios vuelvan a la normalidad”, dijo Yellen.

Sus comentarios se producen después que los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU. publicados el miércoles mostraran que el dólar estadounidense pierde ahora cerca de un uno por ciento de su valor cada 30 días.

Actualmente, la inflación del dólar estadounidense está en su nivel más alto desde 1990. El índice de precios al consumidor (IPC), que mide la variación mensual media de los precios de los bienes y servicios pagados por los consumidores urbanos, aumentó un 0.9 por ciento el mes pasado, lo que supone más del doble del incremento del 0.4 por ciento de septiembre.

Mientras tanto, en general, los precios subieron un 6.2 por ciento con respecto a hace un año, lo que representa el mayor incremento interanual en más de 30 años, ya que la inflación persiste en todos los sectores, según la Oficina.

Estas cifras surgen poco antes de la temporada alta de vacaciones, lo que añade más presión tanto a los consumidores como a los minoristas. Sin embargo, los funcionarios federales instan a la calma. La Reserva Federal mantiene desde hace tiempo la afirmación de que la inflación es meramente “transitoria”.

Una familia compra juguetes en una tienda Target en Houston, Texas, el 25 de octubre de 2021. (Brandon Bell/Getty Images)
Un velero pasa junto a contenedores de carga apilados en el Puerto de Los Ángeles, el puerto de contenedores más activo del país, en San Pedro, California, el 15 de octubre de 2021. (Mario Tama/Getty Images)

La Casa Blanca intentó aliviar el aumento de la inflación buscando reducir los atascos de la cadena de suministro y la escasez de productos. En octubre dijo que había recibido la confirmación de UPS, FedEx, Walmart y otras empresas, así como el Puerto de Los Ángeles, de que aumentarían el número de turnos para hacer frente a una acumulación de buques portacontenedores, la escasez de mano de obra y los problemas de almacenamiento.

Biden dijo a los periodistas el miércoles que también ordenó al Consejo Económico Nacional que se centre en la reducción de los costos energéticos para los consumidores estadounidenses tras el informe del Departamento de Trabajo.

Varios altos funcionarios de la administración también promovieron el paquete de gasto social respaldado por la Casa Blanca como una solución a la creciente inflación en Estados Unidos, aunque algunos demócratas no están de acuerdo.

“La inflación es alta ahora mismo y está afectando a los consumidores en su bolsillo y también en sus perspectivas para la economía. Pero esas preocupaciones subrayan por qué es tan importante que avancemos en la legislación Build Back Better (Reconstruir Mejor)”, dijo el director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca, Brian Deese, en una entrevista a la CNN. “Esto, más que nada, irá al costo que enfrentan los estadounidenses”.

Deese afirmó que el proyecto de ley bajaría los precios de los medicamentos, reduciría los costos del cuidado de los niños y también los costos asociados a la propiedad de la vivienda. Yellen declaró el domingo a CBS que cree que el proyecto de ley de gasto social ayudaría a la recuperación.

“Hay muchas cosas en el paquete que apoyarían la participación de la fuerza laboral. También hay dinero en este paquete para mejorar la atención sanitaria a domicilio para los ciudadanos mayores que tienen problemas de salud y para los discapacitados, y de nuevo, se trata de un apoyo que facilitará que la gente trabaje y cuide de sus familiares al mismo tiempo”, dijo Yellen.

Sin embargo, en contra de los comentarios de los funcionarios de la administración Biden sobre una reducción de la inflación, Moody’s Analytics dijo que el proyecto de ley de infraestructuras de un billón de dólares combinado con el paquete de gasto social y climático de aproximadamente 1.75 billones de dólares, añadiría 0.3 puntos porcentuales a la inflación en promedio, entre 2022 y 2024.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS