Colesterol en la alimentación de los niños

La industria alimentaria industrial suministra a los terneros preparados más sanos que los que los fabricantes de preparados para lactantes suministran a nuestros bebés

Por Sally Fallon Morell
03 de Diciembre de 2023 10:44 PM Actualizado: 03 de Diciembre de 2023 10:44 PM

Puntos de vista sobre la salud

Hoy en día, el colesterol es una palabra malsonante en este mundo alocado en el que lo bueno se llama malo y lo malo se considera bueno.

La verdad es que la vida humana y animal sería imposible sin el colesterol. El colesterol es un componente estructural de las membranas celulares que confiere rigidez e integridad a las células, desempeñando un papel similar al de la celulosa en las plantas.

Sin colesterol, nuestras células no serían “impermeables”, no permitirían una química diferente en el interior y el exterior de la célula. Además, fabricamos vitamina D a partir de la acción de la luz solar sobre el colesterol de nuestra piel, y el colesterol es el principal componente de las sales biliares, necesarias para la digestión de las grasas.

Sin colesterol no hay hormonas

Y lo que es más importante, el colesterol es el precursor de todas las hormonas esteroides, incluidos los glucocorticoides (para regular los niveles de azúcar en sangre), la aldosterona (para regular los niveles de presión arterial), los mineralocorticoides (para regular la asimilación de minerales), el cortisol (para regular la curación y ayudarnos a lidiar con el estrés) y las hormonas sexuales: estrógeno, progesterona y testosterona. Sin colesterol, la maduración y la reproducción en humanos y animales serían imposibles.

La síntesis de estas hormonas (cortisol, aldosterona, glucocorticoides, mineralocorticoides y andrógenos) se produce en la corteza suprarrenal, mientras que la producción de hormonas sexuales tiene lugar principalmente en los ovarios (estrógenos y progestágenos) y los testículos (testosterona).

Los adultos pueden fabricar el colesterol que necesitan y también podemos obtenerlo de los alimentos de origen animal de nuestra dieta, principalmente de las grasas animales.

En los lactantes, niños pequeños y niños de corta edad, la mayor parte del colesterol debe proceder de la dieta para evitar que las vías enzimáticas inmaduras tengan que realizar el intenso trabajo energético de fabricar todo el colesterol que el niño necesita. Además, los bebés y niños pequeños “necesitan una cantidad significativa de colesterol para su crecimiento, energía y función celular normal”.

La prueba está en la composición de la leche humana, que es rica en colesterol y contiene una enzima especial para garantizar que se absorbe todo el colesterol.

Los lactantes alimentados con leche humana reciben cantidades mucho mayores de colesterol que los alimentados con fórmulas comerciales. La leche humana contiene entre 10 y 15 mg/dl de colesterol, y suministra a un lactante cerca de seis veces la cantidad que la mayoría de los adultos consumen en su alimentación. Las fórmulas a base de leche de vaca contienen entre 1 y 4 mg/dl de colesterol, y las fórmulas a base de soja no contienen nada. (Los preparados para lactantes a base de soja también contienen esteroles vegetales que, de hecho, inhiben la absorción del colesterol).

Los recién nacidos y los niños en edad de crecimiento necesitan colesterol en la dieta para el desarrollo del cerebro y el sistema nervioso, para la maduración de los ojos, para el desarrollo del intestino (que está recubierto de células llamadas enterocitos que son muy ricas en colesterol) y para la producción de hormonas -sí, ¡los bebés producen hormonas! Por ejemplo, los niveles de testosterona de los bebés de hasta seis meses son tan altos como los de un varón adulto. Los altos niveles de hormonas masculinas programan al bebé para expresar características masculinas en la pubertad. El lactante necesita colesterol para producir estas hormonas.

No solo para los bebés humanos

Los científicos son muy conscientes de la necesidad de colesterol en la dieta de los mamíferos lactantes. La etiqueta del sustituto de la leche para terneros revela que el tercer ingrediente es grasa animal. ¿Por qué pondrían los fabricantes grasa animal (más cara que el aceite vegetal) en el sustituto de la leche para terneros? Porque sin ella, los terneros no crecen adecuadamente.

Hace años, mi mentora y colega, Mary Enig, que tenía un doctorado en ciencias de la nutrición, me habló de un estudio -que nunca se publicó- que comparaba terneros alimentados con grasa animal (sebo y manteca de cerdo) con los alimentados con aceite de soja sin colesterol. Los terneros alimentados con aceite de soja utilizaban las vitaminas y minerales de forma ineficaz, mostraban un crecimiento deficiente, un desarrollo óseo deficiente y tenían corazones anormales. Tenían raquitismo y diarrea y también se desplomaban cuando se les obligaba a moverse.

Un estudio más reciente comparó tres grupos de terneros, uno al que se le dio sustituto de leche con grasas animales (manteca de cerdo y crema de leche), otro con manteca de cerdo y aceite de coco y otro con aceite vegetal. El primer grupo -el alimentado sólo con grasas animales- tuvo el mejor crecimiento.

Los bebés necesitan colesterol para un desarrollo sano

Mientras que la industria alimentaria reconoce la necesidad de suministrar a los animales las grasas que necesitan, los bebés humanos alimentados con leche artificial no tienen tanta suerte. Con su complejo sistema nervioso, los bebés humanos necesitan el colesterol incluso más que los terneros, pero las fórmulas infantiles actuales solo contienen aceites vegetales sin colesterol y leche desnatada en polvo; incluso las fórmulas “orgánicas” carecen de grasas animales.

Los fabricantes de fórmulas infantiles son conscientes de la necesidad de colesterol en la dieta de los bebés. “Sabemos que la leche de fórmula necesita contener colesterol”, confió a Mary Enig una persona enterada de la industria de la leche de fórmula, “pero no nos atrevemos a añadir una fuente de colesterol por la mentalidad de que el colesterol es malo.”

Hay muchas otras cosas que los bebés necesitan de las grasas animales y que no obtienen de los aceites vegetales, como las grasas saturadas (necesarias para el crecimiento, la función celular y la formación de hormonas), el DHA (necesario para el desarrollo cerebral) y el ácido araquidónico (para el desarrollo cerebral y el apoyo a una buena digestión). (El ácido araquidónico se añade a muchas marcas de leche de fórmula para bebés, pero se trata de una versión sintética problemática elaborada a partir de algas).

¿Por qué damos a los bebés de vaca lo que necesitan para crecer correctamente, pero no a los bebés humanos? Porque las grasas animales son más caras que el aceite vegetal. Además, se gana más dinero con vacas sanas que con vacas insanas, y se gana mucho más dinero con niños enfermos que con niños sanos, robustos y normales.

Si las madres siguen los consejos convencionales, sus bebés en crecimiento recibirán cereales de arroz, frutas y verduras (en bolsitas de plástico o aluminio), cremas vegetales para untar y leche desnatada o baja en grasa: una dieta desprovista en gran medida de colesterol y grasa animal. No es de extrañar que el cociente intelectual medio esté bajando y que casi la mitad de nuestros niños padezcan enfermedades graves. Los antiguos alimentos de destete para bebés incluían yema de huevo, purés de hígado y carne, mantequilla y leche entera, y los bebés, niños pequeños y niños necesitan los mismos alimentos hoy en día.

Dale al bebé una suave yema de huevo cocida como primer alimento: ningún alimento es más rico en colesterol y está repleto de otros nutrientes que los bebés necesitan para crecer y desarrollarse con normalidad. Póngale mantequilla a sus carnes y verduras, y nata a sus plátanos y frutas cocidas y, sobre todo, ignore el horrible consejo de darle leche desnatada a su hijo en crecimiento.

Lamentablemente, los medios de comunicación y la profesión médica han demonizado una molécula esencial para la vida. Mamás, alimenten a sus hijos con colesterol, ¡se lo agradecerán!


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.