“Codigos sanitarios” creados en China durante la pandemia ahora se usan para vigilar a la gente: Expertos

Por Kathleen Li
10 de Febrero de 2022 3:56 PM Actualizado: 10 de Febrero de 2022 3:56 PM

Hangzhou, capital de la provincia de Zhejiang, fue la primera ciudad china en introducir un sistema de “códigos sanitarios”. Originalmente, los códigos sanitarios representaban zonas verdes, amarillas y rojas; pero desde finales de enero se añadió el color naranja para indicar que el dueño del código reside en una zona de prevención de pandemias. Además, el uso del código sanitario se controla cada vez con más rigor y se ha convertido en una herramienta para vigilar a la gente y reprimir o restringir los movimientos de los disidentes.

El sistema de código sanitario de Hangzhou se basa en la Nube del Gobierno de Zhejiang, un motor de código sanitario desarrollado en tres días por Alibaba Group Holding Ltd. El 17 de febrero, Zhejiang se convirtió en la primera provincia china en tener “cobertura total de código sanitario”.

El 11 de febrero, cuando se lanzó oficialmente el código sanitario en Hangzhou, el número de solicitudes en el primer día superó los 1.3 millones, ya que solo las personas con códigos verdes podían transitar por la ciudad. Los que tenían un código de otro color tenían que autoaislarse o cumplir ciertos requisitos de la prueba PCR y esperar a que sus códigos cambiaran a verde.

El código sanitario funciona a través del puerto Alipay de los celulares de las personas, por lo que el celular controla si se puede viajar o no.

Según Mana Data, un portavoz del grupo Ant de Alibaba, que ayudó a desarrollar la tecnología en sus inicios, “no tenemos datos de los códigos sanitarios”. El portavoz añadió que las normas y la información son gestionadas por el gobierno chino.

Vigilancia gubernamental

Al comentar sobre esto, Li Yuanhua, exprofesor asociado de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Normal de la Capital, dijo a The Epoch Times: “La política de códigos sanitarios es difícil de aplicar en Europa y Estados Unidos porque estos países tienen estrictos requisitos legales para los datos sensibles a la privacidad, mientras que lo más importante para la dictadura totalitaria del PCCh [Partido Comunista Chino] es vigilar a todo el mundo”.

En el pasado, cuando el movimiento de la población estaba restringido en China, el régimen utilizaba “pequeños equipos de detección a pie”, es decir, mujeres de edad avanzada que se sentaban en las entradas de los pueblos y comunidades residenciales para vigilar a la gente. Detectaban a cualquiera que no fuera local. Ahora, el entorno es diferente y también lo son los métodos de vigilancia, dijo Li.

“El PCCh utiliza los macrodatos y la tecnología y usa el disfraz de prestar servicios a la población para llevar a cabo una vigilancia autoritaria y totalitaria. Durante esta pandemia, en particular a través del código sanitario, la información de cada persona se recoge en manos del PCCh. Si la información no se utiliza como ellos pretenden, sino que se utiliza de forma incorrecta, entonces el aparato de seguridad pública del PCCh puede utilizarla para vigilar a cualquiera”.

Estos códigos ya se están utilizando con fines diferentes a los establecidos originalmente, según un posteo en Twitter del abogado de derechos chino Xie Yang.

En la mañana del 6 de noviembre de 2021, Xie tenía previsto volar a Shanghai para visitar a la madre del periodista ciudadano detenido Zhang Zhan. Pero en el aeropuerto el estado de salud de Xie era rojo, y tuvo que volver a casa. Sin embargo, al día siguiente, su código de salud volvió a ser verde.

Xie posteó en Twitter fotos del antes y el después de su código sanitario: “¡Vuelve a ser verde! ¿Qué significa eso?”. Añadió que los códigos sanitarios no deberían utilizarse como “una herramienta para restringir la circulación de los disidentes”.

Al principio de la pandemia, hubo una oposición abierta en China al uso por parte del PCCh de los llamados códigos sanitarios para recopilar información y datos personales.

En mayo de 2020, Robin Li, director ejecutivo de Baidu, propuso establecer un mecanismo de salida para la información personal recogida durante la pandemia que protegiera la información. Pero no hubo ningún reporte sobre esto después.

También en mayo de 2020, la celebridad de internet “Hudu”, que cuenta con 5300 millones de visitas, publicó un artículo en Sohu, en el que argumentaba que durante la pandemia, “la gente se vio obligada a entregar toda su información personal, incluyendo sus nombres, direcciones, nombres de sus cónyuges, números de teléfono, lugares visitados con frecuencia y rutas de viaje, todo ello en nombre del interés público, contribuyendo enormemente a controlar y prevenir eficazmente la propagación de la epidemia”. Pero la práctica de normalizar el código sanitario podría estar violando la privacidad de los ciudadanos.

También han surgido en China una serie de derivados del “código sanitario”, como el “código de la empresa”, el “código del talento”, el “código de la cadena de frío”, el “código de la armonía del hogar”, el “código no privativo de libertad” y otros.

El llamado “código no privativo de libertad” se refiere al sistema de seguimiento digital de los delincuentes que no están detenidos, incluidos los que están en libertad bajo fianza a la espera de juicio, los que están bajo vigilancia residencial y los que están en libertad condicional para recibir tratamiento médico. Así, un celular normal puede funcionar como una pulsera electrónica o una tobillera electrónica para vigilar a las personas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.