Comienza en EE. UU. la primer prueba clínica que explora la ivermectina contra el COVID-19

Por Zachary Stieber
12 de Mayo de 2020
Actualizado: 12 de Mayo de 2020

Una nueva prueba clínica comenzó recientemente que probará tres fármacos contra el COVID-19, junto con la ampliamente usada hidroxicloroquina.

Científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Kentucky dicen que investigarán la efectividad de la azitromicina, la ivermectina y el mesilato de camostat, fármacos que podrían inhibir la replicación del SARS-CoV-2.

El virus del PCCh (Partido Comunista Chino), también conocido como nuevo coronavirus, causa el COVID-19, una enfermedad que puede ser fatal para un porcentaje pequeño de pacientes.

La prueba es la primera en Estados Unidos que examina la ivermectina, una medicina usada para tratar parásitos, en humanos con COVID-19. La ivermecticina mató al COVID-19 en el laboratorio, dijeron investigadores el mes pasado.

La azitromicina es un antibiótico común y el mesilato de camostat es una enzima inhibidora.

Tabletas de Plaquenil en una farmacia. Plaquenil es una marca de hidroxicloroquina, un medicamento usado para combatir el COVID-19. (Benoit Doppagne/Belga Mag/AFP/Getty Images)

Los tres fármacos serán probados tanto en terapias solas como en combinación con la hidroxicloroquina, una droga tradicionalmente usada contra la malaria, que ha sido suministrada ampliamente en hospitales para tratar pacientes con COVID-19.

Los investigadores dijeron que las pruebas tienen un diseño “elija la carta ganadora” que les permitirá entender rápidamente cuáles potenciales terapias parezcan ser más efectivas y guiar a los pacientes a esos tratamientos.

“Aunque no hay tratamiento estándar para el COVID-19, estas pruebas nos permitirán probar múltiples terapias rápidamente para identificar los agentes más prometedores”, dijo Susanne Arnold, una médica oncologista que lidera las pruebas. “Esta rápida evaluación significa que las pruebas pueden incluir y probar rápidamente nuevas terapias mientras identifica cuáles no son efectivas”.

Los posibles tratamientos serán probados en pacientes en su casa y en hospitales que han confirmado casos de COVID-19 pero que no han desarrollado síntomas graves.

Los pacientes deben tener al menos una condición de alto riesgo, como hipertensión, diabetes o cáncer, o ser mayor de 51 años.

“El objetivo es prevenir que los pacientes tengan casos graves de la enfermedad que pudieran requerir de hospitalización o ponerlos en terapia intensiva o con respirador”, dijo el Dr. Zachary Porterfield, un experto en enfermedades contagiosas que colidera el estudio.

Micrografía de transmisión electrónica del virus del PCCh, conocido comúnmente como nuevo coronavirus o SARS-CoV-2, aislado de un paciente, publicado el 10 de marzo de 2020. (NIAID)

“No se han demostrado terapias probadas que impidan la progresión del COVID-19 hacia enfermedades graves. Esta es una necesidad crítica sin cumplir para individuos de alto riesgo que también reduciría la presión en nuestro sistema de salud”.

Una vez que los investigadores identifiquen cuales tratamientos parecen ser efectivos contra la nueva enfermedad, planean escalarla a una prueba clínica más grande, más tradicional con control de placebo.

A los pacientes que se registran en las pruebas se les asignará de forma aleatoria uno de los cuatro posibles tratamientos: solo la hidroxicloroquina; hidroxicloroquina con azitromicina; hidroxicloroquina e ivermectina; o mesilato de camostat.

Según el listado de la prueba, 240 pacientes se registrarán. Se espera que el estudio sea completado en mayo de 2021.

Los pacientes que reciban la hidroxicloroquina recibirán 600 mg por día por dos semanas. Los pacientes que reciban azitromicina recibirán 500 mg el primer día y 250 mg los siguientes cuatro días. Los pacientes que reciban ivermectina recibirán 12 mg por dos días si pesan menos de 75 kg, si no, recibirán 15 mg por dos días.

Los pacientes en el cuarto grupo recibirán 600 mg de mesilato de camostat cada día.

La medida primaria del resultado será la proporción de pacientes que tengan deterioro clínico, incluso la muerte. Los investigadores medirán cuántos pacientes llegan a pedir entrada a las unidades de terapia intensiva, respiración asistida con respiradores, o falla de órganos.

Siga a Zachary en Twitter: @zackstieber


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Régimen chino expuesto por vender productos falsos

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS