Comité republicano ofrece estrategias de seguridad nacional basadas en los valores estadounidenses

Por MASOOMA HAQ
12 de Junio de 2020 12:00 PM Actualizado: 12 de Junio de 2020 12:00 PM

El Comité de Estudio Republicano (RSC), publicó su Propuesta de Seguridad Nacional, que se basa en los valores estadounidenses de la libertad, los derechos humanos, el estado de derecho y los mercados abiertos. El RSC propone estrategias para garantizar la seguridad de Estados Unidos frente a las amenazas de tres países adversarios clave.

Los representantes Mike Johnson (R-La.) y Joe Wilson (R-S.C.), dirigieron el mayor grupo de la Cámara de Representantes para crear una propuesta (pdf) que tiene como objetivo mitigar la amenaza a la seguridad nacional de países como China, Rusia e Irán para promover una política exterior que fomente la prosperidad y la paz de Estados Unidos.

“Debemos poner a Estados Unidos en primer lugar (#AmericaFirst) y hacer frente a las amenazas que enfrenta nuestro país. La nueva estrategia del Comité de Estudios Republicanos (@RepublicanStudy) incluye 130 sugerencias sobre cómo podemos elaborar una política para mantener a Estados Unidos seguro. Número uno de la lista: Contrarrestar la amenaza del #Partido Comunista Chino”, dijo el representante Mike Waltz (R-Fla.).

De las muchas naciones extranjeras, el grupo de trabajo ha encontrado que el Partido Comunista Chino (PCCh) representa la mayor amenaza para la seguridad estadounidense. La política de décadas de integrar a China en el mercado mundial y fomentar relaciones comerciales vigorosas con Beijing no logró alejar al PCCh del comunismo y el gobierno autoritario.

En su lugar, el comité encontró amplias pruebas de que China ha aprovechado la apertura de Estados Unidos para acumular una enorme fuerza económica y militar.

La propuesta del RSC esboza estrategias para detener la toma de control global del PCCh.

“La estrategia ofrece el paquete de sanciones más duro jamás propuesto por el Congreso sobre el PCCh. Sancionaría específicamente a todo el Departamento de Trabajo del Frente Unido y a los altos dirigentes del PCCh, incluyendo a los miembros del Politburó por sus campañas de influencia maligna, el internamiento de uigures y el asalto a Hong Kong. La estrategia propone medidas específicas en lugar de aranceles de base amplia que pueden perjudicar la economía de EE.UU.”, afirma la propuesta.

Sus estrategias también incluyen la actualización de la Ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA), la mejora de las leyes estadounidenses que salvaguardan la propiedad intelectual (PI), prevenir que el PCCh difunda propaganda y detener la transferencia de tecnología crítica a China.

El fomento de acuerdos bilaterales de libre comercio con países como Taiwán, Indonesia, Filipinas, India, Brasil y Kenya, que se enfrentan a amenazas cada vez mayores por parte de China, sería otra estrategia importante para asegurar la democracia.

El grupo de trabajo también ha identificado a Rusia como uno de los principales adversarios de EE.UU. que utiliza medios agresivos para avanzar en su control sobre sus propios ciudadanos, así como para apoyar a otros regímenes autoritarios. Descubrieron que la campaña de desinformación de Rusia ha tratado de socavar la democracia estadounidense así como otras democracias en todo el mundo.

La propuesta de los republicanos tiene como objetivo poner “sanciones a los proyectos de petróleo y gas rusos, sanciones a la deuda soberana rusa, sanciones a los apoderados rusos en otros países y designar a Rusia como Estado Patrocinador del Terrorismo”.

El comité propone una estrategia para comunicarse directamente con el pueblo ruso para saber qué opina de la democracia y los derechos humanos.

El tercer mayor oponente a la seguridad nacional de EE.UU. es Irán. El comité describió la búsqueda de armas nucleares por parte de Irán, su búsqueda de la destrucción de Israel y el patrocinio del terrorismo como los factores que hacen de Irán una amenaza a la seguridad nacional.

Sugieren la imposición de sanciones exhaustivas a “los apoderados regionales de Irán, incluidas sus milicias en Iraq, Siria y Yemen, el régimen de Assad en Siria, así como Hezbollah en el Líbano”.

La estrategia “evitaría que los dólares de los contribuyentes de EE.UU. financien a los apoderados de Irán en Líbano e Iraq, poniendo fin a la ayuda a las Fuerzas Armadas Libanesas y al Ministerio del Interior Iraquí; ofrecería para su consideración un nuevo AUMF que permitiría al presidente ir tras cualquier organización terrorista extranjera designada por el Departamento de Estado e impediría la creación de refugios seguros Salafi-jihadi y cortaría la financiación y el apoyo estatal a los grupos asociados”.

Esta nueva propuesta reforzará las sanciones de derechos humanos y codificará el Ministerio de Libertad Religiosa con el objetivo de proteger la libertad, la seguridad y la prosperidad; se opondrá a los esfuerzos de China y Rusia para controlar las organizaciones internacionales, como la ONU, y hará responsable a la ONU.

La propuesta realinearía y reestructuraría las agencias clave del departamento de estado, incluyendo la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y la Agencia de Información de Estados Unidos (USIA).

El comité escribe: “un Estados Unidos fuerte es esencial porque nuestra fuerza nos permite contrarrestar las amenazas, oponernos a los tiranos y a los terroristas y promover los ideales de paz, libertad y prosperidad en todo el mundo. Por el contrario, los gobiernos de Rusia y China buscan dominar a su propio pueblo y afirmar el control sobre los demás países del mundo”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

OMS: Grabaciones revelan quejas en la OMS porque el PCCh retuvo datos del COVID-19

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.