Cómo afrontar un año de agotamiento provocado por el trabajo en casa

Por NILUFAR AHMED
04 de Mayo de 2021
Actualizado: 04 de Mayo de 2021

Durante el último año, nuestras vidas han experimentado amplios cambios que nos han llevado a muchos de nosotros a tener una sensación de agotamiento y el cansancio.

Los más afortunados han podido apartarse del peligro y trabajar desde casa durante la pandemia. Pero incluso los más afortunados se ven obligados a pasar el día mirando una pantalla, y gran parte de nuestra comunicación se realiza a través de videollamadas. Esto ha conducido a lo que se ha denominado “fatiga del zoom“, en la que nuestros cerebros están agotados por la sobreestimulación.

Además de la fatiga ocular que supone mirar una pantalla todo el día (si no estamos mirando un computador, a menudo estamos mirando el televisor o el teléfono), nuestro sentido del espacio se ve perturbado por las reuniones de video. De repente, todo el mundo está mucho más cerca de lo que estaría en una reunión anterior a la pandemia.

En los años 60, el antropólogo Edward Hall describió cómo nuestras relaciones funcionan dentro de las distancias socialmente aceptadas. Las relaciones íntimas y familiares estrechas se dan en una proximidad de menos de dos pies; para los amigos íntimos, esta distancia se extiende a unos cuatro pies.

La pandemia envía a nuestro cerebro mensajes contradictorios. Por ejemplo, con las videollamadas, los rostros se encuentran a menos de 60 centímetros de nosotros, lo que indica a nuestro cerebro que se trata de amigos íntimos o cercanos, cuando en realidad son colegas o desconocidos. Del mismo modo, las normas de distanciamiento social han obligado a nuestros seres queridos a situarse en un campo mucho más lejano que suele estar reservado a las personas que podemos conocer o que conocemos socialmente, pero no muy bien: conocidos en lugar de amigos.

Mientras que nuestro cerebro racional entiende el distanciamiento social, la incapacidad física de tocar y abrazar a nuestros amigos y familiares cercanos puede confundirnos y hacernos pensar que la distancia es de algún modo un rechazo. El esfuerzo cognitivo de gestionar estos mensajes contradictorios es agotador.

Las videollamadas también nos obligan a vernos a nosotros mismos más de lo que estamos acostumbrados a hacer, y esto puede resultar incómodo y hacer que nos preocupemos excesivamente por cómo nos perciben los demás.

Pero apagar el video durante una llamada puede aumentar el agotamiento de otras maneras: las personas pueden aprovechar la oportunidad para revisar el correo electrónico o ponerse al día con otro trabajo mientras escuchan. Esta multitarea mental es agotadora.

Somos mucho más eficientes cuando trabajamos en una tarea a la vez. Nuestros cerebros responden al final de una actividad y al comienzo de una nueva a partir de señales preaprendidas. A menudo, estas señales implican un movimiento físico.

Estos han desaparecido en gran medida —los desplazamientos diarios son más obvios para aquellos que trabajan en casa, pero caminar y regresar de las reuniones también le permite al cerebro y al cuerpo prepararse para la siguiente tarea.

La confusión entre el hogar y el trabajo no solo se debe a que llevamos el trabajo a nuestras casas, sino también a que la gente dice que trabaja más horas. El  hecho de no poder o no estar motivados para participar en nuestras actividades habituales significa que las semanas y los fines de semana han empezado a transformarse en tiempo sin límites, y los días más cortos del invierno disminuyen la distinción entre el día y la noche.

Cómo salir adelante

Entonces, ¿cómo podemos afrontar a esta sensación de cansancio y agotamiento?

Dedique tiempo a su jornada laboral para mantener una conversación casual que no esté relacionada con el trabajo. Las conversaciones diarias van desde pequeñas charlas sobre el tiempo hasta conversaciones más sustanciales de nuestras vidas.

Saque tiempo para estas conversaciones, quizás organizando una comida online. El uso diferente de la tecnología ayudará a romper la monotonía y la asociación de las pantallas con el agotamiento. Además, compartir el espacio con colegas con los que se tiene más amistad en la vida real y que entran dentro de nuestro espacio personal permitido, hace que el encuentro online sea menos estresante.

La organización humanitaria Fight for Sight sugiere la regla 20-20-20, según la cual, por cada 20 minutos que se mire una pantalla, hay que apartar la vista a una distancia de 20 metros (unos 65 pies) durante 20 segundos para limitar la fatiga ocular. En la medida de lo posible, durante las reuniones por video mantenga la cámara apagada o cambie a las llamadas telefónicas, y analice si es necesario que las reuniones duren una hora completa.

Antes y después de una reunión, levántese de su escritorio, muévase un poco para imitar el camino de ida y vuelta a las reuniones, e intente incluir un día sin reuniones en su semana laboral.

Tener espacios diferenciados ayuda a nuestro cerebro a desconectarse psicológicamente del trabajo. Si la mesa del comedor se usa como escritorio durante el día, retire los objetos de trabajo de la vista al final de la jornada. Puede ser una caja al lado de la mesa para colocar los objetos de trabajo y que se abra cada mañana para marcar el inicio del trabajo.

Para limitar la multitarea y aumentar la concentración, cierre las pestañas y los navegadores adicionales, ponga el teléfono en silencio y compruebe y responda a los correos electrónicos a horas fijas.

Mantener la rutina de empezar y terminar el trabajo a la misma hora todos los días, añadiendo un falso viaje al trabajo —en el que se prepara y sale de casa antes de dar la vuelta y empezar a trabajar— puede ayudar a crear una división mental del espacio.

Mientras entramos en la primavera, y con días más largos y luminosos, es el momento perfecto para aumentar el tiempo que pasamos al aire libre, y para hacer ejercicio, que es un elevador natural del estado de ánimo.

Estar al aire libre nos ayuda a sentirnos más conectados con los demás, incluso manteniendo la distancia social podemos intercambiar bromas, o incluso solo sonrisas, lo que puede aumentar el bienestar.

Nilufar Ahmed es profesora de ciencias sociales en la Universidad de Bristol en el Reino Unido. Este artículo se publicó originalmente en The Conversation.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS